miércoles, abril 2

Sucesos masónicos


Va de pleitos y no a todo el mundo le parecerá interesante pero, dadas las circunstancias, y teniendo en cuenta que basta que me echen el freno de mala manera para que me entren unas irremediables ganas de pisar el acelerador, transcribo aquí una noticia aparecida nada menos que en Le Monde. En algún momento, alguno de mis lectores, en algún lugar del mundo, pegará un pequeño salto y a lo mejor corre, alarmado, a dar parte... Yo sigo diciendo lo de siempre: Id, y difundid la palabra. Y además, poniendo en práctica un sabio consejo: ¡Todo recto!

--------------------------------------------------

Artículo aparecido en la edición del día 27 de Marzo de 2008 en Le Monde

Tribunal Administrativo de Montpellier

Subvenciones concedidas a la asociación de una obediencia masónica en cuestión
Montpellier, martes 25 de marzo, el tribunal administrativo ha tenido que meditar en torno a una cuestión inédita: ¿Pueden las entidades territoriales -en este caso, Montpellier y la región del Languedoc-Roussillon- subvencionar a las asociaciones de una obediencia masónica?
A la cabeza de la Asociación de Contribuyentes de Hérault, Martine Petitout está convencida de lo contrario y decidió en 2005 demandar a las dos entidades en relación con la mayor parte de las subvenciones concedidas entre los años 2004 y 2005, como aportación a la vida cultural de una asociación denominada Centro Cultural de Montpellier. La demanda que se tramita en la actualidad se refiere en concreto a una subvención acordada por el Consejo regional por importe de 60.000 €; y a otra subvención de 44.396 € acordada por el ayuntamiento de Montpellier.
Fundado en 1973, el Centro Cultural de Montpellier (CCM) agrupa a más de una treintena de asociaciones: Los amigos de Augusto Comte, El Cruce de Caminos, Los Philalèthes, etc. Ante el tribunal administrativo, el comisario gubernamental (responsable de exponer la legislación vigente) precisó que "el CCM está ligado a la Gran Logia de Francia, tay como lo reconoció el propio gran maestre, Alain Pozarnik". En total, estas asociaciones agrupan a unos 1400 miembros.
Frente a esto, Carole Vinsonneau, abogada del ayuntamiento de Montpellier, subrayó que no se podía definir al CCM como una asociación de culto. Sin embargo no es este el argumento sobre el que se ha basado el comisario gubernamental. Según él, un único elemento basta para estimar estas subvenciones ilegales, el del "interés público local". Una noción compleja, pero que, según él, no se respeta en el ámbito de las asociaciones francmasónicas.
"Las dos entidades (ayuntamiento y Consejo regional) estiman que el CCM organiza coloquios y publica libros, precisa el comisario, pero el expediente (administrativo) no contiene ninguna prueba concreta de difusión cultural de la asociación hacia el exterior. La única referencia a un coloquio no lleva fecha, tampoco lugar y no acredita siquiera que hubiera público presente". El comisario concluyó que las actividades del CCM tenían un carácter autárquico, y que las asociaciónes que lo integraban eran además "selectivas social y sexualmente". El comisario pidió la anulación de los acuerdos por los que se concedían las subvenciones. La decisión del tribunal se conocerá a lo largo del mes de abril.
Anne Devailly