domingo, noviembre 29

La dignidad de los grilletes


Hace varios días un joven de 24 años era detenido y conducido a presencia judicial acusado de haber agredido sexualmente a una niña de tres años, hija de su compañera sentimental, a la que además había provocado graves lesiones. Al hombre se le pudo ver en la televisión custodiado a empellones por quienes le trasladaban, las manos esposadas, desplazándose velozmente y casi agazapado entre los coches estacionados ante el juzgado, probablemente para preservar su integridad física de las iras justicieras que, en casos como éste, suelen hacer causa común y sala de espera ante las empinadas escalinatas de los palacios de justicia.
Un informe médico fue determinante y concluyente sobre la certeza de la existencia de la agresión sexual. La madre de la niña, sin embargo, y el propio detenido, manifestaron en todo momento que la pequeña había sufrido una caída de un columpio mientras jugaba en un parque, a resultas de la cual se había golpeado en la cabeza. Los medios de comunicación, a su vez, se hicieron eco de la truculencia contentándose con añadir a la información proporcionada la consabida coletilla "el presunto autor de los hechos".
La niña falleció a causa de las lesiones padecidas: Pudo escucharse incluso a algún locutor decir que al joven de 24 años se le imputaría la autoría de un delito de asesinato, habida cuenta del fallecimiento de la víctima.
Ayer, por fin, se supo que la autopsia descartaba sin lugar a dudas toda agresión sexual o de cualquier otra índole, corroborando la versión de la madre de la desafortunada niña y del propio reo.
Al margen de la reflexión que a todos se nos puede ocurrir sobre la importancia de la presunción de inocencia en nuestro mundo feliz; o la fragilidad de un sistema embebido en errores humanos ¿alguien ha visto estos días a la Sra. Dolores de Cospedal, o al Sr. Durán Lleida, o a algún tertuliano amaestrado inquietarse por el supuesto trato vejatorio e indigno sufrido por este joven, carne esposada de telediario?
No hace falta que nadie conteste. La pregunta es pura retórica y todos conocemos sobradamente la respuesta: Se vé que en esto de los grilletes no todos somos "iguales ante la ley".

4 comentarios:

Al Kaffir dijo...

No se muy bien que quiere decir con este artículo, bueno, en realidad si lo se, pero no se que quiere comunicar: quiere criticar que solo protestaron cuando algunos de los suyos fueron detenidos por el caso Palma-Arena y que se aprovecharon de un victimismo que ya no les valió como excusa cuando el circo mediático mostró a los catalanes del PSE y CiU enristrados por lo de la operación Pretoria. Nadie se libra de la condena de telediario. A este canario también le ha caído directamente esa pena preventiva, no sea que se fuera a librar de su ración de escarnio público, incluso ya había unos de esos “ciudadanos afectados” que le llamaron asesino y lindezas así. A los políticos, que son personas públicas, viene con su cargo el hecho de que se les pueda considerar dejémoslo en “no muy limpios” y tengan que sufrir calificativos despectivos variados dependiendo del corte político del que insulta. Pero otra cosa es este tinerfeño que, a pesar de lo que la sentencia diga, sufrió y va a sufrir el prejuicio de la sociedad, “porque seguro que algo hizo” y todo por la prisa de los medios en ofrecer sangre fresca a gente que está deseosa de creerse cualquier barbaridad y salir con las horcas y las antorchas a linchar socialmente a cualquier maltratador antes de saber si es cierto o no, o meterle en la cárcel como medida básica para todo el que alguien a acusado de agresión (depende de a quien) sin otro motivo que “por si acaso” . Esa creo que es la lectura que habría que sacar de lo ocurrido.
Pero aquí no es el caso, no importa eso, solo cuenta tirar una piedra al tejado del vecino. Si es así hay que decir que ha quedado muy pobre.

Carlos dijo...

A mi a acudido una empleada de confería Ovetus, ya que no ve su solución a su problema por lo que les remito una carta que pueden mandar por mail a info@confiteriaovetus.com el texto quedaría de la siguiente manera:

Mediante el presente escrito quiero mostrar mi oposición a la sanción de tres días de suspension de empleo y sueldo que se ha realizado a Josefina Alonso (Dependienta de la calle Uria), por haber exigido su derecho a saber que empresa la va a contratar y haber solicitado información sobre las funciones del puesto a desempeñar. Y lo que me parece aun mas grave es la negativa por parte de la empresa a dar entrada a un documento en el que exije se le respete su horario y se le sea entregada una copia del convenio colectivo.

entrada origunal en www.tatoloco1979.blogspot.com

Ricardo Fernández dijo...

Pues lo que quiero decir es que a mí no me parece tan mal que la gente aparezca esposada. Mis clientes llegan siempre esposados al juzgado y nunca he podido quejarme ni el colegio de abogados ha planteado protesta alguna.
Me molesta que se monten estos pollos cuando se trata de políticos. No sé si el PSC armó mucho jaleo, pero sí me quedaron en la memoria las declaraciones de Durán i Lleida, que, dicho sea de paso, me parecieron un tanto desafortunadas. De la sra. Cospedal ya ni hablo.
A este hombre que acaban de excarcelar le han hundido parcialmente la vida... Y nadie ha dicho nada. A nadie le ha parecido anormal que apareciera maniatado...
Considero que no va muy descaminado en su análisis.

Ricardo Fernández dijo...

Estimado Carlos:

En mi opinión no tiene muy bien enfocada la cuestión.

Un saludo,