viernes, enero 14

Masonería en el siglo XXI: ¿Para hacer qué?

¿Para qué sirve la franc-masonería en el siglo XXI?

CONFERENCIA.- En la localidad de Sud-Aveyron, 55 influyentes personalidades pertenecen al Gran Oriente de Francia (GODF). Un signo de que la franc-masonería abandona, haciendo gala de un cierto espíritu aperturista, su obsesión por la discrección, ayer, el señor Jean Paul Bouche (*), consejero de la Orden del Gran Oriente de Francia, fue el prestigioso invitado de una conferencia que tuvo lugar a media tarde en la capilla de Créa.
Invitado por la Asociación cultural "Sud-Aveyron" (Acsa), y en una sala que se llenó rápidamente de gente, este abogado de Toulouse hizo de forma voluntariosa una presentación histórica de esta obediencia masónica, nacida en el siglo XVIII y basada sobre principios no vinculados con las creencias religiosas sino "con la libertad absoluta de conciencia".
Tras una explicación sobre los ritos que acompañan a los iniciados en "el camino de la sabiduría", el señor Jean Paul Bouche retrocedió en el tiempo para evocar las grandes conquistas sociales logradas (el modelo laico, la contracepción...) por esta obediencia secreta, más bien de izquierdas, que cuenta a día de hoy con 50.000 miembros de los que unos cincuenta están en Sud-Aveyron.
Antes de responder a las innumerables preguntas del público, el consejero de la Orden habló también sobre distintas cuestiones de actualidad (la clonación, el islam, la bioética, la pérdida de aunomía de las personas de avanzada edad...) y dejó entrever su posición respecto a la crisis que sacude Túnez. "Si hay que elegir un camino, es el de la calle. Se podrá decir lo que se quiera del régimen de Ben Ali, pero es una dictadura". Y para acabar: "Hay que apoyar al pueblo para que la democracia llegue a ese país."

J. B.

*Bajo la firma indicada, este artículo ha aparecido publicado en el día de hoy en el diario francés Midi Libre. La traducción ha sido realizada por el autor de este blog.

No hay comentarios: