viernes, febrero 17

Acerca de la "Revista Masónica Americana"

El pasado día 12 de febrero llegaba a mis manos una nueva aportación de Mauricio Javier Campos. El lector la habrá encontrado, sin duda, en el propio blog del reconocido autor así como en otros espacios o redes sociales.
No he podido publicarlo antes por felices razones que los más cercanos conocerán, pero si lo hago hoy no es evidentemente para perseguir ni la primicia ni la novedad, sino para mantener en Memoria Masónica abierto el espacio dedicado a lo que sucede al otro lado del charco, una realidad sobre la que como casi todo el mundo sabe, simpre se pueden encontrar trazas del interés que con diferente intensidad han prodigado algunas potencias masónicas. Indudablemente, es el caso del Gran Oriente de Francia.
Desafortunadamente hay quien piensa que basta acudir en España a los archivos propios para conocer el pasado de la masonería española. No exagero: me sorprendió leerlo no hace muchos días en un comentario de apenas unas líneas. Nada hay que objetar a una parte del planteamiento, aquella que se refiere a lo que podemos encontrar en nuestra propia casa, pero sí a ese desprecio hacia lo que se busca y se halla en otros lugares, pues como acertadamente he leído al propio Mauricio, asistimos en la actualidad a un fenómeno de exhumación de un pasado que nos pertenece a todos y que, por la evolución de la propia historia, no conoce un único lugar común, sino una multitud de espacios en los que se entremezclaron vivencias, aportaciones y se dieron la mano personajes de importante talla.
Les dejo con la palabra de Mauricio Javier Campos, un artífice importante en todo el proceso de recuperación al que nos referimos y gracias al cual estamos aprendiendo mucho. Por lo menos ése es mi caso.
Buena tarde y muy feliz fin de semana.

El Gran Oriente de Francia, la cuestión de Ritos, Estatutos y Reglamentos.

Las fotografías dan fe de la edición de 1875-76 de la "Revista Masónica Americana". Esta publicación solo apareció entre los años 1873-75 y sus ejemplares fueron reunidos en tres volúmenes. En la foto de la tapa se pueden apreciar varias erratas corregidas a lápiz, ya que esta recopilación corresponde a los años ya señalados al principio, último volumen dado a conocer. Los datos impresos indican el Año II, ejemplar 4, de 1873, siendo lo correcto el Año III, ejemplar 1, de 1875.
EL volumen consta de 900 páginas y, entre sus curiosidades y valiosa información, involucra un texto de investigación histórica referido a la Masonería en Francia y al Gran Oriente, a la cuestión de los Ritos Escocés Antiguo y Aceptado y Francés.
Dicho trabajo fue publicado en forma serial a través de diversos números bajo el título de "Reseña histórica de la organización en Francia, hasta la época de 1º de Mayo de 1814, de los 33 g.´. del Rito Escocés Antiguo y Acep.´."
Los editores comentan al principio: "(...) Damos hoy este documento que es tan curioso como raro por los datos que contiene y el espíritu que revela". Sobre el final aclaran: "El texto que precede, y que apareció publicado en 1854, es la obra del h.´. Pyron, entonces Secr.´. Gen.´. del Sup.´. Cons.´."
En efecto, el h.´. Jean Baptiste Pierre Pyron había publicado, según las referencias bibliográficas aportadas por Ferrer Benimelli, el volumen "Abrégé historique de l´organisation en France, jusque à l´époque du ler mars 1813, des trente-trois degrés du Rite Ecossais Ancient et Accepté, des obstacles, qu´elle a recontrés et des progrés qu´elle a obtenus, Paris, 1813".
Si bien el Rito Escocés no alcanzó su estructuración actual en 33º hasta entrado el siglo XIX y se componía de pocos menos, este texto da cuenta de los intentos del Gran Oriente de unificar ambos Ritos, Escocés y Francés. De este último cita: "En 1786 unió, pues, a sus grados simbólicos cuatro altos grados titulados por ella las cuatro órdenes del Gran Oriente de Francia, conocidos bajo la denominación de Rito Moderno Francés, con el título característico de Elegido, Caballero de Oriente, Escocés, Rosa Cruz de Judea. Los Maestros instruidos no reconocieron, en esto, mas que una compilación muy efímera de los principios dogmáticos y científicos de los otros ritos".
En 1804 se establece un Concordato, luego abolido: "Este Concordato que formaba del Rito Moderno o Francés y del Escocés Antiguo y Aceptado una misma Asamblea Masónica, elevaba al Rito Moderno a un grado de esplendor que hasta entonces no le había sido dable adquirir (...) puesto que el más alto grado de los siete que componían su jerarquía llegaba solo al de Rosa Cruz de Judea; por el Concordato, al contrario, obtenía el conocimiento de los dieciocho primeros grados del Rito Escocés y Aceptado (...)"
El texto refiere minuciosa y específicamente, con datos concretos, la tensión y los conflictos derivados de estas acciones, entre ambos Ritos. También brinda datos sobre los Talleres simbólicos y creación de Logias de altos grados. "Según el Calendario del Gran Oriente de Francia para el año masónico de 1813, existen en el Oriente de París 91 Logias que están en activos trabajos, de las cuales 24 no tienen representantes". Indica que otras 58 han cesado en sus trabajos. "Existen en los Departamentos, según el mismo Calendario, 645 Logias que trabajan con regularidad, de las que 167 carecen también de representantes". Señala que 325 Logias han cerrado sus trabajos.
La obra involucra unas 40 páginas totales.

2 comentarios:

Mauricio Javier Campos dijo...

Mi Querido Hermano, te acercaré el texto completo del documento en cuanto me sea posible.
Un abrazo muy fraterno.

Ricardo Fernández dijo...

Te lo agradeceré mucho, pues la temática me parece interesantísima. Me parece además que no es ésta una historia muy "conocida" de este lado. Seguimos en contacto y trabajando. Un fuerte abrazo también para ti.