sábado, junio 23

Una entrevista a G. Arcizet



Ahora que ya ha pasado el torbellino de las elecciones francesas, para que pueda echarse la vista hacia atrás mientras se lee el texto, publico la traducción de una entrevista que le hicieron no hace mucho, en una de las televisones locales de Marsella, a Guy Arcizet, quien finalizará en un par de meses su mandato al frente del Gran Oriente de Francia.
Tras escucharle pienso que en España a la masonería todavía le queda mucho por recorrer en esto de la "normalización institucional", que creo es tanto como decir "normalización social": Mientras no se consiga salir de la sección "misterios" de determinados programas radiofónicos y de televisión, la cosa se presenta cruda. No obstante, se ha avanzando mucho. Hay que reconocerlo, aunque quizá el tiempo invertido en el proceso resulte de difícil digestión.
En la entrevista, cuya transcripción he ido haciendo poco a poco, son varias las referencias que se hacen a esos "Grandes Debates" organizados por el Gran Oriente, y que permitieron escuchar en el Templo dedicado a la memoria de Groussier a varios candidatos a la Presidencia de la República, entre ellos el que terminó siendo elegido, François Hollande. Tardaremos mucho en vivir aquí algo parecido. Es más, a cuenta de la iniciativa tenemos ya circulando por internet el video de la comparecencia de François Hollande, exhibido como prueba irrefutable de la existencia de esa conspiración universal a la que tan acostumbrados tenemos los oídos. Y es que especialistas cátedros (que en España se suelen prodigar con profusión de títulos), magos y urticantes cavernícolas hacen siempre muy difícil el camino.
Guy Arcizet estuvo a finales de marzo de 2012 en un lugar muy querido para mí: Salon. En la Logia l´Unité me recibieron hace ahora tres años para hablar de muchas cosas, entre ellas, la mixtidad. Su recorrido por la Provenza que yo conocí me llevó a estar quizá más antento a su palabra. Pocos días después, Arcizet recaló en Marsella, lugar en el que le sometieron a este cuestionario del que, además de todas esas consideraciones sobre la normalidad del hecho masónico, resalto lo difícil que es construir y comunicar un discurso sólido sobre la laicidad más allá de la famosa ley de 1905, que en Francia representa la estricta separación entre iglesias y Estado, pero cuyas costuras parece que ya no pueden resistir el embate que representa una sociedad como la actual. Las respuestas dadas por Guy Arcizet a cuestiones como el porte del velo, o la reflexión en torno a la propia ley de la que hablamos dicen mucho sobre la necesidad de hacer algo más que debatir eternamente para pasar a proponer algo concreto, útil a nuestros días.
Les dejo con la entrevista. Buena y feliz audición o lectura.

*
*    *
-------------------

¿Qué viene Ud. a hacer a Marsella?
Bien: Hay logias del Gran Oriente en Marsella y vengo a visitar a mis hermanos y hermanas para hablarles de nuestra casa común, el Gran Oriente de Francia, que, como Ud., sabe se extiende a lo largo y ancho de todo el territorio francés con prácticamente cincuenta mil miembros. En Marsella hay prácticamente cuatro mil y vengo a verles.

... Bien, Ud. sabe que no se conoce mucho... Que si es un club... Que si se trata de un grupo de gente que se reune... Que si se trata de hacer negocios... Todo esto ¿qué es? Porque a menudo se les desacredita...

Sí, pero, mire, el Gran Oriente de Francia existe desde hace tres siglos, y es cierto que desde hace cincuenta o sesenta años -tras la última guerra mundial- el Gran Oriente se encerró, y otro tanto hizo la masonería en general, dentro de una discreción que no ha sido bien entendida: Los masones no aparecen a diferencia de lo que sucedió a lo largo del siglo XIX o en la primera mitad del XX, épocas en que la Franc Masónería era bien visible. Se sabía dónde estaban las logias; las logias se expresaban a través de los medios de entonces... Es decir, no hay un verdadero secreto. Sí puede hablarse de una discreción, quizá excesiva. Ahora afrontamos una evolución de la sociedad en la que quizá el hecho masónico pueda recuperar de nuevo su peso con la finalidad de dar una orientación.


Uds. también se han visto afectados por diversos asuntos, especialmente en el Sudoeste. Quizá no se trate del Gran Oriente de Francia, pero ha habido varios asuntos que han afectado a francmasones...

Sí. Y desafortunadamente en ocasiones se nos atribuyen como Ud. decía poderes. En ocasiones hasta poderes mágicos. Le sorprenderá, pero estuve en un lugar en la Micronesia el que me decían que éramos "magos". No. Somos seres humanos como cualquier otro...

Bien, si les atribuyen algun poder mágico quizá sea por estar en el entorno de un futuro presidente de la República. El periódico L´Espress apuntaba en esa dirección no hace mucho. Uds. recibieron además a los candidatos a la presidencia... ¿Qué ha sucedido?

No. No hemos recibido a todos. Sí a casi todos. Pero el actual Presidente no era candidato cuando organizamos los grandes debates a que se refiere...

¿Es por eso que Nicolás Sarkozy no asistió?

Al menos es la razón oficial. Nosotros planteamos a todos los candidatos una serie de cuestiones que nos importan sobremanera ¿Sabe? los francmasones son ciudadanos como el resto, hombres y mujeres, y se interesan por la sociedad y cómo evoluciona... Así, con las elecciones presidencias percibimos que estamos ante un momento muy delicado, pues a nuestro modo de ver es necesaria una auténtica concepción de la solidaridad social para salir de ésta en la que estamos metidos. Al menos ése es nuestro parecer.

...Sí... La carrera presidencial ha conocido un sobresalto a partir de los hechos sucedidos en Toulouse. Las cosas no son como eran antes de ese terrible drama ¿Le parece que la República o la Laicidad -oímos a menudo hablar de esto- están en peligro después de lo sucedido?

No. Tenemos una sociedad "precaria", frágil, precisamente por la destrucción del tejido social. Pensamos que la economía se halla cuestionada en el momento actual; que otro tanto sucede con las finanzas... No estamos en contra de la economía de mercado -hay que ser muy claro-, ni tampoco contra el capitalismo si se formula adecuadamente... Pero desgraciadamente nuestras sociedades se han vuelto frágiles dando paso a los comunitarismos, precisamente porque lo que debería ser una solidaridad nacional ha ido poco a poco desapareciendo... Las vacíos dejados por esa solidaridad nacional que se va difuminando son ocupados por otras solidaridades, étnicas o religiosas, que terminan volviéndose peligrosas ante el hecho de la desaparición de la utopía laica de la República...

... Marsella es una ciudad en la que hay comunidades y en donde puede apreciarse un incremento del fenómento comunitarista... ¿Le parece preocupante?

 Nos preocupa, sí. Pero no es algo específico de Marsella; pasa también en Montpellier, en Nantes, en la Guayana, o la Cayena, en Rémire-Montjoly... Es algo que sucede a lo largo y ancho de todo el territorio francés... El territorio se fragmenta... Los departamentos más peligrosos... está la desembocadura del Ródano, es cierto, pero también -y ya lo decía antes- está la Guadalupe, la Guayana... Y pienso que en este punto hay que estar muy atentos porque quizá estemos ante laboratorios de la sociedad futura, ahí probablemente se esté construyendo el hecho social del futuro... En mi departamento también -el 93 (centro de Francia)-...


...Sí, porque Ud. ha sido médico de familia durante muchos años...

He sido médico en una barriada en mi departamento y por eso me he sensibilizado sobre aquello que se refiere a una búsqueda de identidad social y de reconocmiento de personas que viven conmigo... Y si soy francmasón es en gran parte por intentar trabajar para ellos.

... Entonces Ud. defiende la ley de 1905 que establece la separación entre las iglesias y el Estado... Aquí puedo plantear una cuestión: En Marsella hay una importante comunidad musulmana. No tienen mezquita. Una de las razones son los problemas de financiación. Claude Goudin (actual alcalde de Marsella, por ejemplo, quiere que esta ley no se aplique porque -dice- a día de hoy puede financiar la renovación de la estación pero no puede ayudar a los musulmanes a levantar su mezquita... ¿Ud. qué piensa?

Es una realidad. Es una cuestión que hay que plantearse necesariamente. Es algo de lo que, por ejemplo, ya he hablado con el alcalde de París, que tiene exactamente el mismo problema, y que manifiesta que no podemos decir que en París hay 120 ó 130 iglesias cuyas reparaciones se hacen a costa de los impuestos pagados por la ciudadanía, en tanto que los lugares de culto de otras religiones no son dignos... Éso no puede aceptarse...

... No sólo es el caso de las mezquitas, lo es también respecto a las sinagogas, los lugares de culto protestantes...

Es todo un problema... Los francmasones somos muy claros a este respecto: Ley de 1905 y nada más que la ley de 1905. Pero hay un margen para la adaptación de manera tal que los diferentes cultos puedan funcionar tal y como deben hacerlo. Cada uno tiene que tener la posibilidad de elegir.

... Es decir, Ud. está de acuerdo con que con financiación pública, vamos a decir local, los musulmanes puedan tener una mezquita en Marsella...

Si le digo que sí voy a provocar un problema político en mi Obediencia: pienso que hay que buscar los medios sin comprometer íntegramente la financiación pública, y estando muy atentos a cómo va a hacerse todo esto... Sé que estoy mareando la perdiz y que es un poco retorcido lo que estoy diciendo pero pienso que hay un verdadero problema para hacer vivir la laicidad...

... Bien, segunda cuestión. También aquí. Se trata de algo reciente. Eva Joly estuvo la semana pasada en Marsella y manifestó que el grupo Europa Ecología-Los Verdes no iba a votar la Ley de prohibición del velo en los lugares públicos, señalando que tal cosa estigmatizaba todavía más a estas mujeres... ¿Cuál es su posición en relación con esto?

Sí... Pienso que no es indispensable legislar en un momento dado sobre esta  cuestión. Pienso que hay que estar muy atento. Por ejemplo: El velo integral como tal plantea un problema en cuanto a la identificación de algunas mujeres. Es cierto. Pero en relación con otros velos que, además, han sido llevados también por otras comunidades religiosas -la cristiana concretamente- no entiendo el porqué de estas obsesiones que, es verdad, son obsesiones pueden llevar a la alienación... Así que hay que estar muy pendientes de lo que pasa y tener en cuenta que los musulmanes afrontan la situación más precaria... Y son los que, como decía antes, serán más sensibles a los cantos de sirena lanzados por el comunitarismo. Es un tema delicado...

Creo que entre los candidatos a las presidenciales Uds. no invitaron a Marine Le Pen. Por contra, aquí hay un voto muy fuerte para ella, cada vez más si tomamos en cuenta los últimos sondeos...

... Pero es un voto alienado... Es un voto que he terminado por entender... No, evidentemente, por... Cada uno conoce... Yo conozco las posiciones  que he adoptado en los ámbitos social y de la solidaridad y que -está claro- no son las posiciones del Frente Nacional... Pero quien vota al Frente Nacional...

¿Ud. milita en el Partido Socialista?

Sí. Nunca lo he ocultado... Y pienso, como decía, que quienes apoyan al Frente Nacional viven en un estado de rechazo a cuanto se les propone... Nos toca a nosotros plantear algo nuevo, vivo, que les permita adherirse a soluciones republicanas...

Siguiendo con la política, Jean Luc Mélenchon, al que también han recibido y que, si creemos en los sondeos, será el tercero, por delante de François Bayrou...Es Franc Masón ¿no?

Así lo ha dicho... No lo ha dicho siempre y no sé si lo ha hecho abiertamente. Pienso que se trata de alguien que ha hecho un análisis del hecho social actual muy, muy necesario... Si podrá reunir ahora el suficiente número de votos para ser creíble luego es otra historia; y ahí estamos ante la política real y los francmasones no actúan dentro del terreno de la política partidista...


¿Van a pedir el voto para alguien?

No. Con toda seguridad, no. Sin embargo tengo que decirle que los francmasones votan más o menos como el conjunto de los ciudadanos... Siempre se dice que el Gran Oriente es como un microcosmos de la sociedad francesa y creo que votan como el resto de los ciudadanos, y pienso que por el momento han oído el mensaje de solidaridad que se ha transmitido...

Muy bien. Continuando con la política... En Marsella había muchos francmasones ligados a la vida política de la ciudad. Especialmente en el entorno de Gaston Deferre, pienso en el señor Andrieux... Sin embargo hoy parece que hay menos francmasones en la vida política marsellesa...

Quizá estén un poco más escondidos... Pero tengo que decir que los francmasones tienen todo el derecho a comprometerse, y que pienso quen en nuestras logias elaboramos una auténtica filosofía política; intentamos concebir la sociedad. Y es normal que uno se vincule a los partidos políticos en función de ideas que pueden ser diferentes. Personalmente, a veces, me cuesta diferenciar a través de sus expresiones a personas de derecha o izquierda. Por contra, sé perfectamente dónde están los verdaderos republicanos... Y muchas veces están en nuestra casa...

¿Y crecen? ¿Cómo es eso? ¿Hay más francmasones hoy que ayer?

Sí. El Gran Oriente de Francia evoluciona de tal forma que en ocasiones se me plantean problemas estructurales. Esa es una de las razones por las que estoy en Marsella, para dirigirme a mis hermanos y hermanas...

¿Está hablando de dinero?

No necesariamente. Se trata de racionalizar. Porque tenemos una estructura ya anciana, que tiene tres siglos, como he dicho, y que tiene que evolucionar. Es necesaria una modernización no sólo al nivel de nuestra expresión sino también al nivel de nuestro funcionamiento en general...

Muchas gracias por haber estado con nosotros. Este documento será difundido varias veces a través de "MARSACTU". Feliz estancia en Marsella.

Muchas gracias a Ustedes.

video