jueves, julio 31

Al servicio de España




Pedro Muñiz García, español, abogado en ejercicio, de centro reformista, moderado, servidor público (riámonos), concejal del Partido Popular en Gijón, ha dicho:

(...) La verdad es que estamos en un partido político y el fin primordial del partido político, y hay que decirlo y dejarnos de demagogias, no es el bien de Gijón. Y por el bien de Gijón, ¿les vamos a dar las cosas para que lo hagan los socialistas? No. Como decía el difunto Pepe Coalla, el fin es ganar y hay que ganar como sea (...)



Luis Crego Lorenzo, español, licenciado en derecho, de centro reformista, moderado, servidor público (volvamos a reirnos), concejal del Partido Popular en Gijón, ha dicho:

(...) Efectivamente, ese centro ahí en Poniente de peces y todo esto no salga, no salga, porque si sale y lo inaugura en abril de 2007 es una baza política para ella. Y si logra que el balneario sea un éxito de prensa y público es un éxito para ella. Son éxitos para el partido socialista. Estamos haciendo política, insisto (...) ¿Pero nos conviene a nosotros políticamente que el balneario salga, que el Muro sea una referencia nacional y que Gijón sea el culmen de la limpieza en toda Europa y nos den la escoba esta de platino? Pues evidentemente no... Poner los mayores, sin que se note porque estamos haciendo, desgraciadamente política desde la oposición, la mayor cantidad de arena en los ejes para que al equipo de gobierno no le salgan las cosas bien. Porque si al equipo de gobierno le salen las cosas bien, como si Zapatero logra el pleno empleo en dos años, nosotros no gobernamos.


De momento, no ha dicho nada... A ver.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto no es ninguna novedad, eso se comentan en todas las ejecutivas sean el PP, sean del PSOE, sean de donde sean, al enemigo ni agua que se dice, NO sé a que viene tanto rasgarse las vestiduras.
Rosa Rosae

Ricardo Fernández dijo...

Bueno, yo de momento tengo ropas que rasgar. Hasta la fecha he ejercido mi facultad crítica siempre que he querido, así que puedo hasta permitirme el lujo de escandalizarme.
De todos modos cuando uno ha tenido la oportunidad de conocer a uno de los servidores de España y ha podido escucharle, no puede resistir la tentación de dedicarle unas palabras.
No olvidemos de todos modos que aquí el enemigo al que no se le da agua es una ciudad, no un partido.
Y qué podemos decir sobre ese "rumor" que ya circula por Gijón y del que hablan los propios militantes del Partido afectado en cuestión: ¿veinte millones de antiguas pesetas para estar en una lista? Yo hubiera comprendido que, viendo la candidatura que presenta el PP en Gijón, se hubieran pagado, no veinte millones, doscientos, por evitar que algunos vayan en la fatídica lista... Pero pagar por ir ¡Qué escándalo!