viernes, junio 19

Esperanza Roy

Sí es cierto que soy un poco mitómano. Para qué lo voy a negar. En mi despacho hay una foto con Paul Bocuse y unos muy buenos amigos, que es para mí la representación gráfica de un sueño muy lejano, casi perdido en la niñez (y no estoy exagerando). También hay un bote de cristal con arena de la isla de Córcega y una piedra proveniente de la misma isla, lugar de nacimiento de Napoleón Bonaparte, uno de los juristas más prácticos de todos los tiempos.
Ayer, por pura casualidad, en una sidrería muy cercana al Teatro Campoamor, apareció Esperanza Roy, toda una figura del teatro y la revista españoles que está por Oviedo participando en el Festival de Zarzuela. La foto con ella y mi amiga bonita fue inevitable, aunque todo hay que decirlo, fue la propia Esperanza Roy la que tuvo la amabilidad, el remango y decisión de dejar la cena y ponerse ante el objetivo.