domingo, octubre 12

La Charente Libre y la injusticia de los 169


Habrá quien piense que revelo alguna información reservada o que ha de ser manejada con discrección. Ni muchísimo menos: La información es poder y me limito a traducir esta noticia que aparece en un periódico que ayer podía leer todo el mundo. Un diario que en principio no es hostil y que describe muy bien lo que acaba de suceder -lo que está sucediendo- en el Gran Oriente de Francia. Dolorosa situación en mi opinión. Lamentable e injusta. Triste y reveladora del pánico que puede provocar la leve distancia de once votos en una Asamblea. Sin más comentarios por vergüenza ajena pero con mi solidaridad y compromiso hacia los "169" ultrajados.

Artículo de La Charente Libre publicado en el día de ayer:


La guerra de la mixtidad se reanuda en el Gran Oriente de Francia

169 Masones podrán ser suspendidos por la Justicia Masónica del Gran Oriente de Francia por haber iniciado mujeres en sus logias.


La Guerra de la mixtidad entre los masones del Gran Oriente de Francia (GO) vuelve en todo su esplendor con la amenaza de "suspensión" de 169 "maestros" de las cinco logias que iniciaron las mujeres.

En la "Convención" (Asamblea General) del pasado mes de septiembre, la controversia pareció calmarse, los "Hermanos" decidieron reenviar el asunto a la próxima Convención de 2009, para plantear un debate "en las logias soberanas" antes de "afrontar una votación final sobre las cuestiones relacionadas con la mixtidad".

La idea de la mixtidad avanza en el GO. En el último Convento, el 49% de los delegados de los talleres que representan a los 48.000 miembros de la obediencia, se pronunciaron a favor de la libertad de iniciar a las mujeres. Además el GO no ha establecido nunca una prohibición, ni en su reglamento general ni en su constitución, aunque existe desde su fundación una práctica exclusiva de iniciación masculina. El anterior Gran Maestre, Jean-Michel Quillardet, llegó a reconocer que la posición de la Orden no sería defendible frente a una acusación por discriminación en un juicio "profano", motivo por el que trabajó para proteger a la principal obediencia francesa, tratando de evitar la apertura de un conflicto.

Las logias conminadas a excluir a las "aprendizas"

Sin embargo, desde la elección de un nuevo Gran Maestro, el 4 de septiembre de 2008, las cosas han vuelto una vez más vinagre. Pierre Lambicchi, un cardiólogo de Marsella, defiende, con la aparente unanimidad del Consejo de la Orden, una medida más radical que su predecesor. Después de una infructuosa reunión a principios de octubre, durante la cual cinco logias fueron conminadas aexcluir durante un año a las mujeres "aprendizas" recientemente iniciadas así como a renunciar a cualquier nueva iniciación femenina, el Consejo de la Orden pasó a la 'ofensiva.

Cada uno de los 169 "maestros" de las logias concenidas ha recibido una carta certificada para comparecer el próximo 17 de octubre ante la Justicia Masónica. Los "169" recibirán probablemente la notificación de su suspensión inmediata, sin posibilidad de apelación, llevando aparejada la privación de todos sus derechos masónicos, su exclusión, el cierre de facto de sus logias y la prohibición de participar en el debate previsto. Frente a esto, una petición circula ya por las logias para pedir el pleno respeto al debate sobre la mixitidad, para que éste pueda desarrollarse "con serenidad" y sin que ningún "hermano" se vea excluido.

Un pulso que Pierre Lambicchi considera "lógico" y que ha dicho estar dispuesto a afrontar tranquilamente. En una entrevista con el sitio web "Rue 89", el Gran Maestre acusó a los 169 maestros "de practicar proselitismo". Señala también que no le tieene miedo a la justicia ni a la prensa, subrayando que "la Masonería no es un club de petanca". A pesar de eso, el Gran Oriente de Francia es una entidad sujeta a la ley de asociaciones 1901, sometida a las leyes de la República, que prohiben la discriminación de género en particular.

"No tengo miedo, porque somos una asociación sujeta a la Ley de 1901 y a la vez una obediencia masónica con una forma de crecimiento basada en la iniciación. Además, si los hermanos recurren a la justicia profana habrán traicionado su juramento (el del secreto). No obstante esto, los "hermanos" afectados se encontraron al retirar en correos el sobre que iba destinado a ellos, con que éste llevaba el remite del GODF ¡lo cual ha supuesto revelar públicamente su pertenencia la organización!

Con este asunto, el credo masónico según el cual el iniciado es "hecho un masón libre en una logia libre" lleva plomo en las alas, corriéndose además el riesgo de reforzar la imagen de una masonería retrógrada y sorda a las evoluciones de la sociedad.

3 comentarios:

Rosa Mutábilis dijo...

¡Qué pena de alas con plomo! Nunca podrán volar alto.

Ricardo Fernández dijo...

Ni alto, ni bajo... Así no volarán nunca.

rafael armingol dijo...

Cuanto siento tener que comentar a lo dicho por el Gran Maestre, que al parecer, la Masonería sí es un club de petanca, mascullino, claro. De otro modo sería imposible la discriminación por razón de sexo que se practica.