martes, marzo 2

Masona de armas tomar

No debe ser un secreto para quienes siguen habitualmente este blog que no soy un asiduo lector del diario El Mundo. Sin embargo hoy por la tarde, a última hora, supe de la existencia de una nueva referencia en la prensa española a la situación vivida por Olivia Chaumont. Aunque el tratamiento de la noticia revela ciertas inexactitudes, aquí la reproduzco, pues no ha sido publicada en la edición digital del periódico.
---------------------------------------

Una masona de armas tomar.-
Rubén Amón, París
Corresponsal

La logia masónica del Gran Oriente de Francia no acepta la iniciación de mujeres, pero Olivia Chaumont forma parte de ella y desafina en un coro de 50.000 voces masculinas. Hay una explicación: su ceremonia de ingreso en 1992 se produjo antes de que cambiara de sexo.
Chaumont lo define como su período de transición. La ley francesa certificaba su nueva identidad, pero el expediente sobreentendía un problema embarazoso en el seno del Gran Oriente. Podían expulsarla o podían aceptarla como Olivia.
Ha terminado abriéndose camino la segunda hipótesis, entre otros motivos porque la defenestración de madame Chaumont cuestionaba el principio sagrado de la tolerancia y amenazaba con trastornar la estrategia de transparencia iniciada en el Gran Oriente.
Sirva como prueba la reciente inauguracion de un museo de la francmasonería. Se encuentra en la rue Cadet de París, aloja la indumentaria ritual de Voltaire y abre sus puertas sin restricciones porque la "sociedad civil debe conocer la trastienda de la historia de Francia". Es cuanto ha declarado Pierre Lambicchi, gran maestro del Gran Oriente y valedor de la causa de Olivia Chaumont delante de sus hermanos. No ha sido fácil ahuyentar la resistencia ni la ortodoxia, aunque la presencia de un transexual en la antiquísima logia -su fundación se remonta a 1773- no implica que vaya a tolerarse la entrada de mujeres. "El debate tiene que abrirse y me alegra servir de reclamo", explica Olivia Chaumont a propósito de la excepcionalidad. "Creo que es conveniente discutir sobre la apertura del Gran Oriente hacia una realidad mixta o plural. Pero no quiero que se instrumentalice mi caso", aclara la única hermana.
Fue en 1901 cuando la logia francesa debatió por vez primera la apertura a las mujeres. El último escrutinio se celebró en septiembre y arrojó un 58% de votos contrarios.
La masonería es una de las batallas de Olivia. La otra concierne a la defensa de los derechos de los transexuales. Estaban reconocidos como víctimas de una patología mental hasta el pasado 12 de febrero, cuando se rehabilitó a 60.000 congéneres de Chaumont.
"Si la homosexualidad era un tabú, la transexualidad era casi innombrable. Nuestra sociedad sigue llena de prejuicios y estigmas, pero es importante que se den pasos hacia delante. Unos son simbólicos. Los otros son legales", aclara Chaumont.

Lo dicho y hecho

1773: Se crea en Francia la logia del Gran Oriente. 1901: Se discute por vez primera la apertura a las mujeres. 1992: Olivia Chaumont, entonces hombre, ingresa en la logia. 2004: El Gran Oriente tolera la adopción de los cónyuges homosexuales. 2005: Inicia la transición hacia el cambio de sexo. 2009: El Gran Oriente vota contra la entrada de las mujeres. 2010: Olivia Chaumont se convierte en la primera hermana.

*Transcripción de la edición impresa realizada por el autor de este blog.

No hay comentarios: