martes, diciembre 6

HHhH



Himmlers Hirn heist  Heydrich. El cerebro de Himler se llama Heydrich. HHhH. Es el último libro que he leído antes de comenzar anoche con "El contable hindú", de David Leavitt. El autor de la obra cuya portada reproduzco en el blog es el francés Laurent Binet, que además ha recibido el premio Goncourt a la primera novela. La referencia que tuve sobre su texto me llegó no hace muchos días, a partir de un artículo que apareció publicado en el suplemento dominical de un periódico.
Reinhardt Heydrich fue un criminal de guerra. Una encarnación del mal apodada "La bestia rubia". Se convirtió en la mano derecha de Friedrich Himmler y diseñó la muerte a gran escala. La muerte planificada y mecanizada de millones de personas. Protector de Bohemia y Moravia, se asentó en Praga, desde donde dirigió su particular régimen de terror.
Dos paracaidistas lanzados por un avión británico en suelo checo asumieron en secreto una complicada misión. Fueron los primeros pasos de la "Operación Antropoide" que culminó el 27 de mayo de 1942 con el lanzamiento de una bomba contra el Mercedes que conducía a Heydrich a Praga.
La obra de Laurent Binet me ha impactado. Es la razón por la que le dedico un breve comentario en este blog. Ya no son sólo sus reflexiones personales acerca de la naturaleza de semejante monstruo y de todo el mal que acarreó mientras vivió y aun después de muerto; es la forma de escribir. La manera de construir un relato que nunca abandona la realidad sobre la que se deslizan sus palabras, una tras otra, para elaborar un estilo ágil y que, creo, el lector no podrá olvidar. Los cobardes no salen bien parados en este libro. Tampoco los traidores. 
Sobre las cuatro "h", mayúsculas y minúscula, que dan nombre al libro, Laurent Binet levanta un monumento a la memoria, a la dignidad humana. A la heróica dignidad de los paracaidistas, Kubis y Gabcik, que asumieron la misión encomendada sabiendo que caminaban hacia la muerte; y a tantos hombres y mujeres, anónimos o no, que hicieron posible que Europa conociera un primer y certero ejercicio de resistencia.

1 comentario:

Mauricio dijo...

Excelente nota, mi hermano. Estoy terminando de leer "Los discípulos del diablo", de Anthony Read, sobre las personalidades del círculo íntimo de Hitler, entre los cuales se encuentra Heydrich, aparte de Himmler, Göring, Hess, etc. Resultan notables las consecuencias de la asociación de ciertas patologías con el poder y la oportunidad de dar rienda suelta y sin límites a estas personalidades trastornadas.