domingo, enero 23

Joséphine Baker


No es complicado encontrar una biografía detallada de Joséphine Baker. A poco que uno busque, encuentra un fondo documental bastante amplio sobre su vida que permite conocer con gran detalle toda su evolución, desde que naciera allá en Missouri en 1906, hasta su fallecimiento en Paris, en el año 1975.
A Joséphine Baker siempre se la recordará por sus muecas en el escenario y por ese atuendo con plátanos que la hizo mundialmente conocida. Así la recuerdo yo al menos, cuando a finales de los noventa, coincidiendo con la celebración de la asamblea de una organización masónica (el G.O.E.U. de los añorados Vilaplana y Baygual), visité en Barcelona el museo de cera y la vi allí, recreada en plena convulsión sobre el escenario. Curiosamente mi madre tiene un recuerdo más "masónico" que yo. Y digo esto por el significado más hondo del recuerdo en sí. En efecto, a mi madre sí le sonaba, y mucho, el nombre de Joséphine Baker. Pero por la Tribu del Arcoiris. Debió de ser entre los años cincuenta y sesenta, que Joséphine comenzó a adoptar niños de todo origen, raza, credo... Conocida es su militancia contra la segregación racial en Estados Unidos. Así que quizá por eso pensó que ella podría llevar a cabo un proyecto propio, una especie de "Sociedad de Naciones" doméstica con la que demostrar que no existían más diferencias entre los seres humanos que las que ellos mismos construían. He leído que adoptó un total de doce niños y niñas.
Hoy no se celebra nada relacionado con Joséphine. Tan sólo me apetecía recordarla porque he escuchado una canción suya esta mañana. El hallazgo de su voz es relativamente reciente para mí: a partir de un disco que encontré en una tienda especializada en el centro de Lisboa, hace ya tres años, y que escucho una y otra vez en mi despacho.
Justo es reconocer el trabajo de otros y no hurtarlo sin miramiento, como desgraciadamente sucede -nos sucede- en ocasiones: Por eso recomiendo la lectura del artículo que el Blog "¡Cielos! Dónde está el dinero" le dedica a quien debió ser un ser humano extraordinario.
Por cierto, la cantante y bailarina Joséphine Baker, además de activista por la igualdad en su país de origen, hizo prácticamente toda su carrera en Francia, donde entre otras cosas, fue condecorada con la Legión de Honor. Por pelear, llegó hasta a participar activamente en la Resistencia... Y allí, un seis de marzo de 1960, fue iniciada en París, el seno de la Logia La Nueva Jerusalem, de la Gran Logia Femenina de Francia.

video