viernes, diciembre 31

Feliz año 2011

Acaba el año 2010. No diré entre exclamaciones que por fin. No tenía tampoco ninguna prisa en que terminara. Quizá porque no percibo que el 2011 vaya a ser diferente en lo que a asuntos generales se refiere; aunque también puede deberse a que no tenga una percepción muy negativa de cuanto ha sucedido en los últimos meses, con la excepción de alguna pequeña cicatriz trazada en la parte inmaterial de lo que soy.
En cualquier caso, el hecho indiscutible es que hoy termina un año y va a comenzar otro. Y, aprovechando el momento que brinda la sustitución de un calendario por otro nuevo, me gustaría recordar aquí a algunas personas que han animado este pequeño mundo de blogs, de intercambio de pensamientos y de construcción de un ideal común y, en ocasiones, también de una obra colectiva que ha continuado proyectándose en el 2010. Pienso en este punto concreto, evidentemente, en el Gran Oriente de Francia; en lo que hemos aportado; en la transformación experimentada y en todo lo que, modestamente, en pro de la libertad de conciencia, de la concepción laica de nuestra sociedad, del fortalecimiento de nuestro sistema de libertades -por citar algunos ejemplos- se ha ido haciendo. Son, evidentemente, las fuentes de las que uno bebe porque en ellas ha encontrado lo que buscaba, no porque sean las únicas que existen:
Creo que fue en julio cuando Jiri Pragman, redactor de Le Blog Maçonnique, le dedicó de nuevo una nota a este espacio en su blog. Ayer era otra buena página la protagonista y el guiño desde Bélgica se lo hacían a un masón andaluz; visito a diario Apuntes desde el Rito Francés: Todo un revulsivo en lo personal y más allá. Y todo un honor por tantas cosas, incluída una invocación mariana hecha en un momento de feliz enajenación colectiva.
No puedo olvidarme de Jean Laurent Turbet y de su Bloc de Notes. Otra de mis referencias de cabecera; certero en sus análisis, a veces cargado de un humor muy necesario, siempre tan respetuoso...
El Masón Aprendiz es otra de las páginas que con sus publicaciones casi diarias contribuyen a dar una imagen acertada de lo que es la experiencia masónica. Ni una sóla gota de vinagre. Tan solo ilusión, trabajo propio y mucho respeto.
Sous la Voute Étoilée, el blog de Gérard Contremoulin, es otro de los espacios escritos en francés en los que, continuamente, encuentro razones para seguir añorando esa Francia que tengo tan idealizada; y no lo digo tanto por el panorama escabroso que a veces puede intuirse en sus textos, como por el planteamiento combativo que, con los años y los kilómetros, uno va echando de menos.
Los compañeros del Blog de la Logia Mozart son también destinatarios de este mensaje. Mi agradecimiento por haberse hecho eco en tantas ocasiones del trabajo puesto desde aquí a disposición de todos. Uno percibe gracias a estas cosas que lo que hace puede resultar útil, y eso ha de ser tenido siempre en cuenta.
Quiero tener unas palabras también para Mandiles Azules, un blog puesto en circulación como quien dice hace cuatro días y que, aquí si que escribiré ¡por fin!, se hace eco de algo que creo era necesario: La vivencia del Rito francés dentro de la obediencia más antigua de la Europa Continental pensada y sentida en español. No deseo otra cosa que siga la senda emprendida y que no tenga prisa en dar pasos cada vez más largos.
No quiero olvidar aquí el trabajo de Noé Lamech. Gadlu.Info se ha convertido en el diario de información general al que muchos recurrimos. Creo que ha sido de capital importancia en momentos especialmente delicados, pues a través de él se ha podido realizar la traducción de la mayor parte de las noticias generadas por el G.O.D.F. , y también alguna concerniente a la G.L.M.U. Un trabajo ingente, llevado con rigor y puntualidad, que permite que todos los días, a primera hora de la mañana, sepamos qué está sucediendo.
Y no todo va a ser masonería en esta vida. Me gustaría recordar algo muy especial para mí porque en todas esas palabras he encontrado quién sabe si una pequeña brújula para un momento trascendental de mi existencia futura ¡Qué sé yo! No diré más porque el grado de intimidad de la cuestión supera el ámbito de este blog, pero tengo que agradecer al autor de Un mundo mejor muchas cosas y muchas sonrisas.
Feliz año a todos y a todas los que desde la honestidad habéis trabajado y seguís haciéndolo cada día. El mejor deseo a todos los verdaderos compañeros y compañeras de viaje que, con honestidad, me habéis contagiado vuestra ilusión impidiendo que la mía terminara ahogada en un mar de desaliento.
Para quienes por el contrario han ignorado en su comportamiento con los demás -y no sólo con el que suscribe- cualquier atisbo de decencia o decoro, recato o pudor, actitud razonable, justa, proba, recta u honrada; para todos ésos ajenos a cualquier noción de honestidad, qué puedo desear: tan sólo polvo y viento. Esto es, nada.

6 comentarios:

Noé Lamech dijo...

Feliz Ano 2011 Ricardo

Ricardo Fernández dijo...

Y un fuerte abrazo para ti desde Asturias, mon frère ;-)

Anónimo dijo...

Honestidad es ser justo con el pasado, el presente .. y no creo que lo estés siendo
Feliz Año 2011

Ricardo Fernández dijo...

Al anónimo: Una vez más, pierdes el tiempo: Guárdate el feliz deseo que conmigo ya no cuelan estas cosas.

Anónimo dijo...

Julia Rosa Álvarez Fernández dice...
(pido disculpas pero no sé qué me pasa no logro entrar con mi cuenta).

Es una pena que haya personas que se escondan en el anonimato para insultar.
Cuando no se está de acuerdo con alguien las cosas se dicen a la cara, con luz y taquígrafos, no apuñalando por la espalda.
Ricardo eres una de las personas más honradas y justas que he conocido.
Pienso que el anónimo es un fatuo y escribo la definición de fatuo de Pancracio Celdrán: Es un fatuo: Necio, tonto; individuo ridículamente engreído y poseído. Estúpido que tiene de sí mismo una idea exagerada, y pasa la vida mirándose el ombligo. Sujeto vacío y vano, que presume y hace gala de conocimientos, virtudes o riquezas sin que para ello haya fundamento alguno. Entre las definiciones ingeniosas que hemos podido escuchar, al respecto de estos insensatos, está la siguiente: "Es fatuo aquel a quien los necios suponen un hombre de talento".

Ricardo Fernández dijo...

Querida Julia, gracias por por tu aportación. En casos como éste, el refrán sobre el que se pica y los ajos que come viene que ni al pelo. Creo no obstante que lo mejor es no hacer ni puñetero caso.
Lo importante en el texto es la felicitación de año nuevo, hecha a quienes a mi juicio la merecéis por tatas razones. Mis mejores deseos para ti y los tuyos, Julia.