lunes, diciembre 31

¡Feliz año 2013!



Muere el día y con el este año. No ha sido un mal año. Los sobresaltos personales e intransferibles parece que se superaron. Las buenas noticias no han faltado. Y la mejor, la más esperada de todas las buenas noticias, llegó.
Muere el día y con él el año 2012.
Llega un tiempo nuevo hecho de meses y calendarios. Y el ritual se repite. ¡Qué ritual sería si no se repitiera!
Llega el momento de recordar lo que ha sido este año. Rememorar cada uno de los instantes vividos. Tengo la fortuna de que puedo hacer eso esbozando una sonrisa. Soy consciente de que no siempre será así.
A cuantos comparten mis días y mis sueños, los mejores deseos. Como siempre.
A quienes se agazapan al paso de mi sombra: Nada. Como siempre.

*Fotografía: Terreiro do Paço, Lisboa.
 Propiedad del autor de este blog. Todos los derechos reservados.