domingo, abril 24

Guy Arcizet en L´Union


Gracias a un buen amigo, compañero de navegación a pesar de la distancia, tengo acceso hoy a la entrevista de Guy Arcizet que L´Union (periódico de Champaña, Ardenas y Picardía) ha publicado hoy domigo.

Guy Arcizet, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia

El cambio hace al ser humano

El Gran Mastro de Francia estuvo en Craonne, primera etapa de un recorrido memorial que le llevara a Oradour sur Glane y luego a Plateau des Glières. Apasionado por las ideas de justicia y libertad, Guy Arcizet, tras los cristales de sus gafas, nos confiesa sus más íntimas convicciones masónicas.

¿A qué edad afloró en su espíritu la idea de entrar en la francmasonería y por qué?
Pues fue uno de mis pacientes el que me convenció. Escuchó mis ideas sobre el ser humano y la sociedad y reconoció en mi conducta una voluntad de superar la materialidad de la substancia, la apariencia y lo visible. Tenía 46 años.
A día de hoy, usted es el Gran Maestro del Gran Oriente de Francia ¿Qué poder tiene en el mundo que llaman "profano"? O mejor decir, ¿cuáles son las acciones puestas en marcha?
El poder de los francmasones radica en la fuerza de sus ideas y de sus convicciones. Nuestras intervenciones se centran principalmente en torno a los valores de la República y en consecuencia de la defensa de los Derechos de la Humanidad.
Nos prohibimos cualquier acción política, pero en tanto que cuerpo intermediario de la República, somos un contra poder, atentos a cuanto pueda poner en peligro la dignidad de hombres y mujeres, tanto en nuestro país como fuera de él.
Acaba de estar usted en Aisne y más concretamente en Craonne ¿qué recuerdo guarda de esta jornada de memoria?
Pues el de una jornada extraña y maravillosamente soleada, como si la naturaleza hubiese querido ocultar el dolor de los miles de hombres que cayeron allí para hacernos olvidar. Pero no olvidaremos. Los francmasones han sido y siguen siendo contestatarios y se reconocen en el espíritu que ha animado a esa masa ingente de jóvenes que pudieron decir "no" cuando se les enviaba a una muerte inútil.
¿Qué se puede decir sobre la laicidad y el "vivir juntos" en nuestros días?
La laicidad es el más moderno de nuestros conceptos políticos. La actualidad nos pone en todo momento ante los ojos circunstancias en las que la diversidad y la diferencia se perciben como riesgos. La laicidad es el estado ideal de una sociedad fraternal en la que pueden vivir libremente, expresarse, desarrollarse en igualdad de oportunidades todas las diferencias humanas, con adhesión a una cultura republicana común, pero también con un sentimiento de un destino común.
¿Qué tiene que decir el Gran Maestro del Gran Oriente de Francia sobre lo que está ocurriendo en Costa de Marfil, Libia, Siria o Japón?
En lo que se refiere a las revueltas en el entorno Mediterráneo, me parece que son un síntoma de la "buena salud" ciudadana de esos pueblos que buscand una identidad social.
El drama del Japón no hace sino recordarnos la precariedad de nuestra condición sobre la Tierra, pues vivimos como si fuéramos eternos, pero también lleva a una reflexión necesaria y urgente acerca del consumo de energía elevada al nivel de una finalidad vital.

Entrevista realizada por Jacques SIMA. Traducción al español realizada por el autor de este blog.

Médico de Barrio

¿Dónde nació? ¿Cuéntenos algo de Ud?
Nací en París por casualidad, a raíz de un viaje de mis padres, que eran estudiantes y originarios de Argelia. Pero volví a Africa del Norte cuando tenía un mes, para vivir en Marruecos hasta que cumplí los dieciocho años.
Luego hice mis estudios de medicina en parís y ejercí como médico de barrio en el departamento 93, es decir, en Sena Saint Denis, durante cuarenta años. Cesé en mi actividad profesional en el año 2005 para asumir diversas funciones en las instancias del Gran Oriente de Francia.
¿Se reconoce en el médico rural de Honoré de Balzac?
No. La medicina y sobre todo la sociedad han cambiado mucho desde el siglo XIX. El médico ya no es un notable sino un técnico y un "asistente social". Queda el humanismo, el tener que enfrentarse con el sufrimiento, el dolor y la muerte, que obligan siempre a la reflexión y a realizar un trabajo sobre uno mismo si se quiere ser útil a los demás.

Una orden iniciática

Para la persona discreta y sincera, la filosofía de la Ilustración, que en el siglo XVIII inspiró hondamente y preparó la Revolución francesa, es también, por sus principios y orientación, el origen del Gran Oriente de Francia (GODF), la Obediencia Masónica más importante de nuestro país. En efecto, son más de 47.000 miembros repartidos entre algo más de 1150 logias, que son las que dan vida a nuestra Orden. La Masonería es una orden iniciática que mediante el trabajo de sus logias, se esfuerza en llevar a sus hermanos y hermanas a un perfeccionamiento espiritual, intelectual y moral, con la perspectiva última de extender tales progresos a toda la humanidad. Hoy, más que nunca, cada masón debe ser consciente y estar orgulloso de las especificidades de nuestra Obediencia, de su dimensión democrática, de su unidad profunda, ofreciendo al tiempo una diversidad ritual y de caminos iniciáticos.

No hay comentarios: