jueves, agosto 15

José Gulino en France Culture:Balance del último año para el Gran Oriente de Francia


José Gulino en el Templo Groussier **

Hace unos días intervenía José Gulino, Gran Maestro del GODF, en la emisión dominical del programa de radio de France Culture "Aspectos diversos del pensamiento contemporáneo". A modo de balance de actividades realizadas por la Obediencia y también como nota de actualidad, me resultó interesante.
La traducción la he hecho poco a poco, sin servirme de la máquina Singer y procurando no separarme en el tiempo excesivamente de la fecha en que tuvo lugar la emisión, el domingo 5 de agosto. Espero que sea de interés para los lectores.

*
*      *

Aspectos diversos del pensamiento contemporáneo: El Gran Oriente de Francia
Una emisión preparada y presentada por Daniel Morfouace.

- Danile Morfouace.- Buenos días a todos. Es un placer volver a encontraros este primer domingo de agosto en compañía del Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, José Gulino. Buenos días, mi querido José...
-José Gulino.- Buenos días...
-... Vamos a hablar del Gran Oriente. Así que, Gran Maestro, ¿qué tal se porta nuestra Obediencia?
-Pues se porta muy bien. A lo largo de este año masónico que acabará en breve, nuestra Obediencia ha proseguido con su trabajo iniciático, su trabajo simbólico, con sus trabajos sociales en torno a diferentes cuestiones que a día de hoy conforman nuestras preocupaciones básicas... Es lo esencial del trabajo masónico: Mejorar a un tiempo tanto al ser humano y a la sociedad... También hay que decir que en este momento nuestra Obediencia está compuesta por 1215 logias, masculinas o mixtas: Dentro de nuestra Obediencia podemos trabajar en "masculinidad" o en "mixtidad", algo que constituye una especificidad que nos es propia. Somos 52.000 miembros, tengo que subrayarlo, pues  desde un punto de vista cuantitativo somos la primera Obediencia francesa, también somos la más antigua. 52.000 miembros de los que 2.000 son hermanas: La composición mixta se va asentando en nuestra entidad, lejos de toda tempestad, de manera tranquila y serena.
-Me alegro de que el Gran Oriente se porte bien. Como ha dicho es la más antigua de las Obediencias y, sobre todo, es la única continuadora de la Masonería que existía en un principio, la que se instala al final del siglo XVII y a comienzos del XVIII en Francia, la de esa Obediencia cuya denominación oficial según los historiadores fue la de la Primera Gran Logia de Francia...
- Sí, la Primera Gran Logia de Francia, primitiva para diferenciarla de otras, fue creada en 1728 y desapareció en 1773, sin otra filiación que el Gran Oriente de Francia, es decir, que la de nuestra Obediencia. Nuestra Obediencia se creó sobre las cenizas de esta Primera Gran Logia primitiva tras lo que se conoce como escisión de Clermont. Por esta razón es por lo que somos los únicos con legitimidad para poder decir que nuestra filiación se remonta a 1728. Hay otras obediencias que reivindican también esta filiación, pero los investigadores que se han ocupado de estudiar toda la variada información histórica confirman el análisis que expongo.
- ¡Claro! No se puede confundir la Gran Logia primitiva con cualquier Gran Logia contemporánea... Hay que resaltar que en el momento en que el Gran Oriente se convierte en la única Obediencia francesa a lo largo del siglo XVIII, se constituye en torno a dos principios fundamentales: La elección y la representación; y que algunas décadas antes de la Revolución Francesa, va a optar por una mecánica de funcionamiento democrática, lo que constituye una característica de nuestra Obediencia. Por otro lado, la permanencia de la Masonería originaria en Francia explica también que el Gran Oriente sea el depositario del Rito Francés, del Rito Moderno, es decir de la práctica ritual inglesa traducida al francés de la primera Gran Logia de 1717. Pero también se halla en el origen de diversos ritos trabajados por las logias. Hay cinco ritos principales me parece...
-Sí, así es. El Gran Oriente de Francia tiene como Rito de base, en el seno de nuestra Obediencia, al Rito francés. El encendido de luces de nuestras logias, los congresos regionales, el convento -que es nuestra asamblea soberana anual- se desarrollan con arreglo a las pautas del Rito francés. Sin embargo dentro de las logias de nuestra Obediencia podemos trabajar de otras cuatro formas diferentes: Hay cinco ritos y somos la única organización que cuenta con las cinco formulaciones rituales integradas en la Obediencia, es decir, las jurisdicciones que administran tales ritos forman parte de la entidad. Es el caso del Rito francés, como ya he dicho, del Rito escocés, Antiguo y Aceptado, del escocés Rectificado, del egipcio, también conocido como de Memphis, y del Rito de York. Los hermanos y hermanas de nuestras logias tiene la posibilidad de trabajar eligiendo cualquiera de estos ritos, pueden también cambiar de formulación ritual a lo largo de su vida simbólica y masónica, lo que les aporta una riqueza definida a partir de los símbolos, las percepciones diferentes, los distintos modos de ver las cosas. Esta característica específica proporciona una riqueza a la Obediencia, otras -perfectamente legitimadas para ello- se caracterizan por seguir un sistema monoritual, desarrollando únicamente un solo rito.
-La Francmasonería ofrece una vía de crecimiento que se denomina iniciática y que se desarrolla en torno a una particular espiritualidad. En el pasado tal espiritualidad preocupó en especial a las autoridades católicas, al Vaticano. Podía pensarse que esta inquietud había desaparecido y que pertenecía al pasado, sin embargo uno de nuestros Hermanos se ha visto afectado de lleno por ella... ¿No es así?
-Sí, así es. Un Hermano, Pascal Vesin, francmasón de una logia de la Alta Saboya y que era -utilizo el pretérito imperfecto desgraciadamente para él- cura en Megève, se ha visto conminado por la autoridad eclesiástica ha tomar una decisión. Me explico: no podía ser al mismo tiempo cura y francmasón. Nos parece que tal cosa es absurda. Incompatible con la libertad absoluta de conciencia. Nuestro hermano, cura y francmasón, ha realizado una reflexión profunda -hemos hablado de esto varias veces- sin llegar a comprender esta situación. Tengo que hacer una precisión para nuestros oyentes, y es que no sólo ha sido suspendido en el ejercicio de sus actividades al frente de su parroquia -no puede decir misa o administrar sacramentos, por ejemplo-, sino que tampoco él puede recibir sacramento alguno, es decir, tiene un estatus equivalente al de una persona excomulgada. Estamos en 2013, siglo XXI, en Francia, y vivimos una situación digna de la Edad Media, propia del oscurantismo más absoluto, y, en tanto que Gran Oriente de Francia, vamos a dirigirnos directamente al Papa para preguntarle cómo es posible que la Iglesia, que dice sostener un discurso de modernidad, de evolución, de progreso social, pueda actuar de un modo semejante, rechazando a una persona por la única razón de que piensa. Los oyentes pueden consultar en internet y ver el comunicado de las autoridades religiosas de Annecy; ahí puede leerse que nuestro hermano ha sido excluido, excomulgado, porque la Francmasonería conlleva a la reflexión; y dado que sobre los dogmas no se reflexiona, no se habla, no se discute... Y como en masonería tenemos la costumbre de discutir y buscar la verdad a partir de la reflexión parece que somos completamente incompatibles con la religión. Estamos escandalizados ante semejante decisión. 
-En todo caso bien está que sea la Iglesia la que sostenga semejante discurso y no la Francmasonería. Al menos desde mi punto de vista. 
Gran Maestro, la lucha por la laicidad, probablemente porque representa el intento de llevar a la práctica los Derechos del Ser Humano, se halla en el centro de la reflexión y de las preocupaciones del Gran Oriente de Francia, creo que Ud. tiene alguna preocupación y quizá arrastra decepción relacionada con este tema...
-Es verdad que esperamos de nuestras autoridades políticas el cumplimiento de algunas promesas hechas a la ciudadanía de la República Francesa. Estas promesas se resumen esencialmente en la constitucionalización de la ley de 1905, algo que es un elemento fundamental para la defensa del principio de laicidad. Si ya hubiera habido una constitucionalización no hubiéramos tenido el problema de la guardería "Baby Loup"*, ni tampoco el planteado en el Consejo Constitucional en torno a una cuestión previa de constitucionalidad. Hay que decir que hay un vacío jurídico y es por lo que esperamos con impaciencia la constitucionalización de la citada ley de 1905 (de sepración de las iglesias y el Estado N.T.). Sí es verdad que por otra parte se han cumplido ya algunas otras promesas: Se ha creado el Observatorio Nacional de la Laicidad, que ya es una realidad. Está integrado por nueve miembros, uno de los cuales fue Gran Maestro, Patrick Kessel, y lleva a cabo una supervisión, un control sobre cualquier cuestión que tenga relación con la laicidad, así como también puede plantear propuestas. Esperamos con cierta impaciencia ver cómo se abordan los problemas ligados a la infancia tales como el de la guardería "Baby Loup" al que me refería antes y que, sin duda, nuestros oyentes conocen. Esperamos que la norma que regule la situación se apruebe cuanto antes. Y esperamos que, si se respeta la promesa hecha por el Presidente de la República, se apruebe antes de que finalice el año 2013. 
Al mismo tiempo también trabajamos sobre el principio de la laicidad. Es una de las cuestiones sobre las que se centra la atención del Gran Oriente de Francia. Para nosotros "hacer política" es hacer que las cosas tengan sentido, que lo tengan las palabras, y creo que hay que desarrollar actividades que conlleven una fuerte carga simbólica: Desde hace muchos años llevamos proponiendo el traslado al Panteón de nuestro hermano Jean Zay, judío, francmasón, ministro de Educación Nacional, torturado y asesinado por la Milicia, no por los alemanes... Su traslado al Panteón representaría para nosotros un acto de enorme trascendencia y simbolismo, un mensaje para la Nación con arreglo al cual la República consideraría a la laicidad como una de sus preocupaciones fundamentales. Seguimos luchando por ello.
-... Para la República supondría también reconocer a una personalidad destacada, a un gran ministro de la Educación Nacional...
El antimasonismo parece que renace de una forma virulenta y a veces hasta cómica o patética, pero siempre de manera preocupante. Este antimasonismo se apoya en los extremismos, en un populismo enfermizo... La defensa de la República, que constituye una tarea permanente, sigue siendo una cuestión "mayor" para los Francmasones del Gran Oriente de Francia...
-Sin duda. A día de hoy vemos como van creciendo los extremismos, el antisemitismo... Vemos cómo vuelven a manifestarse comportamientos que en nuestro tiempo habíamos creído que ya estaban superados. El antimasonismo tiene cada vez más consistencia; vemos cómo hay manifestaciones antimasónicas ante nuestras propias sedes... Cuando hay crisis siempre se busca una cabeza de turco. Hubo un tiempo en que el papel lo asumieron judíos y francmasones. Fue el complot judeomasónico. Pero ahora estamos ante el complot masónico-socialista: Los francmasones son responsables de cuanto sucede en nuestro país... Tenemos que ser centinelas de la República y estamos obligados a observar un comportamiento de alerta. Vamos a requerir-así lo hemos decidido en el seno del Gran Oriente de Francia- a las autoridades del Estado (pues nuestro papel es ése, el de requerir) para llamar su atención sobre el ascenso que experimenta esta especie de fascismo rampante, el cual, tras las agresiones verbales legitimará las agresiones físicas... Cargos electos de la República han llegado a manifestar que hay una ley de dios por encima de la de los seres humanos y esto es inadmisible. A esto se le llama la charia. No se puede condenar la charia cuando nos referimos al islam para luego aceptarla cuando se trata de la Iglesia católica. A día de hoy los valores de la República, libertad, igualdad, fraternidad, laicidad siguen siendo fundamentales para nosotros y no pueden ser puestos en entredicho.
También seguimos haciendo un gran esfuerzo centrado en lo que llamamos "un deber de memoria". Hemos participado en determinadas manifestaciones en tanto que Gran Oriente de Francia: en Compiegne, en Oradour sur Glane, en Rivesaltes... En unos cuantos sitios en los que se vivió la barbarie nazi. Pudimos hablar con uno de los últimos supervivientes de la masacre de Oradour, alguien que nos habló de esta emoción... Pensamos que la historia puede leerse en los libros, sí, pero que la emoción debe transmitirse; y pensamos que si realizamos esa transmisión podemos despertar las conciencias, despertar el sentido de la responsabilidad para que aquello que se conoció en los años más negros no pueda volver a repetirse. Con respecto a este tema creo que es además importante decirle a nuestros conciudadanos que hay que actuar. Nuestro objeto es la mejora a un tiempo del ser humano y de la sociedad. No basta pues con la capacidad de soportar. Es necesario actuar... Recuerdo una frase de Lincoln que cito a menudo: "Cuando las personas que deberían aullar, callan, es que se han convertido en cobardes". Los francmasones no van a ser cobardes.
-Algunas manifestaciones antimasónicas pueden provocar cierta sonrisa, pienso en los "valientes" "Homen" enmascarados y de torso desnudo que se han plantado delante de la fachada del Gran Oriente de Francia... Es una copia de las Femen que, dicho sea de paso, sí son verdaderamente valientes... Pero también hay otras agresiones perpetradas en los Templos, o bien mediante amenazas que se han recibido... Es preocupante... Preocupante para los francmasones, pero también, diciéndolo sin dar muchos rodeos, es preocupante para la propia República y para la Democracia...
-Sí, así es. Nuestros conciudadanos tienen que saber que lo que sucede hoy día: En nuestros templos ha habido actos de vandalismo... En Amiens, en Rennes, en Dunquerque, en La Rochelle... Este tipo de comportamiento que en el momento actual no se dirige más que -entre comillas- a los francmasones, podría verse generalizado si no se toman medidas, si no desempeñamos nuestro papel de centinelas. La Francmasonería está para, también entre comillas, llamar la atención de los poderes públicos, pero también de nuestros conciudadanos sobre este fenómenos del que hablamos. Y ello para evitar que se banalice y para provocar una determinada reacción. Una reacción mediante la acción, mediante la reflexión, mediante un comportamiento político digno que permitirá a nuestra República con los valores que conocemos -libertad, igualdad, fraternidad- continuar existiendo... Siempre lo expreso diciendo que la República es un barco. Un barco sin quilla vira al primer golpe de viento. Los valores actuales, libertad, igualdad, fraternidad, laicidad son la quilla de la República. No los perdamos nunca y sigamos con nuestra lucha. 

... Gran Maestro José Gulino, muchas gracias por participar en esta emisión...


* Baby Loup es el nombre de una guardería que optó por el despido de una trabajadora por llevar velo islámico no obstante haber sido requerida para que lo retirara durante el horario laboral. Despedida, recurrió a los tribunales, que le dieron la razón al no formar parte del texto constitucional el principio de laicidad como tal y considerarse que la medida adoptada por la empresa entrañaba una discriminación laboral.

** Fotografía: Jean Erick Pasquier para el diario Le Figaro



1 comentario:

Anónimo dijo...

Un travail remarquable!!!
Bises frat.