sábado, octubre 17

Entrevista a Pierre Lambicchi


Mis padres se conocieron al poco de celebrarse los famosos XXV años de paz. Formando parte de aquello que se denominó exilio económico, se fueron a Francia, a la ciudad de Metz, que está al borde de la frontera con Alemania y muy cercana a Sedán, donde Bismarck se merendó al chulo de Napoleón III. Faltó poco -un mes, más o menos- para que un servidor naciera allí y gracias a esa ciudad el viento de Francia entró en mi casa. Quizá por este motivo, cuando leí en la prensa de hoy la noticia que transcribo, me animé a traducirla y publicarla.

Así pues, ejerciendo de vocero de lo que va acontenciendo y se expone en los medios sobre el Gran Oriente, reproduzco aquí lo que acaba de aparecer en el diario Le Republicain Lorrain, no realizando mayor comentario más que resaltar la referencia a los "impedimentos administrativos" que afectan a algunas personas en nuestra organización. De la entrevista pueden extraerse más conclusiones, pero ese ya es un dominio exclusivo de cada uno de los lectores. Yo no digo nada: por mis venas también corre sangre gallega y en este momento me encuentro en mitad de la escalera. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Por cierto, agradeceré mucho que si alguien tiene interés en publicar el texto en su blog o página, indique la fuente al menos de la traducción. No se trata de la propiedad intelectual, que no se reivindica, sino de un sencillo buen gesto que no cuesta nada y que, en cierto modo, reconforta tras dedicar una hora de la tarde de un soleado sábado de octubre a este menester y no a otros más ociosos.

--------------------------------

El Gran Oriente: La mixtidad en estado de suspensión

Pierre Lambicchi, gran maestro del Gran Oriente de Francia, evoca los debates existentes en las logias con ocasión de su desplazamiento en el día de hoy a Metz.

¿Cuál es el fin de su visita a Metz?

Pierre LAMBICCHI: "Pues vengo a encontrarme con las autoridades de la ciudad, pero también a encender las lueces (inaugurar) de una nueva logia, "República, escuela de fraternidad", inscrita de pleno en la línea seguida por el Gran Oriente de Francia, que propone una fracmasonería capaz de atender a la vez el plano espiritual, valiéndose de la utilización de símbolos, y de reflexionar sobre las grandes cuestiones que afectan a la sociedad, todo ello en el marco de un ritual que favorece un debate fecundo."

¿Sobre qué cuestiones trabajan ustedes?

"Hemos participado en la revisión de la legislación sobre bioética y acabamos de publicar el libro blanco sobre la dependencia, que plantea interrogantes sobre la manera de conciliar el fin de la vida, la dignidad del ser humano y la libertad de conciencia. Planteamos también una reflexión sobre los lazos que deben existir entre el ejército y la Nación, la inmigración y la ciudadanía. Hace poco que hemos expuesto nuestra posición en torno al sistema penitenciario, a la necesidad del desmantelamiento de lo que se ha venido en llamar la "jungla" de Calais... Si quiere, hacemos política escrita con una gran "P" mayúscula, defendiendo la democracia (N.T.: "la República" en la dicción literal del texto original) y el laicismo."

La designación de Jean Sarkozy a la cabeza del Epad (organismo de gestión de la ciudad de negocios La Défense, en París) ¿viola el principio de igualdad democrático? (N.T.: "republicano" en la dicción literal del texto original).

"Éste, sin embargo, es el tipo de debate que nos prohibimos en logia."

¿Cuál es su posición ante la crisis?
"La crisis que atravesamos en este momento es moral y finaciera. Hemos olvidado que la economía debería estar siempre supeditada al servicio de los seres humanos, y que no se trada de una carrera desenfrenada hacia el beneficio. Parafraseando a Rabelais diría que ciencia sin conciencia no es otra cosa que la ruina del alma, y también del ser humano.

¿Crecen mucho?

Hay una gran progresión en las candidaturas a las que damos trámite: Un diez por ciento en el último año.

El debate sobre la mixtidad divide sus logias. El Gran Oriente continúa sin admitir mujeres en su seno...

Bueno, eso no es del todo exacto. Las mujeres no pueden adherirse al Gran Oriente desde una perspectiva administrativa, eso es un hecho. Pero reconocemos su iniciación en otras obediencias con las que mantenemos estrechas relaciones. Recibimos a las hermanas en nuestras logias, comparten nuestros trabajos y participan en las mismas ceremonias. Aunque la cuestión de la mixtidad no esté resuelta, deseo que los hermanos y hermanas puedan encontrarse en el cuadro de una cooperación para que, juntos, podamos continuar con el combate por la defensa de los Derechos Humanos, algo que es universal."

Entrevista realizada por Nicolas BASTUCK.

2 comentarios:

A. Requena dijo...

Este señor Lambicchi es un impresentable.
Al autor del blog, que parece que tiene la cabeza un poco mejor amueblada y es, al menos intelectual y aparentemente más honesto: En Francia ¿se creen esto del "impedimento administrativo"?
¿O están tomándonos el pelo a todos?

Ricardo Fernández dijo...

Al. Sr.Requena:
Yo creo que cuando se toma una decisión, está bien fundamentada y no es reveladora de contradicciones, no debe existir ningun temor a hacerla pública, ni debe padecerse tampoco un sentimiento de vergüenza. Mucho menos deben buscarse respuestas como esta del "impedimento administrativo". En fin procuro ser honesto en mi vida cotidiana y creo que sí, que nos toman el pelo, y que hay muchos que se encuentran cómodos con esta explicación. Felizmente hay una mitad que sabe que esto del impedimento administrativo es un cuento para evitar periodistas, y no se lo cree.
Y para colmo el pecado es general: no se libran de él ni muchas organizaciones mixtas.