sábado, octubre 31

Tooulouse, capital del exilio republicano

Ayer recogí en el buzón el último número de "El Socialista", diario interno de comunicación del P.S.O.E. fundado por Pablo Iglesias. Entre sus páginas encontré un artículo que transcribo aquí por su interés. Al menos para mí ha servido para hacer un repaso en el tiempo, en mi tiempo pasado.
¡Cuánto no me he paseado por esas calles tan llenas de una pequeña historia tan descomunal!
------------------------

Toulouse, capital del exilio republicano Autor: José Martínez Cobo

Con motivo del setenta aniversario de la Retirada, la ciudad francesa de Toulouse ha querido recordar la llegada de los republicanos bajo el lema: tolulouse, capital del exilio republicano. El alcalde socialista, Pierre Cohen, no querría conmemorar aquel trágico acontecimiento, preferiría resaltar el impulso positivo que los exiliados aportaron a su ciudad y su incansable lucha por la libertad.

Designar Toulouse como capital del exilio, no es abusivo. En agosto de 1944, después de cinco años de sufrimiento por la Retirada, la clandestinidad y la Resistencia, la liberación de la ocupación alemana permite la explosión de la actividad política de los veinte mil exiliados que entonces se agrupan en la ciudad. Es la mayor concentración de republicanos fuera de sus fronteras. Brotan a la luz pública partidos políticos, sindcatos. Se manifiestan en las calles, plazas, parques... En cines, teatros y salas se multiplican reuniones, mítines, congresos. Sus períódicos, El Socialista, CNT, Mundo Obrero, redactados e impresos en la villa, se reparten por las calles. Se fundan o reanudan sus actividades, organizaciones de solidaridad como la Cruz Roja Republicana, Solidaridad Internacional Antifascista (anarquista), Solidaridad Democrática Española (socialista). Los grupos culturales surgen: el Casal Catalá, los grupos artísticos Iberia, Terra Lliure, Tomás Meabe. Una intensa y en extremo politizada actividad espñaola, invade la ciudad.
Reorganización del P.S.O.E.
Es la época de la reorganización del P.S.O.E. en el exilio. El 24 de septiebre de 1944, delegados representando a 6000 afiliados celebran el primer Congreso del exilio en la sala del Sénechal, donde en noviembre reúne el suyo la U.G.T. Trece Congresos de cada organización seguirán hasta 1974. Once del Partido se celebran en Toulouse, más uno extraordinario. Igual número para la U.G.T. Aquí se reorganian las Juventudes Socialistas de España (J.S.E.) en 1945, y celebran sus comicios en Toulouse hasta 1973. La ciudad ha sido lugar de las esenciales decisiones políticas del exilio socialista. El Primer Congreso realiza una primera renovación que cierrra las divisiones anteriores prohibiendo, tajantemente, cualquier tendencia en el Partido y amarrando fuertemente a la U.G.T. Entre 1945 y 1947 las C.C.E.E. (Comisiones Ejecutivas) del P.S.O.E. y de la U.G.T., en reuniones conjuntas con delegaciones de la clandestinidad, marcan la trayectoria política cara al Gobierno Republicano. En julio de 1947, la Asamblea de delegados departamentales, en la cual participa Indalecio Prieto, propone las bases de una política de consenso con las fuerzas monárquicas y decide la separación definitiva del Gobierno republicano en el exilio. Giro fundamental que resultará definitivo en la política socialista. Las sedes de las ejecutivas siguen en Toulouse hasta la renovación del P.S.O.E. en 1972 con la elección de Felipe González y Alfonso Guerra en el XII Congreso, celebrado en el Cine Espoir de la calle du Taur. La de la U.G.T. la precedió en 1971 con la designación de Nicolás Redondo en el XI Congreso reunido en la sala Léon Jouhaux de la calle Valade.
En el 69 de la rue du Taur, en los locales cedidos por el Partido Socialista francés, se cobijan la Ejecutiva de P.S.O.E, la de Juventudes, la redacción de El Sociaisa, así como las organizaciones loclaes del Partido, de Juventudes y de U.G.T.. Es la "Casa del Pueblo", conocida de todas y todos los tolosanos. En el número 71, adosado tanto física como políticamente, está la sede de la Comisión Ejecutiva de la U.G.T.
Merecido homenaje
La alcaldía de Toulouse ha querido señalar e inmortalizar esta larga presencia y resistencia antifranquista con una placa que fue inaugurada, el pasado mes de junio, por Cándido Méndez y Alfonso Guerra. Es el primer recordatorio de la presencia política de los exiliados, otros seguirán. En estos locales, por los que pasaron Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos, Luis Araquistain, Eduardo Villegas, Antonio Amat, Ramón Rubial durante cerca de treinta años, un puñado de dirigentes van a mantener un Partido y un sindicato en orden de marcha a pesar de los estragos que el tiempo produce entre los militantes. Rodolfo Llopis, secretario general de 1944 hasta 1972, Trifón Gómez, pronto desaparecido en 1952, Pascual Tomás, secretario general de la U.G.T. hasta 1970, Andrés Saborit, José Barreiro, Carlos Martínez Parera, Manuel Muiño, Miguel Calzada, Gabriel Pradal... son figuras, hoy muchas veces olvidadas, a las cuales tanto debe nuestra Democracia.
Pero si Toulouse merece el calificativo de capital del exilio es, también por la importancia y representatividad de las otras fuerzas republicanas.
Los militantes anarcosindicalistas eran los más numerosos. Reorganizados en la clandestinidad bajo la ocupación alemana, participaron en la resistencia. Esto queda simbolizado por una avenida de un parque, señalada con el apellido de Franciso Ponaán Vidal, uno de sus militantes, resistente, asesinado por los alemanes dos días antes de la Liberación. No todos sus congresos o plenos se celebraron en Toulouse, pero sí los primeros y es en esta ciudad donde vivieron la carismática Federica Montseny y su compañero Germinal Esgleas, enterrados en el cementero Repas; José Borrás, José Leiva. La sede de la calle Belfort albergó la organización exiliada hasta hace unos meses. Era el local del Secretariado Intercontinental del Movimiento libertario, así como de las Juventudes Libertarias. En Toulouse se editaba la prolífica prensa libertaria: CNT, Ruta, Solidaridad Obrera... Regulamente celebraban mítines multitudinarios. Su grupo artístico fue el más conocido y activo. En 1959, a su iniciativa, se creó el Ateneo, círculo de conferencias, con biblioteca. Una guardería infantil municipal llevará el apellido de Fedérica Montseny.
Los comunistas, activos guerrilleros, craron en 1944 un hospital célebre, el Hospital Varsovia, que aún existe. Su destino inicial era cuidar a los heridos evacuados del Valle de Arán que habían invadido. En los años cuarenta intentaron mantener una U.G.T. disidente, denominada U.G.T.-Junta Central. Participaban en la Asociación de antiguos militares de la República. Pero en 1950 todas sus organizaciones fueron prohibidas por el Gobierno francés. Desde entonces tuvieron que disimular sus actividades en el sindicato C.G.T. o en el Partido Comunista francés.
Congresos como los del Moviment Socialista de Catalunya, reuniones de Izquierda Republicana, manifestaciones callejeras contra el régimen franquista, no pararon desde 1944 hasta 1975. Es esta intensa, larguísima, intransigente trayectoria que el municipio ha querido ilustrar para los muchos turistas que acuden a la "ciudad rosa". Ha publicado una guía que recoge un circuito de la Memoria del exilio tolosano, editada en francés, castellano, catalán e inglés ¡Las dos primeras ediciones se han agotado en unos meses!
Hoy un muelle del río Garona se llama "Muelle del exilio republicano español". Son muchos los descendientes de esa extraordinaria generación. EN la vida política y cultural de la ciudad suenans sus apellidos. En los cementerios de Pedro Cavado, Repas o Colomiers, miles de tumbas señalan su definitivo exilio, pero su recuerdo sigue vivo en la memoria de la ciudad. Su alcalde lo ha querido consagrar. El próximo mes de diciembre, una exposición reunirá en el madrileño Círculo de Bellas Artes el testimonio de esta Historia.

No hay comentarios: