lunes, febrero 22

Estos días azules


Quizá sucedio así. Habían pasado pocos días desde el 22 de febrero. José miró en el bolso de la chaqueta de su hermano y encontró un papel. Escrito estaba: "Estos días azules y este sol de la infancia". Fueron los últimos versos de uno de los grandes poetas que ha dado España.
Había cruzado la frontera del exilio junto con su madre en enero de 1939, y los dos encontraron el final de sus días en aquella Francia ya vestida de invierno y miedo, al igual que el resto de Europa.
Hoy, 71 años después, siguen resonando los versos del hermano que duerme en Colliure.

No hay comentarios: