sábado, junio 14

Se dice, se cuenta, se comenta...


Anda el ambiente algo revuelto. Era más que previsible. El ruido mediático resulta inevitable en nuestros días como lo fue en los tiempos que pertenecieron a otros que nos precedieron. El estruendo es algo a lo que puede hacerse oídos sordos; pero ésta es una actitud individual habitual aunque difícil de imponer al resto de los mortales.
Así las cosas, lo que antes era silencio ahora ha dejado de serlo y comienzan a aparecer en los diferentes medios de comunicación noticias que tocan el alma del Gran Oriente de Francia. Hasta en el Gabón he encontrado una referencia a los últimos acontecimientos de los que me he ocupado aquí, y pensando especialmente en aquellos a los que quizá no llega otra información, coloco ahora los enlaces correspondientes.
Si hace unos días era el antimasónico L´Express el que se entretenía contando la peripecia de la parisina Logia Combats iniciando a una abogada en los misterios de la masonería, ahora es Le Post, que en su edición del día de ayer se atrevía nada menos que con este titular: "El Gran Oriente de Francia pierde el norte a causa de una mujer".
¡Qué malos augurios! Todavía no ha empezado la navegación y ya hay quien habla de perder el norte, el sur y todos los puntos cardinales en un solo golpe de timón. Una crisis. Una escisión. La guerra. Encerrémonos en la toilettes de nuestras casas o refugiémonos bajo las mesas, pues llega a galope tendido el miedo, aliado de las miserias y los cobardes.
Observo que a la prensa le cuesta contar los hechos con cierta aproximación a la realidad. Y es que las gargantas profundas no están tan bien cualificadas como antiguamente y no son capaces de dejarle claro a los periodistas, ávidos de cotilleos masónicos, que el Reglamento General del Gran Oriente no prohibe la iniciación de mujeres en ningún artículo, ni dice tampoco en ningún otro que se trate de una Obediencia masónica estrictamente masculina, cuestiones éstas sobre las que no se escribe, que son la verdadera madre del cordero y que han ayudado a llevar las cosas hasta el estado en el que se encuentran y en el que se encontrarán, para bien o para mal, más pronto que tarde. Las gargantas profundas quedan afónicas también cuando, como en el caso del diario digital del Gabón, anuncian que la Logia Combats ya ha sido suspendida: En toda democracia que se precie hay que esperar siempre a que se celebren los juicios para conocer las sentencias... Y parece que el periódico o está muy mal informado o ha conocido el resultado del proceso antes que la propia Logia interesada.
No entro en más consideraciones por el momento: Nada nuevo aportaría al conocimiento de aquellos que están deseando que el barco naufrague antes de salir de puerto. Lamento decepcionarlos. Tampoco hay nada nuevo para aquellos otros que quieren ver navegar orgulloso de nuevo este velero.
Aquí están los enlaces que, como curiosidad, merece la pena leer.
Le Post y la pérdida del norte
Infoplus Gabón y el misterio de una circular interna emitida por el Gran Oriente que recorre el continente africano como el espectro de Carlos Marx hace unos cuantos años.
Bon weekend pour tous... Et pour toutes, bien sûr!