sábado, mayo 8

Rosario Acuña

*Un momento del acto celebrado en El Cervigón esta mañana a las doce del mediodía. Al fondo, la casa de Rosario Acuña.

Sabido es que en la Logia a la que pertenezco recordamos a Rosario Acuña al comienzo de cada mes de mayo. Coinciden en el tiempo el aniversario de la fundación del Taller; el de la desaparición, allá por el año 1923, de la librepensadora de Pinto; y la fiesta de los trabajadores instaurada a finales del siglo XIX por un movimiento obrero que homenajeaba a los Mártires de Chicago.
En la mañana de este sábado nos encontramos viejos amigos que repetimos desde hace seis años esta misma ceremonia, recuperando del pasado aquella visita que Rosario Acuña recibía en su caserón, colgado casi sobre el mar, en un paraje gijonés conocido como El Cervigón. Caras ya conocidas y, por primera vez, muchas caras nuevas: Creo que sin ser una concentración de masas, el acto organizado por la Logia del Gran Oriente de Francia, y respaldado siempre por el Ateneo Obrero de Gijón, ha encontrado este año mayor acogida que ningún otro. En efecto, una buena amiga me lo decía: cada año seremos unos poquitos más. Y en esta ocasión, además, hemos podido contar con la Alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso.
Como portavoz de la Logia Rosario Acuña habló Paulino Lorences, quien rememoró la faceta poco conocida de una mujer que, en un sentido nada simbólico, fue pionera en Asturias en la práctica del deporte de montaña, llegando a ascender al Pico Evangelista, en los Picos de Europa. También recordó Paulino por qué nuestra Logia tiene el nombre que tiene, y habló a los presentes del combate que sostiene junto a muchos otros el joven Taller gijonés, para que hombres y mujeres puedan compartir una determinada concepción del trabajo masónico.
Luis Pascual, Presidente del Ateneo Obrero, transmitió a los presentes el saludo de la Sociedad Cultural Gijonesa junto con el de la histórica entidad que dirige. Fue el Ateneo Obrero el que tendió la mano y dio cobijo a Rosario Acuña cuando, desde Santander, llegó a Gijón; y Luis, que nos ha recordado esa circunstancia otras veces, comprometió públicamente el apoyo del Ateneo a la Logia Rosario Acuña para compartir el esfuerzo por dignificar la memoria de esta mujer con la que no podrá el olvido.
Decía antes que además este año estuvimos acompañados por Paz Fernández Felgueroso, Alcaldesa de Gijón. La acompañaba alguien que durante estos años nos ha dado un apoyo permanente en nombre del Ayuntamiento de Gijón, la Concejala Dulce Gallego Canteli. Soy consciente de que el hecho de poder contar con el respaldo de quien encarna la soberanía ciudadana, implica muchas cosas. Pero la que más me importa es la posibilidad de poder normalizar nuestra existencia en la sociedad civil como masones y masonas. Logias útiles, capaces de aglutinar el trabajo de hombres y mujeres de puertas adentro y de puertas afuera. Capaces de reflexionar y actuar. De hacer diciendo. De decir haciendo. Nuestra alcaldesa aportó con su discurso también otra nota de normalidad adicional: son muchas las entidades y personas que trabajan o han trabajado para que el nombre de Rosario Acuña no se pierda: En Gijón, el profesor José Bolado, que ha recopilado con el apoyo municipal y el de la administración autonómica, una buena parte de la obra escrita de la ilustre librepensadora; la pionera Asociación de Viudas de la Guerra Civil; el premio otorgado por el Instituto de Enseñanza Secundaria Rosario Acuña; nuestra Logia... Y en Pinto, la Casa de Encuentros de Mujeres y la Biblioteca especializada en el ámbito de la Igualdad entre las personas, recién inauguradas.
Las rosas rojas envueltas en cintas con los colores de Gijón y el azul Francia del Gran Oriente, quedaron colocadas otro año, testimonio admiración y respeto, ante la placa que anuncia con un soneto dedicado a Gijón que aquella enorme casa fue la que habitó Rosario Acuña y Villanueva. Tiempo tuvimos luego para charlar y tomar ejemplo de ella, casi por casualidad, elucubrando sobre una nueva batalla en defensa de la libertad de conciencia.

Luis Pascual, Paz Fernández Felgueroso, Alcaldesa de Gijón, y Paulino Lorences ante la casa de Rosario Acuña

*Nota añadida el día 12 de mayo de 2010: Las dos fotografías que ilustran esta nota sobre el tributo rendido a Rosario Acuña el pasado sábado, fueron tomadas para el autor de este blog. Una de ellas, la primera, ha sido objeto de una "apropiación indebida" digna de lamentar, pero que en todo caso sólo confirma la idea que uno tiene de los "apandadores". Recomiendo vivamente a los lectores la audición del Cuento para Ulises que figura más abajo a los efectos de resaltar la "vis comica" del asunto.
**Nota añadida el 20 de mayo de 2010: Ya me han avisado de que la "apropiación indebida" ha pretendido ser enmendada... Pero ¡si fuera la única!

5 comentarios:

Julia Rosa Álvarez Fernández dijo...

Fue muy agradable, un día muy especial.
Yo intentaba imaginar a Doña Rosario de Acuña cuidando de sus gallinas mientras escribía, siempre con la intención generosa de mejorar la sociedad, sin darse autobombo, con sencillez pero con eficacia; con la verdad por delante, sin mentir jamás.
Me gustó mucho que la alcaldesa recordase que ella (Rosario) se denominó a sí misma "Campeadora", y me encantó el discurso de Paulino que nos la acercó hasta casi tocarla. Luis Pascual nos animó a reivindicar su figura.
Y mi admirado, por muchas cosas, autor de este blog dándole un barniz especial al evento.
En fin, casi envidié a las gallinitas que comían de las manos tan sabias de mi siempre admirada Doña Rosario de Acuña.
Muchas gracias a todos los responsables de homenaje tan justo y entrañable.

gonzalo dijo...

la imagino en las cumbres alpinas.

Ricardo Fernández dijo...

También a ti habrá que agradecerte algo, digo yo, que te has volcado siempre, exhibiendo un respeto y una prudencia admirables hacia esta mujer y hacia quienes formamos parte de la Logia que lleva su nombre. Felizmente Rosario Acuña representa un ejemplo para muchos, cosa ésta que tengo el honor de compartir contigo. Para mí es un orgullo.

Beatriz Cea dijo...

Desde hace tres años participo en el homenaje que le hacen a Rosario Acuña. Este año estuvo especialmente bien y el que viene espero poder acompañarles de nuevo. Muchas gracias.

Julia Rosa Álvarez Fernández dijo...

Beatriz, estoy de acuerdo. Yo es, creo, el quinto año que participo y este año ha sido el más especial. Pienso que, cada vez más, esta iniciativa va acercándose a la ciudadanía, había más gente que otras veces y la tertulia que espontáneamente surgió entre los asistentes fue muy enriquecedora y creo que será el punto de partida de alguna iniciativa interesante.
Sin duda el broche de oro fue la conversación de Ricardo Fernández, autor de este blog, y de Paulino con la alcaldesa, la vi especialmente sensibilizada así como a parte de los asistentes; fue como un surgir de ideas y de proyectos, alguien dijo que parecía que Rosario de Acuña estaba inspirándonos.
Realmente un especialísimo homenaje, cada año mejor que el anterior. Felicidades a los responsables.