viernes, septiembre 6

Daniel Keller ante los representantes de las obediencias amigas, francesas y extranjeras

La ceremonia de clausura del Convento de 2013 del Gran Oriente de Francia se convirtió en la ocasión para el nuevo Gran Maestro de exponer las líneas maestras de las relaciones entre el GODF y otras obediencias.
En el transcurso de este acto las dimensiones internacional y particularmente la europea ocupan un lugar destacado. Es el instante en el que se pone de manifiesto toda la intensidad de los lazos existentes, al ser acogidas las delegaciones de las obediencias masónicas extranjeras con las que el Gran Oriente mantiene relaciones fraternales. Alrededor de cuarenta y ocho organizaciones respondieron afirmativamente a la invitación cursada por el Gran Oriente, provenientes desde los que fueron conocidos como países del Este hasta la América Latina, desde África hasta Oriente Medio, pasando por Europa. Es un acto lo suficientemente revelador del peso que el Gran Oriente de Francia tiene en el ámbito internacional y del papel dinamizador que juegan al mismo tiempo sus logias en el extranjero y su propia actividad internacional. Desde la fraternidad recuerdo aquí a Francine, volcada en la secretaría y que en este momento pelea contra una enfermedad...
En el contexto masónico internacional, y especialmente en el europeo que se halla un tanto agitado, la presencia de todas estas obediencias revela con toda su intensidad la expansión de la Francmasonería liberal en el mundo. Y también permite percibir la dimensión del apoyo que brindan a la política de apertura, acogida, desarrollo y universalidad llevada a cabo desde "rue Cadet".
Esta ceremonia enmarca también y como no puede ser de otro modo, la acogida de las delegaciones de obediencias francesas cuya voluntad es la de mantener relaciones fraternales con el Gran Oriente de Francia. Este año estuvieron presentes la Gran Logia de Francia, la Gran Logia Tradicional Simbólica Ópera, el D.H., la Gran Logia Femenina de Francia, la Gran Logia Femenina Memphis Misraïm, la Logia Nacional Francesa, la Gran Logia Francesa Memphis Misraïm, la Orden Iniciática y Tradicional del Arte Real, la Gran Logia Mixta Universal, la Gran Logia Mixta de Francia, la Gran Logia Independiente y Soberana de Ritos Unidos y el Gran Priorato de la Galia. También fueron recibida las delegaciones de las cinco jurisdicciones de Altos Grados del Gran Oriente de Francia: El Rito de York, el Rito Egipcio, el Rito Escocés Rectificado, el Rito Francés, y el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
El Gran Maestro Daniel Keller recordó a todos el doble interés que tiene el Gran Oriente de Francia tanto por la vía iniciática como por las preocupaciones de carácter social. Los francmasones, hombres y mujeres, están en el momento actual en el punto de mira de movimientos que no se reconocen en los valores de la República. Expresó su preocupación ante el ascenso de la intolerancia, de la xenofobia y del antimasonismo en Europa, razón por la que la solidaridad entre las obediencias debería constituir un objetivo mucho más importante que la mera afirmación de sus diferencias. Puso de manifiesto igualmente su preferencia por las reflexiones prospectivas, de futuro, sobre las discusiones históricas que prefería dejar a los historiadores. Y también resaltó su determinación para conducir su mandato bajo el signo de la concordia y del respeto mutuo.
Un hecho significativo fue la intervención del Gran Oriente de Bélgica en nombre también de todas las obediencias belgas también presentes, cuatro en total, Gran Logia de Bélgica, Gran Logia Femenina de Bélgica, Federación Belga del D.H., y el ya citado Gran Oriente. Un hermoso ejemplo de cómo aplicar uno de los principios fundamentales ya enunciados por pastor Anderson: reunir aquello que permanece disperso.
Tras la declaración de Basilea se esperaban las intervenciones de la Gran Logia Tradicional Simbólica Ópera y de la Gran Logia de Francia. Por la primera, el Gran Maestro Jean Dubar recordó, felicitándose por ello, los lazos históricos existentes entre nuestras dos obediencias cuya ruptura no contemplaba y que, no obstante sus diferencias específicas, han hecho posibles fructíferos intercambios entre ambas. Además también le había remitido una carta en tono fraternal al Gran Maestro precedente.
A continuación el Gran Maestro Marc Henry (Gran Logia de Francia) nos confesó sus dudas, haciendo gala de cierto sentido del humor, sobre el tipo de discurso que iba hacer, y sobre el tipo de ducha que le esperaba, "caliente, tibia, fría o helada". Luego expuso sus dudas sobre el hecho de estar o no sentado sobre "una bomba", tal y como señalaba el blog La Lumière. Seguidamente hizo una serie de referencias críticas, prácticamente todas de Alain Bauer y a propósito del libro "Las Promesas del Alba". Siguió con un ataque en toda regla poniendo de manifiesto que tal planteamiento era fruto de escribir sin ton ni son, haciéndome además el honor de citarme de nuevo para reconocer a continuación que "por una vez" estaba de acuerdo conmigo. No obstante tenemos que quedarnos con su afirmación de que en modo alguno por parte de la GLDF se plantea, al menos durante su mandato, romper relaciones con el GODF; que resulta esencial estar atento al hecho de que todo cuanto se ha escrito por los miembros de la confederación es el resultado de una negociación, lo cual ha de llevar a los lectores a su  vez a prestar atención a aquello que sí está escrito y aquello que no lo está. A esto se puede reducir la cuestión del significado a dar al Gran Arquitecto del Universo, que para algunos es "Dios y su verdad revelada", según la expresión del Gran Maestro. Obligado es precisar que la referencia al Gran Arquitecto del Universo aparece en la declaración de Basilea, pero que las siete reglas fijadas el 3 de julio último (implantación de la obligación de firmar) no recogen tal interpretación.
Una conversación privada con Jean Jacques Zambrowski, Gran Canciller, me ha permitido entender mejor cómo podría interpretarse la famosa obligación del 3 de julio. "No se trata de hacer renegar de nada a los hermanos que al visitarnos nos testimonian su amistad fraternal. Solamente se pretende recordar cómo trabajamos, del mismo modo que en las logias del Gran Oriente de Francia el orador lee el artículo 1º de la Constitución".
Para entendernos mejor hemos quedado en que yo le remitiría unas cuantas preguntas que él respondería y que yo publicaría a continuación. Hasta ese momento dejamos en suspenso cualquier interpretación...
Catherine Jeannin-Naltet, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Francia  -cuyo convento tendrá lugar dentro de quince días- me comentó que también aceptaba el sistema de preguntas-respuestas y publicación. Lo que tarde en redactar...
En esta ocasión la ceremonia de clausura ha respondido íntegramente a lo que es su vocación: Mostrar la realidad de los lazos que unen a las obediencias presentes, dar al Gran Maestro la oportunidad de realizar su declaración de intenciones y crear oportunidades para el diálogo. La edición de 2013 debería quedar como el momento en el que, siguiendo el ejemplo del propio Gran Maestro Daniel Keller, las palabras huecas quedaron fuera del templo. Ante las dificultades que nos aguardan y la necesidad imperativa para las obediencias de "hacerles frente", parece que se ha dado un paso adelante.
Quizás un paso histórico...

Gérard Contremoulin

* En la imagen , Daniel Keller, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia durante el discurso en su toma de posesión, en Niza. Fotografía publicada con la autorización correspondiente.

* Traducción realizada con la autorización del autor, Gérard Contremoulin, del artículo publicado en el blog Sous la Voute Étoilée y a la que puede accederse en este enlace.