miércoles, mayo 7

Agradecimiento


El pasado sábado día 3, según lo previsto, unos cuantos ciudadanos y ciudadanas nos encontramos ante la Casa de Rosario Acuña, en el Cervigón, para recordarla a ella y también su trayectoria vital y ejemplo.
Quisiera aprovechar este pequeño espacio para expresar mi agradecimiento personal a todos los que nos acompañaron a la hora de rendir este homenaje, sencillo pero sincero y cargado de voluntad.
Quiero recordar especialmente a los amigos del Ateneo Obrero de Gijón; a la Sociedad Cultural Gijonesa; a las representaciones de los grupos de la Corporación Municipal que estuvieron presentes; y, cómo no, al Ayuntamiento de Gijón, que realiza una buena labor para la recuperación de la memoria de esta excepcional personalidad que fue Rosario Acuña.
No me olvido de esas personas no tan anónimas, amigos y amigas, que han sido y son el soporte de muchas de las cosas que hago y que seguiré haciendo.