martes, abril 6

Todos son iguales


Lo peor de todo lo que está sucediendo es, a mi ver, el descrédito generalizado de la actividad política, de la dedicación a la cosa pública. Algunos medios animan esta perversión de la situación y contribuyen a la difusión generalizaa de la idea de que "los políticos" roban. El "todos son iguales" es una noción compleja muy difundida ya hace tiempo. Pero no sé si quienes contribuyen a esta descalificación general de la actividad política, son conscientes de la inmensa ayuda que están prestando al menoscabo de la democracia misma, al empobrecimiento de nuestro sistema de libertades públicas. Tal vez sí. Tal vez, los que siembran a cada momento el descrédito sobre la vida pública sean muy conscientes de lo que hacen. Por contra, quizá no lo sean tanto los que creen que este es únicamente un problema aislado; o que se resuelve por sí solo mirando para otro lado sosteniendo a la par una empecinada excusa huera. Sea como fuere, la historia y la experiencia son siempre conocidas: Tras el "todos son iguales" siempre llega un salvador que nos demuestra que "él" es diferente. Entonces vemos la luz. Y normalmente también las estrellas.

No hay comentarios: