lunes, junio 28

28 de junio


Hoy es 28 de Junio, fecha en la que se conmemora la revuelta de Stonewall en el año 1969 y que ha pasado a ser reconocida popularmente como Día del Orgullo Gay. Hay que decir que la etiqueta ha sido abreviada, probablemente por la comodidad que puede proporcionar meter un todo complejo en el mismo saco por aquello de abreviar, pero además del carácter reivindicativo que la fecha tiene para las personas homosexuales, también cobija a bisexuales, transexuales y toda la compleja diversidad sexual humana, que va mucho más allá de la tendencia heterosexual y del manido concepto "opción sexual".
Afortunadamente, con el correr del tiempo, la exigencia de respeto no sólo ha sido ejercida por quienes estaban y siguen estando directamente interesados en la defensa de sus derechos. Es cada vez mayor el número de personas que se oponen al dogmatismo con el que históricamente se ha enjuiciado la diferencia. Eso no es fruto de la espontaneidad. Tampoco de la existencia de un poderoso lobby homosexual, enquistado en los complejos resortes del poder político o económico: Son generaciones y generaciones de seres humanos humillados o masacrados en el peor de los casos y la consiguiente resistencia, lo que ha permitido que, al menos en algunas sociedades, comience a tomarse conciencia del respeto a la diversidad humana misma. España es quizá uno de los casos que viene a la reciente memoria colectiva: Reforma del Código Civil en materia de matrimonio o Ley de Identidad de Género, por citar los dos referentes más visibles del cambio legislativo y social operado en nuestro país. Afortunadamente existen otros buenos ejemplos de la transformación que se intenta promover y que, parece, poco a poco logra consolidarse. Recuerdo aquí los pasos dados en Ciudad de México o, más recientemente, en la República Argentina.
Pero queda mucho por hacer. Como siempre que se trata de defender la libertad humana y el respeto a la dignidad propia, los obstáculos son innumerables y las resistencias atroces. Si antes hablaba de España, conviene no olvidar que sigue pendiente un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del matrimonio civil operada en 2005 y a la que antes me refería. Conviene también tener presentes declaraciones lamentables y desafortunadas como las de Durán i Lleida la semana última, manifestando comprender a quienes aplican tratamientos médicos para curar lo que no es una enfermedad ¡Y qué decir de tantas confesiones religiosas que pretender imponer su concepción existencial!... Sí, quedan y quedarán siempre gran cantidad de cosas por hacer.
Volviendo a España, a lo largo de esta semana es difícil contar los actos que en diferentes ciudades del país conservarán su carácter festivo y a la par reivindicativo; en esta ocasión serán los derechos de las personas transexuales los que centren buena parte de las exigencias: En Madrid, la manifestación del próximo sábado día 3 de julio, irá encabezada por una pancarta con el lema "Por la igualdad Trans", pues no deberíamos olvidar que la *OMS sigue conservando en el CIM 10 (clasificación internacional de enfermedades) una referencia a los trastornos de identidad de género, considerándolos como una afección psíquica.
Feliz día, mejor semana y, como siempre ¡Todo recto!

*En Francia un reciente decreto de su Ministerio de Salud a suprimido la referencia entre las afecciones psiquiátricas de larga duración a los trastornos precoces de identidad de género, convirtiéndose así en el primer país del mundo en no mantener en su legislación una consideración hacia las personas transexuales como enfermas mentales.