sábado, julio 2

Blogs de masonería


Hay veces que las vacaciones son especialmente productivas. Quizá ésta haya sido una de esas ocasiones. Regreso moreno, con la sonrisa puesta y me encuentro con una feliz sorpresa: Un nuevo espacio en internet dedicado a facilitar la difusión de los contenidos que algunos llevamos publicando desde hace tiempo. Evidentemente me estoy refiriendo a "Blogs de masonería".
La iniciativa ha partido de unos cuantos blogueros vinculados al Gran Oriente de Francia. Y el espacio, según yo lo veo, nace además con la idea de no ser nunca "más que nadie". Creo que el objetivo principal buscado es el de ayudar a distribuir mejor la opinión personal sobre las cuestiones más diversas; a promocionar el conocimiento de una experiencia, la experiencia masónica, enfocada desde una peculiar visión: la que tenemos quienes integramos el Gran Oriente; a colaborar en la difusión del conocimiento de lo que es la masonería tal y como la percibimos.
A mi modo de ver en este nuevo lugar no debiera encontrar el lector impúdicas exhibiciones, descalificaciones gratuítas, críticas destructivas, delirios disfrazados de ininteligible reflexión plagados de faltas de ortografía. Por el contrario, frente a tanto tiempo perdido, el trabajo de tantos así expuesto debiera permitir a quien consulte "Blogs de masonería" percibir cierta noción compartida de rigor, seriedad y respeto.
Siempre según una percepción muy personal de las cosas, "Blogs de masonería" representa algo que me gusta especialmente: La unión. El encuentro del trabajo y fuerza de muchos. La unión que se convierte en respeto mutuo y también en respeto a otras sensibilidades masónicas que, construidas sobre cimientos sólidos y no sobre caprichosos personalismos desbordados de vanidad, no son ni peores ni mejores que la que yo pueda compartir, tan sólo distintas y, por tanto, una representación de lo que es una amplísima paleta de colores.
Es un orgullo poder participar en este proyecto con lo que es un blog muy modesto, Memoria Masónica; pero puedo ofrecer dos cosas: mi compromiso con el trabajo para hacer que este nuevo paso en el camino acabe siendo todo "un andar": Recorrer la misma senda juntos. Cuente también "Blogs de masonería" con mi silencio: Silencio cada vez que el gran ruido de voceros confirme que cabalgamos.