sábado, agosto 1

Jovellanos

Decía el escritor gallego Álvaro Cunqueiro a propósito de la violenta desaparición en Ribadeo del Marqués de Sargadelos en 1809, que con su muerte se apagaron por siglos las tímidas luces de la Ilustración española. Si esto es así, hay que lamentar siempre que el Siglo de las Luces tuviera en nuestra tierra tan corta vida; pero al menos hemos de reconocer que en ese breve período de tiempo de nuestra historia, hubo instantes en los que sí pudo apreciarse con especial intensidad el brillo de la razón.

El 6 de Agosto de 1811 Jovellanos regresaba de su exiilio a Gijón con muy distinta fortuna a la del Marqués de Sargadelos: cuenta alguna crónica que los vecinos recibieron al desterrado con gran alegría y que hasta repicaron las campanas.


Jovellanos encarna la representación por excelencia de la Ilustración española. Son muchos los nombres que forman parte de esa experiencia tan tristemente breve, pero Gaspar Melchor de Jovellanos ocupa un espacio de especial relevancia por su trayectoria vital y por su aportación intelectual.


Asturias sigue recordando a este personaje cada 6 de Agosto. Y la Logia Rosario Acuña participará un año más al homenaje que a mediodía de tal fecha se hace en Gijón, ante la estatua levantada en honor de Jovellanos: Me hago aquí eco de todo ello.

1 comentario:

Pedro dijo...

Hola.

Me gusta mucho hacer artículos sobre personajes históricos que suelo colgar en mi blog.
Me ha sido muy grato ver el de Jovellanos, aunque pertenece a una época algo anterior a la que yo toco.

Un saludo.