martes, octubre 21

Fosos, hoyos y agujeros


Negras tormentas agitan los aires todavía. Nubes oscuras nos impiden ver aún. Siguen cayendo relámpagos y todavía se escuchan, alejándose, los truenos de los 169; pero parece que, de momento, no hay incremento en el volumen de los decibelios y que las cosas empiezan a entrar dentro de una rutinaria anormalidad.
Agradezco enormemente este descanso en la labor de traductor y explicador del entuerto, y vuelvo, en lógia consecuencia, a tornar la vista hacia las glorias y miserias patrias en el día de hoy, cuando, alocados y enseñando las uñas, los secretarios judiciales han decidido hacer una "güelga" de tres horas de duración. Y los jueces, coincidiendo por pura casualidad, se han juntado a deliberar para acabar, después de mucho pensar, pariendo un ratón. Dejémoslos guerrear con Bermejo y vivir este sueño de insurrección proletaria y corta duración.
En los últimos días España ha ocupado portadas en los medios de comunicación internacional a cuenta del auto del juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, que se declara competente para conocer de un delito contra la humanidad, de los declarados imprescriptibles, con una serie de consecuencias implícitas entre las que hago referencia especial a dos: La posibilidad de dirigir el proceso penal abierto frente a los "responsables" supervivientes de la orgía de sangre. Y la orden de apertura de trincheras, hoyos, fosas y similares, entre las que destaca la del barranco de Víznar, en Granada, y en la que parece que arrojaron, junto con un maestro y dos banderilleros anarquistas, a Federico García Lorca tras pegarle al cadáver un par de tiros en el culo, para que aprendiera por maricón, según declaraba luego orgulloso un macabro falangista y asesino por los cafés de la Granada de orden y misa diaria.
La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha recurrido la resolución: No existe delito contra la humanidad sino supuestos concretos e individualizados de asesinato (luego la competencia no es de la Audiencia Nacional sino de los Juzgados donde radiquen los macabros hallazgos o se produjeron las ejecuciones); se ignora por el Juez la ley de amnistía con la que se pretendió en la recién recuperada Democracia pasar página; y la normativa aplicada por el Juez Garzón fue creada para atender las "necesidades" planteadas en 1948 con los procesos de Nüremberg, motivo por el cual no sería aplicable a lo que sucedió en la Guerra Civil, por aquello de la irretroactividad de las leyes penales.
Sea como fuere el recurso va para largo; y se supone qu el retardo dará para abrir alguna que otra zanja. Lo que ignoro es la utilidad -yo siempre tan práctico- que tendrá todo esto si, finalmente y como parece, cae el inevitable jarro de agua fría en forma de estimación de la impugnación hecha por la fiscalía. La llamada ley de memoria ya prevé la posibilidad de que las familias afectadas puedan recuperar los restos de sus seres queridos y antepasados; por eso, en el paso de Garzón, con las consecuencias mediáticas incluidas, algunos han visto la posibilidad de sentar en el banquillo a aquellos "responsables" de los hechos o, simplemente, de amargarles el final de sus días rodeándoles de un enjambre de notificaciones y abogados. Me temo que no podrá ser.

5 comentarios:

Recull sobre Maçoneria dijo...

Estoy de acuerdo con tu opinión, la valentía de Grazón se lo merece.

Por fin se abrirán las fosas del silencio.

TAF

Jordi

Mi blog:
http://maconeria.blogspot.com/

Al Kaffir dijo...

Ignoro que es lo que Garzón busca: ¿Fama?¿Controversia?¿Desviar la atención de otros temas? Entiendo y comprendo como justo que se quieran recuperar los restos de las fosas para los seres queridos que deseen tenerlos donde quieran, pero querer procesar a los responsables me parece una memez. ¿Intenta demostrar que los crímenes de unos eran mas crímenes que los de los otros? ¿A quien satisface esto, aparte de al ego del juez Garzón? Yo creo que a nadie directamente afectado. El esa misma regla mandemos un requerimiento a Sarkozy exigiendo el parte de defunción de Napoleón por los fusilamientos del 3 de Mayo de 1808. O al presidente italiano por los de los consules de cuando las guerras cántabras. Bastante problemas hay ahora como para volver a agitar la caja de los truenos haber que sale ahora. Intentamos pasar página para avanzar. Si seguimos volviendo al pasado jamás avanzaremos.

Rosa Mutábilis dijo...

Para nada estoy de acuerdo con usted Al Kaffir. No conozco al Sr. Garzón, no sé cuáles son sus intenciones, sólo sé lo que dice la prensa. No entiendo que interés puede tener ese juez en tratar de distraernos de “otros temas” ¿qué o cuáles temas? ¿en qué le beneficiaría a él esa distracción?
Me da igual que se llamen Garzones, Gates, Onassis… ni los motivos que tengan, me da igual que su ego sea del tamaño del océano, si son capaces de reparar una injusticia lo que menos me importa es cómo se sienten ellos ni en qué les va a beneficiar ese “sentimiento”; si su autoestima crece y crece y crece, pues allá ellos… cada uno busca su levadura, a su manera. ¡Ojalá un puñado de archimillonarios la buscasen tratando de erradicar el hambre, el sida, la esclavitud, la violencia de todo tipo… a mí me da igual lo que ellos sientan, lo que me importa es lo que ellos hacen y ya que no lo hacen quienes deberían bienvenidos todos los que lo intenten.
Y en este caso Al Kaffir ¿cómo puede usted comparar las heridas, que aún sangran, con heridas antidiluvianas?
Me suena a “caridad cristiana” eso de que nos “permitan” desenfosar a nuestros muertos. Perdón, llega muy tarde (si es que llega) el desfosamiento, demasiado tarde, toda justicia tardona ya no es justicia, es sólo migajas de justicia, me sorprende que alguien tan culto como usted y a quien yo me imagino no insensible se ponga del lado de los “ofendidos” por la “sepultura digna” y por la “condena digna”. ¿Cómo puede usted comparar a los muertos de ambos lados? Unos son mártires (hasta canonizados por la santa madre iglesia, claro que también tiene mártires en el otro bando, pero a esos no los canoniza), honrados, santificados, sus nombres venerados a las puertas de las iglesias… los asesinos republicanos han sido juzgados, excomulgados, matados física o socialmente o de ambas formas. La familia de los enfosados tuvo que aguantar años y años la convivencia con los asesinos de sus seres queridos, tratarlos como a héroes para únicamente sobrevivir, cruzarse con ellos en la misma acera y además bajar la cabeza, porque la soberbia de los vencedores duró muchos, muchos años, perdón, aún dura. Tengo una amiga, una querida amiga, anciana ya; fusilaron a su padre, a ella alguien le dijo que estaba en El Sucu, durante muchos años ni siquiera podía ir a la fosa a dejar flores el 1 de noviembre porque vigilaban a quienes se acercaban por allí ,(fosa que en El Sucu logró Doña Rafaela-allí estaba su hijo- dignificasen un poco con unas lápidas, tras años de lucha -hasta fue a ver al Papa-) . Al lado, al otro lado del muro estaba lleno de flores, se rendía culto a los otros muertos. ¿Cómo puede igualar, Al Kaffir, a todos los muertos? Mi amiga tiene un problema de salud, vomita, vomita desde que era niña, ella dice que es del asco de vivir en aquella dictadura. Tuvo que vivir la mayor parte de su vida viendo como despreciaban a su familia, como las llamaban “rojas”, como las trataban como si su padre hubiera sido un delincuente, y su padre era un honrado alcalde republicano. Ella y muchos como ella tienen todo el derecho del mundo a que se declare legalmente culpables a los responsables del genocidio, a los otros, a los otros asesinos de los que usted habla los declararon culpables sin juicios hace ya una eternidad, y también declararon asesinos a miles que no lo habían sido ¿cómo no va a ser importante para tantas personas que aún están vivas, como mi amiga, que se procesen a los asesinos aunque sea de un modo simbólico? Nada sé de leyes, quizás es imposible legalmente hacerlo, pero ojalá Garzón lo consiga, ya que nada hicieron los gobiernos democráticos. Serán unas migajas de justicia, pero las migajas son un poco de alimento para los hambrientos. Mi amiga puede que deje de vomitar el día que sea declarado culpable de asesinato el responsable de la muerte de su padre, no importa que ese asesino esté muerto, ella podrá gritar que su padre era inocente y al salir el grito a lo mejor deja de salir el vómito.

Al Kaffir dijo...

La separación de poderes es teoría desde el momento en que un juez tiene ideología política, cosa natural, así que desde su posición de poder puede mover las cosas para acaparar cierta cantidad de atención pública en función de la conveniencia de uno u otro partido. En estos momentos el partido en el poder no está pasando por sus mejores momentos: una crisis galopante que les molesta tener que hacerle caso, unos presupuestos que “pa que”, un menosprecio manifiesto por parte de los países "grandes" y un patético espectáculo de un presidente mendigando una invitación a cierta importante reunión...El caso es que muy bien el juez puede, mediante indicación somera, armar un gran alboroto con el suficiente morbo para atraer a los medios, no digo algo inventado sino que esperó el momento adecuado para sacarlo a la luz.
Sobre Garzón es muy discutible en lo que se basa para autoproclamarse competente, inquisidor general o califa en lugar del califa. Como buen jurista sabe coger el asunto por donde le conviene, así que para burlar la ley de amnistía del 77 cambia la acusación a delito contra la humanidad mientras que cuando cierto colectivo, el de familiares de represaliados en Paracuellos del Jarama, para que encausara a Santiago Carrillo si acoge esa ley.
Es esta arbitrariedad, este juego de manos con las leyes, este “ahora si, ahora no” lo que clama al cielo. Si un juez retuerce las leyes para llevar a cabo una acusación, aunque sea por una causa justa, corre peligro todo el estado de derecho.
Todo esto lo tendría que llevar a cabo el gobierno, una declaración firme que deslegitime el régimen franquista a través de las cámaras parlamentarias que no han hecho más que tímidas condenas durante las últimas legislaturas y no un juez por causas espúreas.
No sería suficiente meter entre rejas a los dirigentes de la represión franquista para remediar tanto mal como causaron, tanta represión y torturas. Pero ¿Adonde nos llevaría a hacerlo? A los encausados les da ya totalmente igual; con su edad y mientras se tengan que demostrarse sus crímenes se irán muriendo uno tras otro. Los familiares de estos son quienes tendrán que sufrir el oprobio y la marca de unos crímenes que ellos no cometieron y eso tampoco sería justo. Otros, esos “ciudadanos afectados” a los que a veces me he referido, querrán ver una persecución de los rojo-sociatas-judeo-masones y se radicalizarán en posiciones de extrema derecha, aumentando la crispación y el mal rollo.
Lo que le pasó a tu amiga es un drama que se repitió por todo el país. No se puede pedir que lo olvide y de hecho no deberíamos olvidarlo, para que no vuelva a pasar nunca más.

Rosa Mutábilis dijo...

No puedo entender la decisión de la Asamblea Nacional, supongo que tiene todas las bendiciones legales, pero somos much@s a l@s que nos apetece gritar:

"Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte
..............

compañero del alma, compañero