sábado, mayo 15

Bebida amarga...

Leí muy joven el Diapsalmata de Kierkegaard siguiendo la recomendación de Carmina, mi profesora de filosofía en el Instituto Jovellanos. Tardé en levantar cabeza tras la ingesta de aquel pesimismo casi invencible varios meses. Y recuerdo, recordaré siempre, una de las frases lapidarias del autor: "La vida es un líquido amargo. Lo peor de todo es que tenemos que beberla gota a gota, contando".
Hoy ha sido un día triste, amargo, de esos que -al menos a mí- dejan un regusto un tanto insoportable y persistente. A pesar de ello, quizá por ser también un poco rehén del espíritu de Don Quijote, tengo la convicción de que hay que seguir. Hay que seguir siempre; porque lo importante no es sino la capacidad de persistir.
Recomiendo vivamente la lectura del artículo de José Saramago publicado en su blog. "Ni leyes, ni justicia". Aquí queda el enlace para que quien lo desee, lea y medite un poco sobre lo que nos está sucediendo.


2 comentarios:

gonzalo dijo...

si, muy amargo querido hermano.

Ricardo Fernández dijo...

Un poquito, sí. Son días de decepción... Un fuerte abrazo.