miércoles, septiembre 8

El Gran Oriente en Rue89

Y más... Hoy se ocupa del asunto Rue89. No obstante, que nadie me tache de pesado: comprenda todo el mundo que en este momento me encuentro bajo los efectos de un final feliz y, después de haber pasado las de Caín, Abel, y demás pobladores bíblicos, justo es que me entretenga un poco.
De la noticia llama la atención el análisis "político" que recoge el primer párrafo, cargado con una intencionalidad "pacifista" irreprochable aunque uno no comparta la conclusión jurídica que enuncia. No voy a hacer comentarios sobre si somos o no mixtos. Alguno de los lectores sabrá lo que pienso tras haberme aguantado en Vichy, y cómo siempre recomiendo la lectura de los textos con cierto atención y sosiego. De todos modos, en este momento, la cuestión carece de importancia. Lo verdaderamente trascendente es que ahora sí podemos sonreír, cosa que en cualquier caso -y soy consciente de ello- no nos evitará el suplicio de los hermeneutas.
Retornando a la seriedad, continuaré con las traducciones referidas al Convento de Vichy en la medida en que puedan resultar de interés. Pero celebrado el paso, toca ya ir ocupando el tiempo en más cosas, pasar página y pensar en trabajar para que esos fines tan hermosos que nos identifican dejen, aunque sea por un corto espacio de tiempo, de ser un mero enunciado teórico.
---------------

El Gran Oriente abre sus puertas a las mujeres: una victoria


Lector asiduo y francmasón que milita desde hace muchos años por la causa de la mujer, el autor de este texto, que firma bajo seudónimo, trata sobre la decisión del Gran Oriente de Francia de aceptar la iniciación de mujeres.

Revolución tranquila en el Convento (asamblea general de las logias) de la principal obediencia masónica francesa, que confirma que las condiciones estatutarias de admisión de una logia "no implican ninguna consideración en cuanto al sexo de la persona".

Sin embargo, el Gran Oriente no se hace mixto

El poder legislativo del GODF no ha hecho que seguir los pasos de la justicia masónica que, el 10 de junio último, absolvió a las cinco logias perseguidas por haber iniciado mujeres en el año 2008, constatando que nada en los estatutos se oponía a tal cosa. Los hermanos han rechazado cualquier modificación estatutaria, en un sentido o en otro, y han optado por tomar una decisión que interpreta el reglamento general actual pero de aplicación inmediata. La "sabiduría masónica" ha escogido una solución "soft": "No cambiar nada para que todo cambie".

Consecuentemente el GODF no se ha vuelto una organización mixta: simplemente, las logias que lo deseen podrán admitir mujeres. En cuanto a las otras, habida cuenta que los estatutos no se han modificado, serán libres de trabajar únicamente entre hombres (entiéndase también, aunque se trate de una escasa minoría, de rechazar las visitas de hermanas).

Es evidente que la evolución de la sociedad no dejará de provocar la modificación de los equilibrios existentes, pero al ritmo que decidan cada una de las 1147 logias de la Obediencia. En cuanto a la eventualidad de una vuelta atrás (un GODF masculino), es sencillamente imposible pues, al ser esto contrario a los fines de la asociación (principios de fraternidad y universalismo) y, además, prohibido por la ley "profana" al ser discriminatorio.

A pesar de la combativa resistencia de los partidarios de la "masculinidad", el debate ha terminado sin daños para las partes: una significativa calma reinó entre las columnas (filas) tras la toma de esta decisión.

Mucho más tumultuoso resultó el comienzo de esta asamblea general, que procedió a rechazar el informe de gestión presentado por el Gran Maestro saliente, censurando de paso al consejo de la orden (el poder ejecutivo). Este Convento crítico ha "retomado el poder", juzgando que el mismo había sido confiscado por el ejecutivo saliente.

La cuestión de las mujeres en el GODF: 141 años de debates

El nuevo Gran Maestro, Guy Arcizet, que nunca se ha revelado como persona hostil a la entrada de mujeres en el GODF, a recibido muy bien esta evolución. A partir de este mismo momento varias decenas de hermanas serán iniciadas por toda Francia (añado yo ¡y por España!). Sin ruido, y sin grandes gastos, el Gran Oriente ha llevado a cabo su "aggiornamento": "Vamos a poder ocuparnos por fin de cosas serias", comentan algunos hermanos.

Para la historia quedará el que la cuestión de la iniciación de las mujeres, planteada por primera vez en el Convento de... 1869 por Frédéric Desmons, necesitó nada menos que de 141 años para quedar resuelta. Las cinco logias que en 2008 decidieron "pasar a la acción" iniciando mujeres una vez que tomaron todas las precauciones reglamentarias necesarias, no han hecho otra cosa que apuntarse a una tradición también consistente en el seno de la Obediencia que, después de todo, toma el camino de la apertura y rechaza la exclusión.

Su camino no ha sido fácil, Rue89 se hizo eco de ello, pero ¿qué son dos años en comparación con casi tres siglos de masonería del GODF? Como dicen los hermanos: el tiempo masónico y el tiempo profano no son el mismo tiempo...

Traducción realizada por el autor de este blog.

No hay comentarios: