sábado, octubre 24

Oiga, que desaparezco...

Bertrand Fondu, Gran Maestre del Gran Oriente de Bélgica, acaba de aparecer en una conocida revista belga "Le Soir" anunciando que su organización, considerada hasta la fecha como masculina, no excluye la mixtidad. Un estudio elaborado por un comité encargado del asunto ha llegado a esta conclusión.
La noticia se ha difundido con rapidez. El titular de la publicación, además, entresacado de las declaraciones de Mr. Fondu, no dejaba lugar a dudas. Sin embargo, de la lectura de la entrevista se extrae sin dificultad que la cuestión está abierta en este momento a debate y que no se resolverá de una forma, más o menos definitiva, hasta marzo de 2011. Como dice el propio entrevistado, todavía queda tiempo.
Las reacciones sin embargo no se han hecho esperar. Reproduzco a continuación el argumentario de un miembro de Derecho Humano y del Gran Oriente de Bélgica contrario a la mixtidad. Sí, lo han leído bien y, perteneciendo a Derecho Humano, es contrario a la mixtidad en el Gran Oriente de Bélgica.
Además no se trata de "cualquier miembro de Derecho Humano" o "cualquier miembro del Gran Oriente de Bélgica": la firma corresponde a Marcel Bolle de Bal, que entre otras cosas es profesor emérito de la Universidad Libre de Bruselas y personalidad reconocida y muy conocida en el reino de Bélgica.
Leído el texto de Bolle de Bal sigo preguntándome por qué rechazar a una mujer negra en una Logia es algo digno de ser considerado como racista. Pero rechazar la pertenencia de una mujer sin consideración a más distinción que la peculiaridad de su sexo, es algo admisible, permitido y acorde con la legalidad. Sigo preguntándome por qué esta confusión entre "masonería" y "masonerías", como si todas las organizaciones fueran uno y lo mismo, y todas tuvieran una misma orientación y mecánica de trabajo. Me pregunto también por qué algunos se han querido adueñar -felizmente, sin conseguirlo- del legítimo combate en pro de la igualdad; y no puedo evitar también recordar lo mal tratados que hemos sido muchos, cuando esta cuestión, la de la mixtidad, ha sido usada como arma arrojadiza con un propósito que resulta cada vez más espúreo: el crecimiento a costa de lo que sea y por encima de quien sea.
Les dejo con la palabra Marcel Bolle de Bal, miembro del Gran Oriente de Bélgica, miembro de Derecho Humano:

Mixtidad en el Gran Oriente: Un mito retrógrado
Introducir la mixtidad en el Gran Oriente (N.T.: "de Bélgica") parece ser "jurídicamente posible" según manifiesta el Gran Maestro del G.O.B. Para mí esto es una evidencia indiscutible. Pero otra cosa diferente es si esto resulta deseable. Su interlocutor (N.T.: "el interlocutor de Le Soir , Bertrand Fondu") deja la cuestión abierta. Mi respuesta personal como masón, no sospechosa de machismo o de misoginia (soy miembro de una Obediencia masculina, el G.O., y de una Obediencia mixta, el DH) es claramente negativa. Estaríamos ante una auténtica regresión institucional, no haber comprendido nada de lo que es la esencia específica de la Francmasonería ¿Por qué? Porque una Logia no es el Rotary Club. Una Logia es un lugar particular en donde se trabaja, entre otras cosas, la identidad personal del iniciado, masculino o femenino. Es decir, ésta, la logia, es una estructura sexuada en una gran medida, debilitada a día de hoy de una y otra parte. Mi conclusión: De acuerdo con la feminización de los Rotary Clubs o las asociaciones deportivas, pero para nada de acuerdo con que esto se produzca en las Logias del Gran Oriente habida cuenta de su especificidad existencial. Estoy a favor de la mixtidad en la Francmasonería (que es además una realidad concreta gracias a la cohabitación armoniosa de tres tipos de Obediencias: masculinas, femeninas y mixtas). Feminizar el G.O.B. sería secuestar su especificidad iniciática... Y provocar a la larga la decadencia, es decir, la desaparición de las Obediencias mixtas tales como el Derecho Humano ¿Es algo como esto, irreparable, lo que queremos?

Marcel Bolle de Bal

3 comentarios:

Masonería Mixta dijo...

Solo decirte que Marcel Bolle De ball si es un "miembro cualquiera del Derecho Humano". Solo habla por si mismo y desde su experiencia como miembro del GOB y el DH.
Tanto el GOB como el GOF, el DH o cualquier otra federación de logias tiene sus propias vías y tradiciones. Es verdad que el futuro paso a la comasonería de las obediencias masculinas supondrá una revolución, un giro en todas las estructuras, pero hay muchos que no tenemos miedo al cambio. Por lo menos en el DH cuyo último fin es que todas la Masonería sea mixta, como herramienta de cambio social.
Por otro lado, siento mucho que, como dejas ver, tu lucha por la igualdad te haya supuesto tantas amarguras. Si te vale, te diré que Georges Martin estuvo 20 años batallando hasta que consiguió que parte de la Gran Logia Simbolica Escocesa de Francia le apoyara para crear el DH. Ánimo.

adriano dijo...

Para hablar con cierta propiedad de la masonería mixta, sería deseable tener experiencia en el trabajo de las Logias Mixtas, lo contrario deriva peligrosamente hacia la demagogia. Por otra parte la respetable opinión del H.·. de muchos, Bolle de Val, se inscribe en la conocida corriente de las tres vías. Me parece que él puede opinar también con más experiencia que otros.

Ricardo Fernández dijo...

Bolle de Bal, que no es cualquiera opinando, tiene el mérito, querido Adriano, de decir algo que piensan muchos: Si algo se mueve en determinados sitios, el miedo de otros a ser abosorbidos, a desaparecer, existe. A poco que se viaje fuera de España (y no necesariamente) se puede apreciar ese temor que, además, es utilizado como argumento por quienes quieren que las cosas queden como están.
En lo que a mí me toca llevo ya una larga carrera y conozco las Logias mixtas: no creo que la demagogia se mi fuerte.