sábado, noviembre 7

Salón del libro y la cultura masónicos


De nuevo en este blog vuelvo a hacer referencia a la ciudad de Toulouse. En esta ocasión porque dentro de pocos días -el 21 y 22 de noviembre- será sede del Primer Salón del Libro y la Cultura Masónicos.
Toulouse ha sido escenario en varias ocasiones de actos de toda índole relacionados con la escuadra y el compás. De hecho es una ciudad que entre su múltiple historia atesora un pasado enormemente rico masónicamente hablando. Recuerdo en este momento el cartel de una exposición sobre joyas masónicas y la sede que existe en el centro mismo de la población, en la rue de l´Orient: un ejemplo viviente que ilustra la presencia del Gran Oriente en la ciudad. La calle lleva casi el nombre de la propia obediencia porque en el siglo XIX los terrenos que hoy ocupa fueron adquiridos por los masones tolosanos. Luego se edificó la sede, se enajenó parte del espacio y llegó a alcanzarse capacidad hasta para alquilar parte de lo construído al Ayuntamiento, que instaló allí la Escuela de Música. Las Logias del Gran Oriente se desarrollaron tanto posteriormente, que terminaron por instalarse en las afueras de la urbe, conservándose no obstante la vieja edificación en la que, hace ya muchos años, yo recibí la primera información acerca de lo que era el Gran Oriente de Francia.
Ahora, como decía al principio, va a celebrarse un acto novedoso e importante. El Instituto Tolosano de Estudios Masónicos organiza el primer salón sobre cultura y publicaciones vinculadas a la masonería. Tras la iniciativa, una amplia representación de casi todas las obediencias que conviven en el espacio geográfico francés: El D.H., el Gran Oriente Latino Americano, la Gran Logia Mixta de Francia, la Gran Logia de Francia, la Nacional Francesa y el Gran Oriente.
Se hablará prácticamente de todo: humanismo, historia de la francmasonería de la región, los vínculos con la democracia y con el ideal republicano, el equilibro entre tradición y modernidad en pleno siglo XXI, la presencia de las mujeres en la entidad, la espritualidad, el universalismo, el laicismo, los orígenes del la propia francmasonería. Hay espacio hasta para tener un recuerdo dirigido a la figura de Jean Jaurès.
Creo que en esta ocasión se aprovechará también para presentar un libro editado expresamente cuyo fin es dar a conocer la pequeña historia de las logias del sur de Francia y España ligadas al Gran Oriente. Una iniciativa sobre la que se lleva trabajando desde hace algo más de un año y de la que también quiero hacerme eco, pues creo que la labor de esas logias, algunas dos veces centenarias, y otras como la mía, que apenas acaban de comenzar su infancia, merecen un breve pero muy intenso reconocimiento.

No hay comentarios: