sábado, mayo 12

Logia Constante Alona: "Educar para no castigar"


El diario Información se hace eco hoy de la actividad de exteriorización desarrollada en la tarde de ayer por un taller del Gran Oriente de Francia. El resultado de la iniciativa puesta en marcha a la par por la Logia Constante Alona y por el Departamento de Derecho Procesal de la Unviersidad de Alicante, no puede ser más satisfactorio a la luz de las imágenes que publicamos aquí y que también recoge el medio de comunicación. "Educar para no castigar". De eso hablaron el Juez de Menores de Granada Emilio Calatayud, José María Asencio, Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad alicantina, y José González, voz en esta ocasión de la Sociedad Benéfica Constante Alona.
Reproducimos más abajo el artículo de Sandra Llinares aparecido esta mañana en el diario alicantino y felicitamos desde aquí a esta Logia compañera. Hay vínculos curiosos con ella. El más conocido, la iniciación de la propia Rosario Acuña a finales del siglo XIX. Pero en este caso hay también otro lazo añadido: el de la alegría. Alegría por un éxito semejante, que pone de manifiesto la importancia de seguir ensalzando, como lo hicimos en otros tiempos, la cultura y educación como elementos emancipadores del ser humano; alegría porque la exteriorización de las actividades, además de ser un signo de identidad, es -cada vez más- una herramienta de la que nos venimos valiendo para reivindicar un indispensable grado de normalización de las relaciones de los talleres masónicos con el entramado social del que forman parte, y también un instrumento útil para sumar, como un componente más de tal entramado, nuestro pequeño esfuerzo a la tarea de moldear el progreso, un sociedad más libre, más justa, más esclarecida.
Desde aquí, como queda dicho, la felicitación y el agradecimiento.


´Debería protegerse con el mismo afán que al no fumador a los menores que beben en la calle´ 

El juez de Menores de Granada conocido por sus sentencias ejemplarizantes, Emilio Calatayud, insta a los ayuntamientos a prohibir los botellones por crear "borrachos de fin de semana"


SANDRA LLINARES
El alcohol es una droga. Las drogas hacen daño y más en el caso de los menores. "No hay ningún profesional que se atreva a decir que las drogas no son peligrosas para menores de edad". Bajo esta básica premisa, el juez de Menores de Granada, Emilio Calatayud, defendió la prohibición de los "botellones" y atacó la actitud "permisiva" de la sociedad con el acceso de los menores a las bebidas alcohólicas.
Conocido por las sentencias curiosas y ejemplarizantes que impone a los chavales que cometen delitos, Calatayud instó ayer a los ayuntamientos de toda España a prohibir los "botellones" y los espacios públicos para beber alcohol y criticó la benevolencia con la que los consistorios permiten esto por crear, a su juicio, "borrachos de fines de semana". Argumentó que la responsabilidad de los ayuntamientos y las familias en la educación del menor tendría que traducirse sentando en el banquillo de los acusados a responsables municipales y a padres cuando se trate de un delito cometido por menores bajo los efectos del alcohol.
El Club INFORMACIÓN acogió ayer la conferencia Educar para no castigar, organizada por la Sociedad Benéfica Constante Alona y el Departamento de Derecho Procesal de la Universidad y que pronunció el juez de Menores Emilio Calatayud quien, entre otras medidas, ha llegado a imponer penas del tipo cuidar a parapléjicos, servir comidas en centros escolares o aprender a leer. "Hay chavales que se sientan en el banquillo y ves que no saben ni expresarse. Les cuesta hablar porque no saben ni leer ni escribir, y ya he puesto 21 sentencias que obligan a aprender a ello", recordó durante su ponencia en un abarrotado salón de actos. Advirtió de que la falta de límites y referencias autoritarias están elevando los casos de adicción a drogas, a nuevas tecnologías, o a apuestas por internet, e indicó que deberían existir folletos que alertaran sobre los "efectos del mal uso del ordenador o del móvil". "Están aumentando las agresiones de hijos a padres cuando se les ha querido limitar el móvil o internet", dijo, y añadió que los móviles deberían estar prohibidos en los colegios.