viernes, febrero 19

A defender el Estado laico

En la red social Facebook Pedro Zerolo informaba hace pocos días de esta entrevista publicada en el diario mexicano "Reforma" el pasado domingo, día 7 de febrero. Con su beneplácito aquí la expongo sin hacer más consideraciones propias que hagan perder el tiempo al lector:

-------------------------

Pedro Zerolo: secretario de Movimientos Sociales del PSOE

"A defender el Estado laico"

El político y activista español asegura que en México la iglesia y la derecha están más activas que nunca para frenar la ampliación de derechos.

El Estado laico está amenazado por el “matrimonio” entre la derecha extrema y la jerarquía de la Iglesia Católica, no sólo en México, sino en todo el mundo, advierte Pedro Zerolo, político español promotor de los derechos de los homosexuales.

En medio del debate provocado tras la aprobación del matrimonio y la adopción legal entre parejas homosexuales en el Distrito Federal, el secretario de Movimientos Sociales del Partido Socialista Obrero Español estuvo en México, en donde pudo constatar que la derecha y la iglesia ejercen una fuerte influencia para evitar avances como los que se han dado en la capital del país.

“Ahora más que nunca hay un matrimonio activo; siempre ha existido un matrimonio de conveniencia entre las jerarquías de las distintas iglesias y la derecha extrema, pero ahora no sólo existe, sino que es activa, están intentando poner en solfa al Estado laico y en este debate en
México se están oyendo cosas que nunca se pensó que se pudieran decir. Un Estado tradicionalmente laico, respetuoso con la diferencia, con la libertad de conciencia, pero siempre muy cuidadoso de que no se intente por parte de algunos imponer su moral a todos, y es lo que intenta la jerarquía de la Iglesia Católica: imponer su moral, sus dogmas y su doctrina a todos”, dice el activista.
Zerolo es concejal en el ayuntamiento de Madrid desde el 2003 y, en paralelo a su carrera política, trabaja como activista. Desde 1997 y hasta 2003 lideró la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, una de las asociaciones de homosexuales más reconocidas, y fue un importante impulsor de las leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2005, tras lo cual él mismo contrajo matrimonio.

En paralelo a la aprobación de los matrimonios homosexuales en la Ciudad de México, en otras entidades del país se están aprobando leyes antiaborto defendidas por la iglesia, ¿cómo se defiende el Estado laico en una situación así?
El Estado laico hay que defenderlo continuamente, porque los de siempre siguen teniendo mucho poder y quieren laminarlo en interés propio para imponer su voluntad, y eso es peligroso. Defender el Estado laico es apostar por iniciativas como las que se están tomando en Ciudad de México. Me preocupa lo que está pasando en muchos estados de México, pero también es verdad que Ciudad de México marca tendencia política y el discurso de futuro que tiene que ver con la diversidad, con el avance social, con la efervescencia cultural y con la prosperidad económica, lo está encarnando ahora mismo la ciudad y su alcalde.

Uno pensaría que el debate por los derechos de los homosexuales está más que superado en Europa. ¿Es así?
No está superado. Es más, quiero poner de manifiesto que en Europa en este momento están soplando aires de racismo, xenofobia, machismo, homofobia, aires verdaderamente preocupantes. Hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de los gobiernos de la Unión Europea son gobiernos o de derecha o de derecha extrema, y gobiernos de progreso, gobiernos socialistas, son los menos. Veo la situación con preocupación y también con esperanza, porque la presidencia española de la Unión Europea inició en enero y el presidente Zapatero apuesta por el desarrollo del Tratado de Lisboa, por la carta europea de los derechos fundamentales, que tiene que ser el germen de la futura Constitución europea.
España se va a convertir en este primer semestre en el primer país de Europa que va a trasponer todas y cada una de las directivas antidiscriminatorias y va a tener la primera Ley de Igualdad de Trato, que va a garantizar la igualdad no sólo en el ámbito laboral sino también en el acceso a bienes y servicios.

¿El gran opositor sigue siendo la iglesia?
Las jerarquías de todas las iglesias, que se han convertido en lastres de progreso, se han opuesto a todo en España y en México. En España salieron a la calle a manifestarse todos los obispos de la mano de los dirigentes del Partido Popular, que son la derecha que representa en México el PAN; cogidos de la mano, exteriorizando un matrimonio de conveniencia que ha existido siempre entre las jerarquías de las distintas iglesias, concretamente de la jerarquía de la Iglesia Católica, y la derecha extrema. Eso es lo que hemos vivido siempre en Latinoamérica.
No sólo se han manifestado contra el matrimonio de personas del mismo sexo, se han manifestado contra la ley de divorcio, contra la ley de identidad de género, la ley de igualdad entre mujeres y hombres, las leyes de interrupción voluntariadel embarazo, las campañas de prevención de VIH, la ley de reproducción asistida. De haber sido por ellos, viviríamos en España en un país completamente diferente al que ha querido la inmensa mayoría de la ciudadanía durante estos 30 añosde democracia.Y en México está pasando lo mismo.
Que se manifiesten como quieran, pero que no llamen conservadurismo a lo que en muchas de sus manifestaciones es homofobia, cuando no machismo o racismo.

¿Cuál ha sido para ustedes la estrategia para vencer la resistencia de las jerarquías y la extrema derecha?
Lo más difícil en mi vida de activista fue convencer a mis propios pares, a mis iguales. Convencer a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de que estaban siendo discriminados y que tenían derecho a ser iguales, porque han sido siglos y siglos de discriminación. Todavía hay grupos que están intentando curar a homosexuales en México. Espero que las autoridades públicas actúen, porque esto va en contra de todos los dictados de todas las organizaciones internacionales que tienen que ver con la psiquiatría y la psicología. Aquí no hay nada que curar, el problema no es ser homosexual, el problema es ser homofóbico; el problema no es ser mujer, el problema es ser machista; el problema no es ser negro, el problema es ser racista.
Hay quienes han crecido creyendo que eran enfermos, anormales, lo peor de la sociedad, porque se lo repetían y se lo repiten todavía; por lo tanto, convencerlos, organizarlos para constituir un movimiento de autodeterminación, para mí fue lo más difícil.
A continuación, generar redes respecto a los colectivos. La clave en España fue ir todos a una en defensa de la igualdad, crear una federación nacional de todos los colectivos, respetando la diversidad del movimiento pero yendo a una, y elaborar un discurso que no sólo ha sido ganador
respecto a nuestros derechos, sino que ha impregnando a la izquierda española y euopea, y llegar de la mejor manera que se puede llegar, convenciendo, sin violencia. Hemos convertido a España en el primer país del mundo que en una sola legislatura reconoce la dignidad homosexual y transexual, reconoce la plenitud de un derecho de los hombres y las mujeres homosexuales y transexuales.

¿Lo hubieran conseguido sin un gobierno de izquierda?
Nunca. Todavía hoy en España la derecha no para de trabajar en contra de los derechos LGTB, ni en España ni en ningún país, porque la internacional de la derecha y de la ultraderecha cada vez tiene más poder y continuamente está trabajando en contra de la igualdad y de determinados derechos irrenunciables. Hubiera sido imposible con el presidente Aznar. Lo que ha hecho la derecha española es intentar que lo imposible siguiera siendo imposible.

¿Cómo colaboraron ustedes con la discusión en México?
Yo he tenido distintos contactos, llevo viniendo a México desde hace varios años, a distintos actos. Luego vine a la conferencia mundial del VIH SIDA en el 2008, he tenido la oportunidad de tener una entrevista con Marcelo Ebrard, y he tenido muchísimo contacto con el movimiento socialista y con los dos partidos hermanos del partido socialista, de la Internacional Socialista que son el PRD y el PRI.

¿Y al PRI lo ves también con ese mismo ánimo de reconocer derechos?
Yo creo que la apuesta de Ciudad de México ha sido una apuesta clara del PRD, una apuesta clara de David Razú, donde ha jugado un papel importante Marisela Contreras y la propia presidenta de la asamblea Alejandra Barrales y también ha sido importante que el PRI haya dejado hacer y no se oponga. Cada partido decide cuál es su papel, lo importante en el avance de derechos y en el reconocimiento de la dignidad es no oponerse, facilitar que leyes como ésta vean la luz.

Al PRI se le critica que deje hacer al PAN en otros estados para la aprobación de las leyes antiaborto.
Yo soy un hombre de izquierda y soy de los que piensan que la izquierda o es valiente o no es izquierda y a mí me gusta pedir a mis compañeros que sean valientes, que en la valentía está el secreto de la igualdad y de la libertad y ése es nuestro sino; por tanto, siempre hay que abrir caminos que amplíen derechos, que reconozcan realidades y que no se opongan a avances que son irreversibles.
Ése es el camino que tengo claro y que desarrollo donde trabajo.

La entrevista fue realizada por Karla Garduño Morán

No hay comentarios: