jueves, abril 29

Tres preguntas para Jean Robert Ragache


Recojo del blog Gadlu.Info la entrevista recién publicada por un periódico francés y realizada a otra de las voces autorizadas del Gran Oriente de Francia. Me ha parecido digna de interés no obstante la última y huidiza respuesta. No lo atribuya nadie a cobardía o a temor; ni tan siquiera a la existencia de una voluntad de burlar al periodista: creo que afortunadamente son éstos días de silencio y prudencia.
--------------------------

Jean Robert Ragache, quien fuera Gran Maestro del Gran Oriente de Francia responde a tres preguntas en el diario « Sud-Ouest – Région Bretagne » con ocasión de una conferencia sobre Francmasonería que pronunciará en Dinan:

¿Qué es lo que ha venido a decir a Dinan?
¿Qué poder tienen a día de hoy los francmasones?
¿La mixtidad?

¿Qué ha venido a decir a Dinan?
Soy profesor jubilado de historia y francmasón desde hace 46 años. He sido también cargo electo municipal, responsable de cultura en Rouen, durante un mandato. Estoy en Dinan para dar una conferencia con el ánimo de desmitificar la francmasonería. Se dice sin más que en el siglo XIX poníamos los gobiernos, que en el XX reinamos en el mundo de los negocios... Hay unos 150000 francmasones hoy día en Francia, de ellos 50000 están en el Gran Oriente de Francia repartidos en unas 1200 logias. En el Gran Oriente acojemos a personas de diferentes posiciones, creyentes, ateos, agnósticos, etc. Y si debatimos juntos, somos perfectamente libres de emitir nuestras opiniones.

¿Cuál es el poder que tienen los francmasones en nuestros días?

Ante todo somos demócratas (N.T.: la traducción literal hace referencia expresa al término "republicanos"), laicos y partidarios de la supremacía del parlamento. No tenemos un excesivo aprecio a esta democracia liberal en la que el ciudadano es cada vez más un simple consumidor. Tengo por costumbre decir que la acción de la francmasonería no puede medirse. Abordamos en nuestras logias temas de lo más diverso: ayer "la contracepción y el aborto", hoy "morir con dignidad", "la seguridad y las libertades individuales", "el futuro de quienes cogen el retiro". Las reflexiones que hacemos son puestas en práctica por los propios francmasones. Pero desde luego nos quedan por hacer algunos progresos para que nuestro trabajo se conozca mejor...

¿Y qué pasa con la mixtidad?

Algunas obediencias son mixtas. No es el caso del Gran Oriente de Francia. Se trata de una cuestión complicada en este momento, pero tengamos presente que los francmasones ya debatían esto en 1873. En 1990, un sodeo hecho en nuestras filas revelaba que el 67% de los francmasones del GOdF eran contrarios a la mixtidad... Pero si todavía no iniciamos mujeres sí hay que decir que las acogemos gustosamente en nuestros debates.