sábado, enero 7

Masonería y nuevas tecnologías: El Nº 10 de Cultura Masónica



He empezado a seguir las publicaciones de Cultura Masónica coincidiendo con la etapa en que Valentín Díaz se ha hecho cargo de la dirección de la revista.
Recojo hoy en Memoria Masónica el enlace y apunte dedicado al último número que acaba de salir a la luz, una vez que he podido sentarme y leer algunos de los artículos que a primera vista más me han llamado la atención.
Masonería y nuevas tecnologías. Bajo este título coincide el trabajo de diferentes autores conocidos por todos nosotros, que en esta ocasión se ocupan de analizar y expresar su opinión acerca del impacto general que la irrupción de los nuevos medios de comunicación, soportes digitales, sistemas de almacenamiento de datos, redes sociales o sitios web tienen en esta ya casi tricentenaria instititución que es la Masonería.
No soy persona que lea "de todo". Si estos prodigios de la ciencia de los que hablamos han permitido una ingente circulación de la información, también han hecho posible que la desinformación multiplique su presencia. No resulta tampoco extraño toparse, como acertadamente señala algún articulista en la publicación a que me vengo refiriendo, con un total desconocimiento de los derechos de autor, algo que por cierto, he padecido en carne propia con más sentimiento de vergüenza ajena que otra cosa. Así, hay espacios que no visito ni por recomendación; textos que no leo ni aunque me paguen; pretendidas fuentes de información que procuro evitar. Hago caso omiso a las descalificaciones y huyo por regla general de los foros, que asocio normalmente a reyertas callejeras a causa, también es verdad, de la predisposición a la violencia verbal de algunos intervinientes. Y en las redes sociales en las que participo, intervengo con tono más bien festivo -o con ánimo informador- para evitar duelos bajo el sol.
Pero no es este el caso: He comenzado a leer por el índice la relación de trabajos que contiene el nº 10 de Cultura Masónica. Y me ha sorprendido en primer lugar encontrarme con un trabajo de Ignacio M. Trelles: Un relato pormenorizado de cuál ha sido la historia de los soportes que han contenido una buena parte del pensamiento humano haciendo posible su transmisión. La sopresa tuvo algo de especial si se tiene en cuenta que descargué la revista en formato "pdf" y pude verla valiéndome del más moderno de tales soportes: un todavía recién estrenado "e-book". Volví a encontrarme con el trabajo de Iván Herrera Michel, publicado también en su blog, y a quien desde aquí envío un afectuoso saludo; y asimismo descubrí algo que para mí ha resultado una pequeña joya: Un artículo de Amando Hurtado que por sí solo hace que el ejemplar nº 10 de Cultura Masónica sea especialmente valioso. Me parece una lectura muy recomendable para todo aquél que quiera reencontrar algunos "viejos" conceptos -por ejemplo: un adecuado enfoque del principio de la "fraternidad"- y ponerlos en relación con algo tan "nuevo" como es todo este enrevesado mundo que ve la luz en la era digital.
Como siempre, buena y feliz lectura... ¡Vale la pena!

No hay comentarios: