sábado, octubre 10

Habrá que ver

Ahora empieza lo bueno. Desde que se ha levantado una parte del secreto sumarial sobre lo que se ha venido en llamar "Caso Gürtel" hay mucha gente nerviosa que se ha ido de puente.
Sí, desde que Mariano Bermejo tuviera que dimitir por idear en una cacería junto a Baltasar Garzón toda esta conspiración, ya se sospechaba que el juez rojo no iba a limitarse únicamente al armario ropero de un presidente autonómico. La mancha de mierda va desde Galicia a Valencia pasando por Boadilla y Majadahonda (que se sepa de momento). Ni el yerno del suegro abdominal de España se ha librado de emitir un desmentido oficial, gesto al que siempre hay que darle la mayor de las credibilidades.
Ya no se habla tanto estos días de conspiraciones, de escuchas ilegales (aunque el Consejo General de la Abogacía Española acaba de mostrar su solemne e indgnado cabreo, porque la policía ha cotilleado las conversaciones entre letrados e imputados en los locutorios de los centros de reeducación en que habitan temporalmente los últimos). Ya no se habla de cacerías, persecuciones e informaciones mendaces... Tampoco se habla de extremidades sobre el fuego... Se dice, por contra, que aquellos que hicieron lo que no debían hacer sufrirán las consecuencias por haber hecho lo que no debían hacer.
¡Cómo cambian las cosas! El río en el que se bañaba Heráclito es nada en comparación con la estepa española.
No obstante habrá que ver. Y digo "habrá que ver" porque para mí lo más grave de todo este asunto no es ni el choriceo, ni la tomadura de pelo de Esperanza Aguirre, que ha dejado contentísimos a los tertulianos con esos tres diputados que no han dejado de ser diputados. Lo más grave es lo que ha sucedido con el Tribunal Superior de Justicia de Valencia, algo a lo que no se le han dedicado, quizás, todas las caricaturas que merece. Sí, habrá que ver... Habrá que ver qué pasa con los señores magistrados De la Rúa & Cía si queremos seguir creyendo que la Justicia no se levanta la venda que le cubre los ojos antes de tomar una decisión ante semejante carta de postres.
¡Bon apetit!

5 comentarios:

Al Kaffir dijo...

No se si es que estoy equivocado o es que no queremos ver algo que encuentro muy grave. Tenemos un caso de unos mangantes, de unos chorizos con corbata de seda, que decía Sabina, que sobornaron a unos niños pijos, soberbios y fanfarrones, un subproducto de lo que era un PP de la última época del periodo Aznar, demasiado confiados como para que se le pase por la cabeza perder las próximas elecciones, que se dejaron adular por el oropel de coches, relojes, dinero, mujeres…vamos…el nirvana del corrupto. Este dinero recibido no era para la altruista intención de financiar el partido sino para forrar bien sus bolsillos. Se le quiere achacar al PP entero estos hechos cuando está demostrado que son solo unos individuos los que se intentaron enriquecer a costa y usando el nombre del partido. Es la tibieza de sus dirigentes para sancionar a los encausados lo que está dando una imagen implicación, al fin y al cabo esos señores estaban hay porque alguien les puso y el sentimiento es que “Si, son unos h. de p. pero son “nuestros” h. de p.”. Luego el PP se desgañita diciendo que les persiguen…no es tal, aunque incluso fuera del partido se está empezando a notar una saña, una intención y unos procedimientos que no son los comunes. Unas filtraciones a medios afines por parte de una fiscalía (la policía que lleva a cabo las pesquisas es distinta en cada caso siendo la filtración siempre al mismo contacto y al juez de bastaría con levantar totalmente el secreto del sumario) que tiene interés en que se conozca los detalles mas escabrosos, unas escuchas en las conversaciones de implicado a abogado que solo se utilizan en casos de terroristas y abogados también terroristas, retirada en los sumarios de partes que resultan desvinculadoras. Es esto lo que me parece mucho mas grave que un caso de choriceo, el que una fiscalía cambie su vara de medir según sea el que esté acusado, capaz de cometer irregularidades con tal de achacar delitos, reales o imaginarios, y luego hacerlo público rápidamente para, si luego no es verdad, al menos dañar la imagen de acusado, capaz de chivar la visita de un juez a una red de extorsión terrorista para que lo encuentre todo limpio y pulido, no se le vaya a enlodar la toga con mierda de faisán. Si esto es así tenemos un problema muy, muy grande.

Ricardo Fernández dijo...

Estimado Al Kaffir:
Yo no veo la cuestión de la misma forma. Es más, creo que ha sido un error tremendo por parte del Partido Popular agitar el fantasma de la conspiración una vez más. Cierto es que tiene un público que se lo cree todo, como todos los partidos políticos. Pero luego está la "masa crítica" que unas veces los vota y otras no. Y me temo que lo de la conspiración y la manía persecutoria puede utilizarse unas veces y otras no.
En este caso no termino de creerme que las escuchas sean ilegales (hay muy poco ruído por el momento pero, como digo en el texto "habrá que ver). Tampoco me acabo de creer o tomar en serio que se retiren cosas del sumario a capricho del Fiscal. Es algo un poco difícil de hacer... Lo que me sorprende es que cale la versión de "forrar los bolsillos" ¿cree realmente que sólo se trata de una cuestión de forrar bolsillos? ¿que sólo se trata de tres trajes? ¿cree que la dimisión tardía del tesorero del PP, que llevaba las cuentas desde que Naseiro desapareciera de circulación, se debe únicamente a un choriceo menor y que el Partido Popular no tiene nada que ver?
La verdad, en su día no me creía las versiones oficiales que daba el PSOE para excusar sus pecados, y ahora no me creo estas.
Si coincido con Ud. en una cosa: Si se llega a poder demostrar que, tanto a nivel judicial (y me refiero al TSJCV) como en fiscalía ha habido amiguismos o irregularidades, éso será lo más grave de todo.

Ricardo Fernández dijo...

Me he expresado mal antes en relación a lo de la manía persecutoria: quiero decir que no se debe abusar de esa excusa y considero que en este caso se lleva mucho tiempo abusando...¡Y ya resulta difícil de creer!

Al Kaffir dijo...

Que si, que si, que llevan mucho tiempo diciendo que viene el lobo y cuando viene no se les cree, pero es que ese lobo existe e incluso los que lanzamos las almohadillas desde el tendido de sombra lo estamos viendo. Yo comprendo que desde su posición como militante del partido socialista no vea más que un poco de ruido y que todo lo que sea zumbarle bien y en todo lo alto al PP aun será poco, pero desde otra perspectiva estoy viendo una peligrosa vulneración de los derechos fundamentales del individuo y un cambio de criterio según la persona que juzga y es juzgada. En el caso Gürtel ese ruido es pequeño, aun, pero por ejemplo lo del Faisan me tiene como que muy preocupado y estamos hablando de la misma fiscalía.

Ricardo Fernández dijo...

Querido Al Kaffir, le confieso que la militancia en el Partido Socialista no me invalida tanto como se pudiera pensar. He estado a punto de coger el carnet y meterlo en la trituradora del despacho un montón de veces y si no lo he hecho todavía es probablemente por la memoria de algún familiar, que todavía me pesa, y por el ejemplo de algún buen compañero y amigo, que me retiene.
Le diré que en su día no me creí las explicaciones del Sr. Guerra y que me resultaron vergonzosas hasta extremos difícilmente digeribles las excursiones al penal de Guadalajara.
Y le diré que ayer pensé en mi padre y mi madre, que se mataron a trabajar y no pudieron compartir con el Sr. Villa el honor de recibir una medalla al mérito del trabajo.
Y no seguiré diciendo.
Afirmado lo anterior, traumatizado todavía por la malísima comparecencia de Rajoy, creo que la contaminación del poder judicial en este asunto es algo gravísimo. Otra cosa diferente es lo de la Operación Faisán, que ha sido tratado por algún medio de comunicación de una forma que no entiendo: Un Fiscal puede retirar la acusación porque tras tres años de instrucción no existan pruebas suficientes. Es algo que sucede todos los días. Lo que me sorprende es que no exista una acusación particular o un intento, al menos, de personarse. No es tan difícil y lo sabemos. Hay por ahí una organización ultraderechista que ha logrado que Baltasar Garzón declare como imputado.
En el tema Gürtel sucede algo similar. Es lógico que quienes están siendo investigados intenten defenderse por todos los medios: descalificando las escuchas, insinuando que éstas son ilegales, denunciando una conspiración, acusando al Ministerio Fiscal de que éste retira pruebas de los autos... Pero todo eso es difícil de creer ¿Cómo va a retirar el Fiscal pruebas? Desde que se practica una diligencia queda incorporada; además hay un juez de instrucción que supervisa todo el procedimiento... No sé. Me cuesta creerme la versión de "los imputados" y no exactamente porque sean del PP -aunque he de reconocer que ese dato sí me influye-.
Buena tarde.