jueves, marzo 26

Socialistas cristianos

El cardenal Antonio María Rouco Varela, consciente de la elevada representatividad que la militancia y simpatizantes socialistas tienen en la vida política del país, ha decidido respaldar la creación en el seno de las parroquias españolas de colectivos formados por católicos votantes del Partido Socialista Obrero Español.
Dicen fuentes autorizadas de la Conferencia Episcopal que no puede discutirse la importancia que el colectivo político en cuestión tiene en la vida nacional, con un amplio respaldo electoral -más de once millones de votos en los últimos comicios generales- incluso en sus horas más bajas; que existen comunidades autónomas y ayuntamientos que no han conocido en treinta años de democracia otro color político, con la salvedad de breves relevos en algunos casos. Continúa el portavoz de los obispos españoles señalando que no puede haber mejor cosa que abrir estos espacios de diálogo, reflexión y trabajo para dar cabida a las voces que dentro del socialismo español, tienen una percepción del estado de cosas muy diferente a la línea mantenida por la dirección del partido, que puede extraerse de las comparecencias que los cargos orgánicos y jerarquía hacen, por ejemplo, a la finalización de las reuniones de cada Comité Federal.
Concluyó su intervención monseñor Martínez Camino congratulándose por el hecho de que esta combinación de sentimiento religioso y político, contribuirá al fomento de los espacios que cobijan la libertad de conciencia, y a la construcción de una sociedad más justa y laica, pues "no debe olvidarse -señaló el prelado- que el mensaje de Cristo y la doctrina socialista, mantienen a lo largo de la historia una gran proximidad".
Hasta aquí todo es broma. El texto anterior podría ser una feliz ocurrencia y una buena inocentada en otra época del año. Pero sin embargo algo hay de cierto aunque en otra dimensión: En mi tierra la Federación Socialista Asturiana acaba de darle el espaldarazo al grupo "Cristianos Socialistas", incorporándose a una corriente "guay" que se consolida en otras agrupaciones y federaciones nacionales. Remarco lo de "cristianos socialistas" y no "socialistas cristianos", que debería ser la denominación adecuada desde el punto de vista de la corrección política.
¿Cómo creer en la defensa del laicismo cuando se entremezclan dos hechos tan dispares como el religioso y el político?
Milagros del socialismo moderno.