martes, marzo 30

Inmigración y humanismo


El Gran Oriente de Francia quiere que "el ser humano sea el centro del problema"

« La Voix du Nord » hace público el resultado del coloquio organizado por el Gran Oriente de Francia en torno a la cuestión "Inmigración y Humanismo", que tuvo lugar éste 27 de marzo en Calais.
Según el relato del diario, los dos temas fueron abordados en una sala habilitada al efecto en el Ayuntamiento de Calais, en el transcurso de un coloquio organizado por el Gran Oriente de Francia. Esta obediencia ha decidido deslocalizar sus coloquios que, con anterioridad, tenían lugar en su sede parisina. Para tratar la cuestión de la inmigración se eligión a Calais "pero no para estigmarizar a la ciudad", precisó Pierre Lambicchi, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia.
"Queremos comprender la situación de quienes están allí" señala, antes de referirse con más exactitud a Inglaterra "que absorbió más de un millón de polacos hace dos años. Allí, en un sólo día, puede encontrarse un alojamiento. Pero si se paga, en dos semanas te echan a la calle. No imprta el momento del año. Aunque haya niños de por medio. Para nosotros el ser humano ha de ser el centro del problema. Antes que nada hay que integrar a las persnoas".
Para preparar el debate, los francmasones han afrontado cinco etapas distintas en Calais. El objeto ha sido encontrarse con los propios inmigrantes, pero también con todo el tejido asociativo. Se han hecho hasta películas que han sido proyectadas entre dos diferentes intervenciones.
El coloquio en todo caso no estaba centrado en la problemática específica de Calais, donde los inmigrantes esperan obtener un pasaje clandestino que les permita cruzar al otro lado del Canal de la Mancha.
Se trataron todas las variantes de migración que afectan a la población. Incluso la de más reciente aparición, ligadas al proceso de calentamiento y cambio climático. "Desde 1981 se intenta controlar la inmigración en Francia. Actualmente, sin embargo, el control de flujos migratorios tiene sur raíz en la normativa europea. Se ha puesto fin a "la jungla" * aquí, y eso está bien, pero lo que hace falta es que ésta no vuelva a reproducirse", señala Pierre Lambicchi, que recalca además el hecho de la presencia del Gran Oriente de Francia en numerosos países del mundo, en especial en los más pobres: "Participamos en el desarrollo de estos países. En Douala, en el Camerún, hemos abierto una escuela de ingeniería. Proyectamos la construcción de una escuela primaria para que estos jóvenes puedena desarrollar un pensamiento libre, ajeno a las sectas religiosas."
Unas doscientas personas se reunieron en el salón de plenos del Ayuntamiento de la ciudad para asistir a un coloquio que se pudo seguir igualmente a través del sitio internet del Gran Oriente de Francia.

*(N.T.: "La jungla" es el nombre con que se ha conocido la reciente acumulación de inmigrantes en Calais, muy criticada en Francia por la deshumanización y el trato vejatorio dado a las personas allí "internadas")

Esta traducción se ha hecho por el autor de este blog a partir de la reseña publicada en GADLU.INFO.