sábado, septiembre 27

Día en Gijón


Hoy la mañana comenzó en Gijón. Y allí me quedé para ver casi ponerse el sol en la playa de Poniente. Hacía ya tiempo que no le dedicaba a mi ciudad un pequeño paseo; un sábado completo bebiendo el aire del mar y viendo escaparates; escuchando el rumor de las gaitas mientras las bufandas rojiblancas se pavonean orgullosas colgadas del cuello de sus dueños y forofos, camino de un nuevo batacazo.
En una pared del puerto deportivo, pegado con celo por unas manos aplicadas, un cartel de la organización "unidos por la vida" y la plataforma "vida y mujer" anuncia un debate público sobre el aborto. La reacción intenta calentar el ambiente mientras la "gauche diabolique" se despereza. Un debate público nada menos que en la plaza del Humedal -demos gracias que no han puesto "antigua Plaza de los Mártires- previsto para el día de ayer, viernes. Un debate público en el que, según lo publicitado, han intervenido "ciudadanos independientes con información..." ¿De qué me suena a mí eso de los ciudadanos independientes y apolíticos? ¿Esos quiénes son?:
Son los que siempre tienen tiempo; los que nunca se cansan; los que son capaces de torcer una línea recta mientras nosotros afinamos nuestro "espíritu crítico". Son los galgos y los podencos que siempre divisamos lejos.
En la tarde, al borde de un café y leyendo El Comercio, me encuentro con una doble página muy interesante: En la izquierda un artículo dedicado a Salmerón, que visitó Gijón entrando por el Muelle y sonando los acordes de la Marsellesa. En la plana derecha, un texto bien diferente titulado "Laïcité", firmado por Paco Velasco, que fue con seguridad el mejor profesor de lengua y literatura que tuve nunca en aquellos tiempos de adolescente en el Instituto Jovellanos.
Los dos escritos, casualmente hermanados, me han merecido una atención que quiero compartir aquí. Como siempre, buena lectura y mejor aprovechamiento y reflexión.

1 comentario:

Rosa Mutábilis dijo...

Yo suelo ver amanecer en ese mismo lugar; me siento hermanada, de algún modo, contigo; a veces hay suerte con las lecturas de los periódicos; a veces, hay mucha suerte...