viernes, agosto 29

Tiempo de silencio


Algo tengo que escribir antes de marcharme a Lyon.
Quedan ya pocos días para emprender el viaje y observo que el proyecto de desplazamiento me ha sorprendido en medio de un tiempo de silencio. La sensación se ha agudizado más si cabe cuando observo que un querido lector ha entrado en este pequeño rincón para decirnos que Teruel también existe y que allí se lo está pasando en grande.
Así las cosas y yo, en cambio, sin decir nada.
¿Y por qué no digo nada?

Creo que la imagen es suficientemente clara para despertar un sentimiento de cristiana piedad entre los que siguen este espacio, que a buen seguro sabrán disculpar mis calladas respuestas al imaginar que todo eso y mucho más ha pasado por mis manos estos días mientras mudo de lugar de trabajo.

Recuerdo aquí el final de "Vida del Buscón": No muda de vida el que muda de lugar sino el que muda de costumbre, decía Quevedo. Quede entonces bien claro que no es mi intención mudar la sencillez de mi existencia ni la tranquilidad de mis costumbres; tan sólo encontrarme en un despacho en el que las ventanas permitan dejar que pase la luz de sol. Eso bien vale unos días de silencio antes de irme a Lyon, hogar de la mejor cocina francesa y sede de la Asamblea Anual del Gran Oriente de Francia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
pues a comer nucho, y a empezar a descansar en cuanto finalice el "conclave". Hablamdo de cocina, mire a ver si se puede enterar que son los "mulets"

Gracias

Andabao

Rosa Mutábilis dijo...

Mi solidaridad y una mano si aceptas mi ayuda. ¡Ánimo! y ya sabes... todo recto, estoy segura (no tengo la más mínima duda), de que conseguirás cumplir tus objetivos. ¡Todo recto!

Anónimo dijo...

Don Ricardo
una pregunta, ¿Cuando se va a producir el cisma?.¿merece la pena?.

Lo se, no me conteste, ya que son temas internos que no importan a un profano descreido como yo.
Solo es una reflexión.

Andabao