domingo, febrero 20

La Francmasonería en Túnez (III)

Terminamos, con esta tercera entrega, la publicación del largo texto dedicado a Túnez y a la presencia de la Francmasonería en aquel país. Y tal y como comentábamos el domingo pasado, hoy continuaremos el desarrollo de la historia por el congreso de las logias norteafricanas. Buena lectura y mejor domingo.
.........................

2 - El congreso de logias de Africa del Norte (Télemcen 1950)

Al reunirse los representantes de 21 logias de Africa del Norte, entre elllas las logias "Nueva Cartago y Salambo unidas", de Túnez, la Aurora del siglo XX, de Bizerte, y Thina, de Sfax, el congreso, que trata la cuestión colonial, va a preferir abordarla dentro del marco que supone "La Unión Francesa" y hace valer "la imperiosa necesidad de ampliar la conciencia nacional en la medida de la Unión Francesa". Este planteamiento cuestiona conceptos tales como "la soberanía nacional", en la forma en que fue formulada en los siglos XVIII y XIX, así como la independencia "que habrá de pronunciarse como inter-dependencia". Al rechazar además toda reivindicacion nacional, el congreso tendrá como aportación principal plantear la integración de Túnez y Marruecos en la Unión Euorpea, al ser protectorados y no colonias. Una prueba más de que el congreso de logias está completamente fuera de juego, en un contexto de lucha por la independencia y donde ya se están celebrando negociaciones entre la propia Francia y el gobierno tunecino, en ese momento dirfigido por Mohamed Chenik.

3 - Posiciones de los francmasones ante la lucha nacionalista (1952 - 1956)

Tenemos muy poca información sobre la posición mantenida por los francmasones ante el fenómeno de lucha nacional (1952-1956). Cómo reaccionaron en un momento grave caracterizado por las confrontaciones, por una restructuración, reconstrucciones de alianzas y "prudencia diplomática", todo ello aderezado con los intereses en juego, las afirmaciones identitarias y el incremento del peligro. Casi como una exclusiva, y teniendo en cuenta el estado actual de nuestra investigación, podremos decir que Paul Chevallier, uno de los grandes maestros del Gran Oriente, pidió al Residente General Jean de Hautecloque la liberación de los militantes del Neo Destour que se hallaban encarcelados en Jerba, en el año 1952. En cualquier caso la información fragmentada de la que disponemos apenas sí nos permite hacer mayores precisiones osbre las actitudes de consenso y opiniones personales de los masones. Todo ello no hace sino invitar al historiador a esperar y a ser humilde.

Destaquemos no obstante el compromiso tardío de importantes francmasones en favor de una solución al problema tunecino el 15 de julio de 1954. ¿Qué podemos pensar sino del llamamiento hecho por 39 personalidades

dirigido a Pierre Mendès France, que acababa de acceder al poder el 18 de junio de 1954, tras la derrota de Diên Biên Phu y de comprometerse a tratar la cuestión tunecina de manera inmediata una vez alcanzado un acuerdo sobre las Indochina? El llamamiento, firmado por personalidades de lo más diverso, liberales, socialistas, comunistas, y también colonos y partidarios de un Túnez francés tales como el coronel Guerin de Cayla, habría sido llevado a cabo a iniciativa de algunos francmasones.

Hay una evidencia, según señala "la détresse" en el comportamiento de esos franceses de Túnez, con puntos de vista tan diferentes, y que puede apreciarse en el momento en el que se entablan las negociaciones que terminarán sellando su suerte. Es un acto político valiente que les permite desmarcarse de lo que había sido "la mano roja" (grupo terrorista pro francés que operó en el Magreb), que demuestra la

voluntad de reconciliación con los tunecinos, "los indígenas de hierro", y que busca una puerta de salida, quizá el canto del cisne de la colonización... ¿Qué pensar sino de esta iniciativa de última hora que, sin duda alguna, favoreció la creación de un clima más favorable al tiempo de iniciarse las negociaciones? De todos modos no debemos olvidar que al final la trascendencia real será escasa: la suerte está echada y ya se ha tomado el camino de la descolonización.

Conclusión: la firma de los acuerdos franco-tunecinos el 3 de junio de 1955, precedida por el regreso triunfal del lider, Habib Bourguiba dos días antes, anunció una transformación irreversible. Preocupados por adaptarse a la nueva situación, los francmasones fundarán el 31 de diciembre de 1955 la logia "Emir Abdelkader", que tendrá "por vocación realizar sus trabajos en árabe e intentar recoger adeptos entre la población indígena". Haciendo valer la adhesión del emir argelino a la masonería en oriente, la iniciativa tenía por objetivo enraizar a la francmasonería entre la población tunecina, asegurando al tiempo la perennidad de la obediencia tras el cambio de régimen y la más que previsible salida de la colonia europea. Mohamed Maztoul, que había formado parte de la logia Voluntad Veritas, asumió la dirección del nuevo taller. A pesar de todo, esta creación hecha a contra corriente estaba condenada a fracasar. Sus promotores tuvieron que asumir tal circunstancia para poner fin al proyecto el 31 de diciembre de 1958.

La Fracmasonería no sobrevivió al régimen encarnado por el Protectorado. Debilitada con la salida de los francmasones franceses

que se produjo en las sucesivas etapas de la descolonización (autonomía interna, independencia, evacuación y nacionalización de la tierra), conoció un auténtico "estado de asfixia". El diagnóstico realizado por los propios francmasones apunta además a una valiosa autocrítica: "El gran error de los francmasones coloniales fue el de no introducir un número suficiente de habitantes autóctonos" en sus talleres, reconoció el Gran Orador de la Gran Logia al evocar el estado de la Francmasonería en Túnez. Vistas como instituciones extranjeras, desprovistas de sólidos lazos tunecinos, las logias masónicas no obtuvieron el reconocimiento del nuevo Estado. Sin embargo ¿no jugaron algunos de sus miembros un importante papel a la hora de acercar puntos de vista, de atenuar la represión y contribuir al establecimiento del diálogo?

Fuente: CHATER Khalifa; Les Cahiers de la Méditerranée, Vol 72


FRANCMASONES CÉLEBRES

Salahedinne Baccouche, Primer Ministro de Túnez, francmasón

Diremos primeramente que la participación tunecina fue muy limitada. Algunos nombres aparecen en los documentos que manejan el Gran Oriente de Francia y la Gran Logia: Entre los miembros de la élite tunecina encontramos a aquel que supo retener el monopolio de las responsabilidades administrativas: Mohamed Salah Mzali, quien aparece en los listados masónicos a partir de 1931, en la logia Estrella de Cartago. Tendría una promoción rápida tanto en el seno de la masonería como en la administración local. Fue privado de su cargo como administrador de Bizerte durante el régimen de Vichy a causa de su pertenencia a la Francmasonería. Su primo, Mohamed Aziz Sakka, califa en Sfax, hijo del administrador y perteneciente a una influyente familia de Monastir, formó parte de la logia de Thina, dependiente del Gran Oriente de Francia, mientras ejerció sus funciones en esa localidad. Otro miembro de lo que podríamos denominar élite loca, Salah Eddine Baccouche, integró la logia Veritas. Al alcanzar el rango de primeros ministros durante el proceso de lucha nacionalista, Salah Eddine Baccouche y Mohamed Mzali se distanciaron del Néo Destour (partido nacionalista) con el ánimo de poner así de manifiesto su voluntad de colaboración con las autoridades del Protectorado.
Fuente: "La Francmasonería en Túnez, sitio del Gran Oriente Árabe en "Estudios e investigaciones".

El Presidente Habib Bourguiba, Presidente de la República de Túnez de 1957 a 1987, ¿fue francmasón?

Sí, Bourguiba habría sido masón según la afirmación rotunda de Ali Smaoui Gafsa en un viejo artículo aparecido en "Joven África" (el 15 de agosto de 2000). Este periodista no obstante no aporta prueba alguna de su afirmación, que tiene su causa en la obra de Roger Peyrefitte al hacer alusión a la proximidad de Bourguiba con un destacado funcionario francés francmasón y, posteriormente, a una visita que realizó siendo ya Presidente de la República de Túnez al Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, entonces Fred Zeller.

¿
Era francmasón? Antes de hablar de Bourguiba hay que resaltar que el doctor Mahmoud Elmateri, siendo Secretario General de la "Asociación de Amigos del Estudiante", presidida por el doctor Mohamed Tlatli desde su creación, a principios de 1928, tuvo que recurrir a influyentes miembros de la Francmasonería francesa en Túnez para obtener la intervención de los mismos ante la Residencia General de Francia en Túnez con el objeto de obtener la autorización oficial de esta asociación. En lo que respecta a Habib Bourguiba, la historiadora Juliette Bessis apunta este dato: Habib Bourguiba mantuvo importantes lazos con Félicien Challaye e incluso asistió al Congreso de la Liga de los Derechos del Hombre, que tuvo lugar en Vichy, allá por mayo de 1931. ¿Se afilió en ese momento -como se deduce de algunos testimonios- a la Francmasonería? Por su parte, Roger Peyrefitte, en su exhaustivo trabajo sobre la Francmasonería, sus iniciados y obediencias, en el que describe magistralmente las actividades de las logias masónicas en África del Norte antes de la independencia, escribe: "Los talleres de Túnez seguían existiendo sobre el papel, pero habían recibido de rue Cadet la instrucción de no moverse. Bourguiba, que había sido masón, no era precisamente más favorable que Nasser -protector nominal de la Gran Logia de Egipto- con respecto a aquello que le parecía una ideología judeo-cristiana y a la vez un recuerdo del colonialismo".
No obstante lo anterior, en el voluminoso Diccionario de la Francmasonería, realizado bajo la dirección de Daniel Ligou y en el que colaboraron nada menos que ciento cuarenta especialistas sobre la masonería, llegamos a saber un poco más sobre el pasado masónico de bourguiba. El artículo sobre la historia de la Francmasonería en Túnez, firmado por H.C. y R.P. no deja duda alguna sobre la fidelidad de Bourguiba, bastante tiempo después de la independencia: "El propio Presidente Bourguiba, amén de su formación universitaria, tuvo, mientras cumplió una condena de destierro, a un alto funcionario francés francmasón como compañero y mentor político, encargado además de dar una formación al futuro hombre de Estado".
Fuente: Extracto de la entrevista con el historiador
Adel Ben Youssef, por Fayçal Chérif

www.grandorientarabe.org

(Página : Algérie, Maroc, Tunisie )


*Traducción al español realizada íntegramente por el autor de este blog.

1 comentario:

chudexs dijo...

A fascinating paper.
I love reading your writing
I got a lot of input
thanks and encouragement to keep writing.