domingo, abril 25

Memoria y dignidad



Acaban de remitirme el enlace a un vídeo del cantante catalán Gerard Quintana. Me ha provocado un sentimiento de emoción, quizá por la impresión recibida al abrir el periódico del día y tener aun presente la jornada de ayer. Así las cosas lo reproduzco en este espacio junto con otro de "información" general que publicaba esta mañana la página del periódico gijonés El Comercio.
A lo largo del día me he estado planteando cómo enfocar en el blog las diferentes reacciones que se han suscitado a raíz de la acción inquisitorial que se está llevando contra el Magistrado, Baltasar Garzón Real. Me he acordado de las palabras de Felipe González el viernes último y que, pronunciadas por alguien que alberga pocas simpatías por el Juez, iban cargadas de razón: Lo que no se entiende, lo que es inexplicable, es injusto. También he desayunado con las declaraciones de Mariano Rajoy, con lo que descubro que formo parte de la amplia conspiración para acabar con la democracia en España, y ejerzo además un ataque activo contra la independencia judicial. Sin palabras. Sin aire.
Tengo muy claro que Baltasar Garzón les sobra a muchos. Pero de la misma forma no me cabe ninguna duda sobre el inmenso error e injusticia que se comete. A pesar de que distintas instancias internacionales hayan puesto en entredicho -muy en entredicho- la ley de Amnistía, doy por bueno el debate jurídico que puede construirse en torno a ella. Pero de ahí a admitir a trámite una concatenación de querellas por prevaricación, interpuestas precisamente por quienes esconden en el armario o llevan aun la camisa azul con que se vistió la muerte en este país, media un abismo insalvable.
No soy "guerracivilista". Desgraciada o afortunadamente, todavía fui educado en los rescoldos del miedo, en una casa en la que se hablaba en voz baja y en la que se recordaban historias que siguen poniendo los pelos de punta. Pero no soy "guerracivilista". Y cae en el dominio de la injuria que quienes proclaman su indignación estos días pretendan arruinar la democracia o el futuro: A la mayoría les hubiera bastado poder recuperar los huesos de su padre, o los del abuelo, o el tio, o el hermano, mezclados con la tierra en una fosa o en una cuneta. Para otros habría sido suficiente que a los autos de la causa instruída por Garzón, se hubiera unido la certificación de defunción del sepulturero mayor de turno, debidamente cumplimentada con el flamante sello azul del Registro Civil.
Lo que está sucediendo estos días en nuestra casa tiene más que ver con la humillación que con unas ansias de venganza que nunca han existido; por eso precisamente, porque justicia y venganza son dos cosas que no guardan relación alguna; porque me siento obligado a contribuir a que la historia de mi país no se pierda y a que no se desdibuje la acción de quienes nos precedieron; porque no creo en la amnesia colectiva como método de superación de una tragedia como fue el enfrentamiento cainita de los españoles; por todo eso creo que ni Baltasar Garzón ni nadie que haya actuado como él lo ha hecho merezca ser objeto de semejante canallada. Callar es consentir y admitir que nos falta la fuerza...

6 comentarios:

Eques ab Verbo et Spe dijo...

Me borro de verdad. Con la excusa de Garzón, el PSOE está aprovechando la situación, porque ha visto encuestas. Mucho ruido mediático, y metemos, y lo refocicamos todo y lo mezclamos con la Memoria Histórica, con el franquismo, con lo que se nos ocurra. Tapemos los 4.500.000 parados y su tragedia como sea.
Gente gritando muera el PP, las declaraciones hoy de Blanco...Así no, Ricardo. Cabemos todos. Guerracivilismo puro. Frentismo. Váis a mandar a la mierda todo. Así no.

Julia Rosa Álvarez Fernández dijo...

En absoluto estoy de acuerdo con usted Eques; Usted dice que así no ¿y cómo entonces? Paladas de tierra y olvidado el tema.
No soy militante socialista y ayer fui frente al teatro Jovellanos con un pañuelo republicano al cuello, orgullosa de los miles de españoles que murieron defendiendo mi país y a los que no se les ha rendido honor alguno, ni se han retirado las infamias que se dijeron sobre ellos. Más de 70 años rindiendo honores a los caídos por dios y por la patria; y ahora se echan las manos a la cabeza de que los demás queramos rendir honor a nuestros muertos y enterrarlos con los suyos. Mucha hipocresía, mucho querer seguir avasallando. ¡Ya les vale!

Eques ab Verbo et Spe dijo...

Perdón, pero no la conozco de nada para que se dirija a mí de esa manera, le hablaba a Ricardo, desde la franqueza. No me dé lecciones, por favor, que seguramente en mi familia tenga más razones que Vd. para honrar a los muertos republicanos. Yo tampoco milito en el PP, Dios me libre. Tengo militancia en un sindicato cercano a su ideología y he representado, y he ayudado y bastante a los trabajadores/compañeros. Pero eso no me quita de alejarme de posiciones que están llevando a este País de nuevo al enfrentamiento. Quítese la venda, abandone el forofismo y reflexione de como un partido está aprovechándose descaradamente del dolor de las familias por un puñado de votos. Lo dicho, lecciones pocas. Y antes de escribir no catalogue, por favor. Más fraternidad y menos enfrentar a la gente. Y menos odio. Dan miedo.
M.
(PD: Puede llamarme lo que quiera, que por sana educación, de mí no obtendrá más respuestas. Saludos.)

Ricardo Fernández dijo...

Querido amigo:
Yo no creo que mi escrito sea frentista ni lleve al país al abismo, ni contribuya mínimamente a ello. Soy militante socialista y no comulgo con todo cuanto hace o dice el partido en el que milito. No es un secreto para nadie. En cualquier ni dispongo de plena objetividad ni pretendo tenerla. Pero no comparto que se estén tapando x millones de parados. Sí pienso que "otros" tapan su particular affaire, instruído por el juez en cuestión. Porque de ahí viene una buena dosis del ruido mediático. Pero ésa es harina de otro costal que no quiero mezclar con ésta.
Yo no voy a ir a gritar a ningún sitio que muera el PP, no leerás éso en mis textos. Y además lo sabes. Y tengo la certeza de que no se llegará a ver a la gente "en armas" por mucho griterío que se monte. Pero lo que ha sucedido es vergonzante -yo así lo siento- e inexplicable. Siento verdadera vergüenza, como profesional y como ciudadano.
Creo que sabes bien que, si hay que salir de aquí, saldremos los dos a la vez y probablemente con el mismo destino y el mismo medio de transporte...

Ricardo Fernández dijo...

Por cierto, ¿qué dijo Blanco que fuera tan grave?

Julia Rosa Álvarez Fernández dijo...

Hasta donde yo entiendo señor Eques un blog es un espacio público donde todo el mundo puede opinar.