sábado, marzo 13

La reconquista de los francmasones

He podido acceder a una entrevista hecha a Jean Michel Quillardet publicada en Le Soir hace pocos días. Me ha parecido interesante enlazarla en cierto modo con las afirmaciones de Jean Robert Ragache, recogidas en el apunte precedente. Lo más curioso de todo es que las palabras de Quillardet me las he encontrado un tanto "descompuestas" en una traducción que no me ha gustado demasiado. No ha sido J.M. Quillardet el que ha corregido este texto; ni tampoco quien me lo ha enviado revisado desde París con los conceptos escurridizos ya ajustados: Ha sido un servidor quien ha laborado directamente sobre una parte del trabajo periodístico; y ha introducido algún cambio sensible en la otra para obtener un resultado que me parece de mayor corrección.
Llama la atención en todo caso que, a partir de la "delicada" tergiversación que se ha hecho de las palabras de Quillardet aprovechando la ocasión que brinda una traducción interesadamente mal hecha, hayan sido medios de comunicación ultracatólicos españoles los que han recogido una noticia publicada en un lejano diario belga: Sin duda agitar el fantasma de las "Fuerzas ocultas" debe seguir dando buenos réditos.
-------------------------

La reconquista de los francmasones

MARTIN,PASCAL

Miércoles 17 de febrero de 2010

Unión Europea: La influencia de las religiones sobre los eurodiputados es considerada excesiva.

REPORTAJE

¿Asfixia a las bancadas del Parlamento europeo la esfera religiosa? La pregunta se plantea cada vez con mayor insistencia a medida que los expedientes éticos (aborto, células madre, etc.) son objeto de enfrentamiento entre los partidarios de una Europa laica y aquellos a los que les gustaría que sus convicciones religiosas moldearan la sociedad del mañana. Para algunas organizaciones francmasónicas es el momento de recuperar el terreno perdido.

En 2008, Marcel Conradt, francmasón declarado y ayudante parlamentario de la diputada socialista Véronique De Keyser, denunció (1) el asalto de "las sectas y lobbies religiosos" sobre Europa. Su objetivo: influir en el marco del trabajo legislativo sobre aquellos que tienen en sus manos el poder de decisión, especialmente los eurodiputados. En torno al 80% de la legislación nacional de los Estados miembros se elabora en Europa. El autor describía entonces el trabajo de influencia que ponían en práctica las iglesias, pero también sectas como la cienciología o el movimiento raeliano. Hacía además un llamamiento a la defensa de la construcción de una Europa que dejara a dios al margen de la política.

Posteriormente se acordó otorgar un reconocimiento específico a las iglesias. El tratado de Lisboa les garantiza un diálogo "abierto, transparente y regular" con las instituciones. Reciben el tratamiento de "socios", pero no de "lobbies" que tendrían la obligación de informar acerca del origen de su financiación.

En principio, todo el mundo admite el derecho de las iglesias a plantear sus ideas. El problema para los que defienden la causa laica radica fundamentalmente en el desequilibrio que se va agrandando entre los dos "campos". Marcel Conradt recuerda que la Comisión (Barroso), el Parlamento (Buzek) y el Consejo (Van Rompuy) están presididos por personalidades guiadas por convicciones religiosas. El proceso de ampliación ha introducido en la Unión a países en los que la Biblia vale tanto o más que Voltaire. Países que se suman a Irlanda o Italia, Estados que defienden con celo las tradiciones católicas. El debate reciente sobre la colocación de signos religiosos en los edificios públicos de la UE es una manifestación de esas tensiones.

Los arranques son numerosos: El 3 de febrero, en el transcurso de un debate sobre el diálogo interreligioso en el Parlamento europeo, un ultracatólico italiano próximo a Benedicto XVI, lanzaba un ataque en toda regla contra "una Europa presa de la apostasía", y un "lobbyista" irlandés deploraba que el "derecho a la igualdad prime sobre todos los demás, en detrimen to principalmente de los derechos religiosos".

Al tiempo parece que se ha superado otra barrera, pero en el seno de otra asamblea. Una filtración en el seno del Consejo de Europa ha permitido conocer una evidente voluntad del jefe de la Iglesia católica de pasar de la influencia a la ingerencia. En efecto, en el mes de enero la nunciatura apostólica en Francia no ha dudado en rondar a algunos parlamentarios para obtener el apoyo a uno de los suyos para ocupar el puesto de magistrado en el Tribunal europeo de Estrasburgo. Indignación en los escaños, donde la recomendación pretendida ha sido asociada a las convicciones del "enchufado", no a su capacidad de imparcialidad.

Esta situación lleva hoy a los partidarios del laicismo a querer reconquistar el terreno perdido. Para algunas obediencias masónicas es el momento de desarrollar un trabajo de influencia en el ámbito europeo. "Hay que estar presentes, decir que hay otros modelos de sociedad", señala Conradt.

Los masones pudieron hacer oír en el pasado sus posiciones al presidente de la Comisión europea, pero careciendo de una voz única. Intentan en consecuencia a día de hoy federar sus diferentes corrientes de pensamiento, y también evolucionar a cara descubierta. Una revolución para unas cuantas obediencias acostumbradas al secreto. Así las cosas, por ejemplo, el Gran Oriente de Bélgica ha preferido no responder a nuestras preguntas...

Último obstáculo: la inexistencia de lazos con el poder al más alto nivel político: "No podemos apoyarnos en un Jefe de Estado o de gobierno en el seno del Consejo europeo", reconoce Marcel Conradt.

«Estratégica»

La Federación humanista laica también trabaja en la defensa de los valores de la que es portavoz ante las instituciones, igual que el Centro de acción laica (CAL) para el cual, según su presidente Pierre Galand, «Europa se ha convertido en una pieza estratégica». Galand ve en el trabajo del lobbying "una primera etapa a nivel europeo". Y añade "La laicidad belga, al ser la mejor organizada, es también la mejor posicionada para organizar la laicidad europea y trabajar por el restablecimiento de la separación de la Iglesia y el Estado"

Laicidad frente a confesionalismo. Este combate ha tenido sus equilibrios e intereses. Pero puede conllevar también su lote de sorpresas. Por ejemplo, contrariamente a lo que preveía, el eurodiputado Marc Tarabella pudo ver cómo se votaba por sus compañeros y por una amplia mayoría la parte de su informe "Igualdad hombre-mujer" dedicada al aborto. Frente a un derecho que, según él, se halla en retroceso, se trataba sin embargo de plantear el "libre acceso" al aborto. "No se producía un voto semejante desde 2002" afirma entusiasmado Tarabella, quien ha podido contar con una parte del voto conservdor. Atribuye este resultado "al rejuvenecimiento del Parlamento y a la presencia de un 35% de mujeres". Una "evolución" según él. Y una señal para todos aquellos que ven en la construcción europea el objeto del capricho de todos los dioses.

(1) Marcel Conradt ,El caballo de Troya. Sectas y lobbies religiosos al asalto de Europa. Ediciones del Gran Oriente de Bélgica.

«Las obediencias tienen que hacer política»

Entrevista

Jean-Michel Quillardet ha sido gran maestro del Gran Oriente de Francia. Evoca las características de la metamorfósis que afronta la francmasonería en torno a Europa.

¿Qué relaciones unen hoy a la francmasonería internacional y las instituciones europeas?

En 2008, por primera vez pudimos tener una cita con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso. Allí estaba el Gran Oriente de Francia, la Gran Logia Femenina de Francia, El Derecho Humano y el Gran Oriente de Portugal. Le explicamos que junto a las raíces cristianas, Europa debe mucho a la filosofía griega, romana, al humanismo del Renacimiento y del Siglo de las Luces. También obtuvimos la representación de las obediencias masónicas y de las asociaciones en defensa de la laicidad en el BEPA (NDLR: la oficina que asesora al presidente de la Comisión en el plano político): hasta ese momento no había allí más que entidades religiosas y espirituales. Cuando organizamos el Encuentro Internacional Masónico en Atenas en 2008, Barroso nos escribió un mensaje para decirnos toda la importancia que él concedía a la contribución de la masonería a la historia y a la construcción de Europa. Para nosotros fue un reconocimiento en el marco del paisaje intelectual. Sin embargo, la dificultad de introducir el mensaje laico es importante, las iglesias están todavía muy presentes... Habrá que sostener un gran combate.

¿Con qué medios?

En el Gran Oriente de Francia hemos creado una pequeña estructura que se encarga de la organización de las obediencias masónicas de Europa.

Hoy están uds. intenando federarse, pero tienen dos retos importantes: hablar con una sola voz y abandonar la cultura del secreto. ¿Cómo?

En efecto es difícil federarse ya que hay muchas obediencias que tienen una fuerte corriente espiritual y se mantienen al margen ante cuestiones sociales y, en particular, ante la laicidad. La Gran Logia Naciona Francesa, mejor no nombrarla. La Gran Logia de Francia es un poco tímida. No sé muy bien cuál es la posición de la Gran Logia de Bélgica. Pero a pesar de todo, cuando vemos lo que podemos hacer juntos el Gran Oriente de Francia, el de Bélgica, el de Portugal ... o cuando vemos lo que sucede en Grecia, en la antigua Europa del Este o en el Magreb, en Líbano y en Israel, se puede constatar que la masonería adogmática y liberal representa una corriente bastante importante. Es necesario que las obediencias masónicas hagan política en el buen sentido, y que más allá de las corrientes partidistas sean capaces de comunicar en torno a la laicidad y expresar su desacuerdo con esta o aquella decisión gubernamental o europea.

Algunos de ustedes dicen que la Federación Masónica Europea no es para mañana.

La reunión Masónica Internacional se creó en Estrasburgo en 2007. Las ediciones posteriores se celebraron en Grecia y Turquía. En 2010 será en Portugal. Las obediencias masónicas ya han podido federarse desde este punto de vista. Soy optimista.

¿Cuándo se podrá ver aparecer una oficina que represente en Bruselas los intereses e ideas masónicas?

Creo que llegará un día en el que se creará una delegación general de la masonería y, a partir de ahí del libre pensamiento ante las instituciones europeas. Es posible políticamente. Lo es menos desde el punto de vista financiero, porque tenemos muchos menos recursos que las iglesias.

¿Cuál será su primer combate?

Aparte de la lucha por el laicismo, hay un combate que librar contra el comunitarismo de la sociedad. Europa está influenciada por la concepción anglosajona de las relaciones entre religión y Estado, así como por el multiculturalismo. Hay que imponer la concepción universalista de la Ilustración, que consiste poder aplicar la noción de ciudadano y de ciudadano europeo, antes que la de judío, negro, magrebí, homosexual, heterosexual, etc. Hay que llegar a hacer comprender que lo que nos une es una cierta idea del ser humano distinta de cada una de nuestras pertenencias a un grupo u otro.

No hay comentarios: