domingo, septiembre 19

José Antonio Labordeta

Siempre me gustó escucharle y terminó siendo para mí una de las escasísimas voces valientes que quedaban en España. Esa España que cargó en los años noventa en su mochila y que permitió a mi generación conocerle a él y, al tiempo, a nuestro país.
De madrugada supe que había fallecido. No he podido evitar un sentimiento de enorme pena.
¡Hasta siempre, ciudadano!

1 comentario:

Julia Rosa Álvarez Fernández dijo...

Yo también me enteré de madrugada y no pude evitar las lágrimas.

Un ejemplo de honradez y coherencia.

Hasta siempre, Labordeta.