viernes, enero 21

Nueve obediencias ante los medios


Jean Laurent Turbet acaba de publicar hace un par de días en su blog una crónica referida al acontecimiento de la semana vivido por la masonería. Cuando la leí, no pude evitar hacer el paralelismo con nuestro país ¡Quién sabe! Tal vez un día aquí seamos capaces de ver algo parecido... Seamos optimistas.
El caso es que me llamó la atención la iniciativa y le pedí autorización para traducir su texto y publicarlo hasta con las fotografías que él mismo tomó. Desde aquí quiero darle las gracias por la generosidad de la que siempre ha hecho gala, también por su trabajo.
............................

Hacía casi seis años que no se les veía a los nuevo sentados alrededor de la misma mesa.
El miércoles 19 de enero de 2011, en e Círculo Republicano, los nueve Grandes Maestros, Grandes Maestras y Presidentes de las principales obediencias masónicas francesas, dieron una conferencia de prensa conjunta.
En la foto superior, de izquierda a derecha, podemos ver a François Jenny, presidente del Consejo de la Logia Nacional Francesa; Alain Noël Dubart, Gran Maestro de la Gran Logia de Francia; Bruno Placade, Gran Maestro de la Gran Logia Mixta de Francia; Bernadette Capello, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Memphis Misraïm; Denis Oberlin, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Francia; Jacques Samouélian, Presidente del Consejo Nacional de la Federación Francesa del Derecho Humano; Guy Arcizet, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia; Guy Roman, Gran Maestro de la Gran Logia Mixta Universal; y Bernard de Bosson, Gran Maestro de la Gran Lotia Tradicional y Simbólica Opera.
François Jenny, que ejerció el oficio de Maestro de Ceremonias, recordó que desde el año 2001 los responsables de las obediencias francesas habían adoptado el hábito de trabajar juntos. En 2003 tuvo lugar la principal manifestación conjunta, para conmemorar los 275 años de la Masonería Francesa. Existe un Instituto Masónico de Francia (presidido por Roger Dachez, que también estaba presente en la conferencia de prensa) y un Salón del Libro Masónico, que se celebra en París.


Bruno Plancade, Bernadette Capello, Denise Oberlin y Jacques Samouélian

Al menos una vez cada dos o tres meses se celebra un almuerzo de trabajo de los Grandes Maestros para analizar diversos temas de forma conjunta.
Sin embargo, así lo puso de manifiesto Bernadette Capello, ver a las nueve obediencias masónicas juntas ante la prensa es un hecho que por sí solo constituye "todo un acontecimiento". Para Guy Arcizet hay una "voluntad estratégica" de mostrarse juntos para recordar así los valores de la Franc-Masonería en Francia, valores de tolerancia y laicismo característicos de una Franc-Masonería adogmática que privilegia la libertad de pensamiento. Las nueve obediencias reunidas abarcan a la mayor parte de las masonas y masones repartidos por todo el hexágono.
Bernard de Bosson añadió a lo anterior: "Hay que decir todo lo bueno que hace la Masonería".


Alain-Noël Dubart, Bruno Plancade, Bernadette Capello, Denise Oberlin.

Jacques Samouélian mostró su satisfacción por la diversidad de la masonería en Francia. Así tiene que ser. Es necesario que los profanos sigan teniendo la posibilidad de optar entre diferentes formas de ser franc-masón o franc-masona. Si el Derecho Humano es históricamente la obediencia de la mixtidad, es bueno que otras obediencias sigan manteniendo el sistema monogenérico. No debe existir, en masonería, un pensamiento único y es necesario por contra que cada obediencia guarde su especificidad. "La uniformidad equivaldría a la muerte de la masonería en Francia", manifestó.
Fue Alain-Noël Dubard el que metió los pies en el charco directamente y habló sin rodeos. Si las nueve obediencias aparecen juntas también es por la situación que generan los problemas que están sacudiendo la "obediencia regular reconocida por Londres", de la que cada uno habla sin nombrarla -la Gran Logia Nacional Francesa (GLNF). "Hay que decir con claridad que no aceptamos lo que está pasando en la GLNF", dijo Alain-Noël Dubart, y que "la Franc-Masonería no es un club de políticos, un club de negocios, o un sitio en el que no se hable de otra cosa que de dinero", remarcó contundente el Gran Maestro de la Gran Logia de Francia. La Franc-Masonería debe ser un espacio preservado en el que se dé respuesta a cuestiones que tienen un carácter intelectual y social, cuestiones éticas, donde cada uno sigue un camino iniciático que no puede ser confundido con "reuniones de negocios o clubes con el mismo fin".
Bernard de Bosson destacó que un buen número de integrantes de la GLNF son hermanos de gran calidad, y que sufren las consecuencias de lo que sucede en la cúpula de su obediencia; y que cada vez son más los que comienzan a llamar a las puertas de las nueve obediencias
Bernadette Capello manifestó por su parte que lo que sucede en el seno de la GLNF es perjudicial para el conjunto de la Franc-Masonería en Francia y que proyecta el descrédito sobre todo el conjunto.
Jacques Samouélian, Guy Arcizet, Bernard Roman.

Guy Arcizet explicó que el papel de la Franc-Masonería debería ser el de volver a colocar a la sociedad al nivel de determinados valores. Contó su experiencia sobre un encuentro mantenido con gente joven, habitantes de una barriada de Montpellier, destacando la calidad de las preguntas que le dirigieron.
Denise Oberlin recordó a todos que normalmente las obediencias son comunicadoras discretas y que actúan con cierta parsimonia porque la Franc-Masonería es, ante todo, una orden iniciática que practica la espiritualidad (algo que no debe ser confundido con una religión). También señaló que lo que está sucediendo en la GLNF le provoca gran malestar.
François Jenny explicó que la Masonería es plural y que su obediencia (la LNF) se especializa en el dominio iniciático y en la historia de la Franc-Masonería, algo que explica el hecho de que tenga unos efectivos escasos.
Se procedió seguidamente a atender una multitud de preguntas planteadas por los periodistas que estaban presentes. Tuvieron oportunidad de recordar cada vez el trabajo hecho por cada obediencia, así como el trabajo conjunto y también las comparecencias futuras.
Nadie duda no obstante que lo que ha motivado esta aparición pública de los responsables de las nueve principales obediencias masónicas francesas es la actual deriva de la dirección de la "gran ausente" de esta conferencia de prensa, la Gran Logia Nacional Francesa. Incluso la Gran Logia Unida de Inglaterra parece tomar cada vez más distancia respecto al Gran Maestro Stifani y a los dirigentes de la GLNF. Politización, corruptelas, opacidad, prácticas autoritarias, apoyo a los dictadores "masones" de muchos países, sobre todo de África (Bongo padre e hijo, Sassou N´Guesso...). Parece claro que la GLNF ha traspasado la línea amarilla. Incluso la roja.

Los nueve

El mensaje de los nueve Grandes Mestros ha sido claro: No nos confundan con la GLNF, que sigue prácticas y métodos que condenamos unánimemente y que no se corresponden con la idea de Masonería que llevamos a la práctica. Cada uno además se mostró dispuesto a acojer benévolo a las ovejas descarriadas de la GLNF, así como a los hermanos de buena voluntad que ya no podrán seguir en esta estructura que se ha convertido en la vergüenza de la masonería francesa, habida cuenta del comportamiento de sus directivos y del hecho de que son centenas, miles tal vez, los hermanos honestos e infelices con todo lo que está pasando.
Hacía falta que este mensaje fuera transmitido con fuerza para dejar bien claras las cosas. Sin duda alguna ¡así se ha hecho!