martes, diciembre 15

Valencia

Estuve en Valencia por primera vez en mi vida en el año 2003. Era Junio. Me traje en la maleta un plato de Manises; cedí mi habitación a un ilustre huésped que no podía conciliar el sueño en la que le habían adjudicado; ejercí de traductor para el Canal 9; y me pasearon con nocturnidad por el casco antiguo de la ciudad. Me lo pasé muy bien, todo hay que decirlo.
El tiempo ha pasado y Valencia, que es el germen responsable de la presencia del Gran Oriente en España, vuelve a ser objeto de mi atención. Se cumple un aniversario remarcable: 30 años de existencia de la Logia Blasco Ibáñez. Un logro en sí en un país en el que las logias suelen caer víctimas del "ya lo hará otro" o del "yo sé más que nadie y te voy a decir cómo se hace", los dos grandes males que afectan a las estructuras asociativas en general y a las masónicas en particular.
En Blasco Ibáñez empiezan a poner en práctica una línea de trabajo ideada hace ya casi dos años y que dará sus frutos a lo largo de los próximos tres meses:
Hoy y mañana, días 15 y 16 de diciembre, se celebrarán unas Jornadas Internacionales bajo el título “Masonería e Ilustración: Del siglo de las luces a la actualidad”.
El Jueves, 17 de diciembre, a las 12 horas, rueda de prensa en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad. Y el mismo día, a las 20 horas, se inugurará una exposición que retoma el testigo de aquella que organizó a principios de los años noventa el Instituto Juan Gil Albert, y que permitió que una modesta parte de los fondos del Archivo de Salamanca, vieran por primera vez la luz y recorrieran una buena parte de España. En esta ocasión se ha logrado algo más: Traer a España una buena e importante parte de los fondos del museo de la francmasonería. El Museo del Gran Oriente de Francia.
Quienes quieran disfrutar de una visita guiada a la exposición podrán hacerlo en enero, concretamente los días 16, 23 y 30.
En febrero, el día 4, de nuevo en la sala de conferencias del museo, se podrá asistir a la exposición de cuatro ponencias relativas a la influencia de la ilustración y la masonería en la sociedad moderna; a la Masonería, ilustración y fe, historia de un desencuentro; a la mujer en la masonería; y a la situación que afecta a la masonería en nuestros tiempos.
También en febrero, pero el día 6, el salón de actos del Museo de la Ilustración de Valencia tendrá lugar un concierto de música masónica. Sin duda, podrá escucharse a Mozart, que servirá de preludio a la cena que tendrá lugar posteriormente y en la que se entregarán los premios Libertad, Igualdad, Fraternidad y Laicidad, instituídos por la Logia.
El domingo 7 de febrero, se celebrará una tenida blanca, esto es, uno de esos excepcionales actos que despiertan alguna curiosidad morbosa, pues se trata de reuniones en las que excepcionalmente pueden participar personas ajenas a la logia y a la propia masonería.
Si bien la exposición se clausurará el día 14 de febrero, cuento con poder realizar un seguimiento de algunas de las actividades y hacerme eco aquí de ellas. Así pues, seguiremos informando.
¡Mucha suerte, Valencia! ¡Suerte y trabajo!

3 comentarios:

Juan dijo...

Gracias Ricardo por hacerte eco, empezamos ayer y de momento todo va segun lo planeado.

Juan dijo...

Para ser tecnicamente justo, lo que te llevaste de valencia no era ceramica, era un "socarrat" que es barro cocido una sola vez y vitrado por la pintura siempre a mano muy sencilla, son los azulejos clasicos valencianos del siglo XV, que aun se fabrican a modo decorativo.

Un gran abrazo.. ya te contare chismes.

Ricardo Fernández dijo...

Anda, fíjate tú que yo creía que el "socarrat" era sólo el "agarraet" que queda en la paellera (y que es casi lo que más me gusta).
Aguardo impaciente por los chismes :)
Suerte y un T.A.F.