martes, junio 2

Congreso de Abogados del Turno de Oficio en Gijón


A lo mejor -es muy probable- hacer referencia a la celebración de un Congreso de Abogados del Turno de Oficio en este espacio, no resulta muy acertado. Pero habida cuenta de que mi blog jurídico no termina de arrancar, y de que ésta no sólo es una memoria masónica, sino también social; y tomando en consideración asimismo el hecho de que a uno le han hecho tragar alguna que otra cucharada sopera de amargura a cuenta del Turno de Oficio, y que ya se le hace insoportable el silencio, he decidido finalmente hacerme eco de la celebración en Gijón, los próximos días 12 y 13 de Junio de 2009, del Primer Congreso de Abogados del Turno de Oficio del país.
Quien quiera tener más información puede acceder a la página correspondiente pinchando en el enlace. También puede visitar el hueco que los compañeros de profesión ocupan en la red con el nombre El Patio de mi Colegio.
Por mi parte, al escribir estas líneas, no puedo evitar acordarme del señor Decano y de los que le acompañan, que no han hecho nada y no hacen nada perceptible por dignificar la situación de quienes hemos trabajado en el Turno de Oficio durante muchos años, y que ya no lo hacemos. Cómo olvidar también aquí a los padres y madres de la brillante idea de convocar una huelga de celo absurda, imposible, inútil y para colmo y chanza, dentro de su inutilidad, declarada ilegal por el Consejo General de la Abogacía. Cómo olvidar además a los compañeros y compañeras, diez, veinte, treinta -me da igual-, que ejercieron su derecho al trabajo a costa de los que nos plantábamos en el camino para lograr una mejora que alcanzara a todos. Sí, cómo olvidarse a estas alturas de tanta lealtad, rectitud y solidez de principios.
En el fondo, lo que sucede y ha sucedido con el colectivo de Abogados de Gijón no es más que un reflejo de la historia de siempre: un cúmulo de miserias sobre las que se levanta todo, para que luego llegue alguien y te diga: ¡Heredarás la Tierra! Y te das cuenta de que no heredas nada sino un mar de mal olor que se transmite de generación en generación de forma inevitable, como una costumbre instintiva asentada en el código genético de cada criatura.
Tampoco nos hemos librado en este caso de los guiños totalitarios: El Congreso en cuestión, al que en principio asistirá la Alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, no ha sido visto con buenos ojos por la dirección colegial, que aprecia incluso -hay que sorprenderse, por no decir otra cosa- que puedea existir confusión para terceros en torno a la entidad convocante.
Son muchos los ponentes que intervendrán; y también muchos los compañeros y compañeras dedicados a la abogacía en distintos puntos del país los que apoyarán esta iniciativa que, ante la nula voluntad de quienes tienen el culo acomodado a la medida de las sillas, soñando con que un día serán las reinas de la colmena, no pretende más que dar a conocer qué sucede con el Turno de Oficio y qué es un verdadero servicio público.
Personalmente me niego a dar el brazo a torcer y no volveré a darme de alta en el Turno (como se viene pidiendo en la correspondencia oficial) sin que se haya obtenido aquello que se pretendía en un principio -y sobre lo que ya escribí en este espacio-: básicamente retribuciones justas, reconocimiento del beneficio de justicia gratuíta a quien verdaderamente lo necesita, y cobertura sanitaria para los profesionales en el ejercicio de un servicio público. Ésa es la decisión que he tomado y que probablemente no me lleve a nada. Me da lo mismo: Creo es un comportamiento obligado y consecuente en alguien que no cree en el "gratis total" para sostener la existencia de un servicio de atención ciudadana; y que considera a la Justicia como un pilar de la democracia misma, un Poder fundamental del Estado, y no una máquina de tortura para los justiciables o una burla indiscriminada para quienes ejercemos la abogacía.

1 comentario:

Reyes Martell Gonzalez dijo...

Hay compañero no sabes como te entiendo!!! Aqui las cosas son del mismo color y olor, pa que nos vamos a engañar, y te lo dice una que solo se dara de alta en el Turno de oficio cuando se convierta en lo que realmente deberia ser: Un servicio publico que garantice el acceso a la justicia de TODOS los ciudadanos en condiciones de equidad. (otra cosa sera el resultado de ese acceso a la Justicia, que es otro tema del que tambien se podria hablar largo y tendido)
Un besote enorme y un abrazo mas grande todavia