sábado, abril 26

Combates, batallas y guerra


Ando estos días de acá para allá, ocupado en no sé cuántas cosas y con el cuerpo lleno de zozobras por diversas causas. Eso me ha impedido escribir y estar al tanto de lo que ha sucedido en el mundo; aunque creo que han estado ocurriendo las mismas cosas de siempre y que no me he perdido gran cosa: El corazón de la actualidad sigue latiendo rítmica y acompasadamente.
Rumores me han llegado de la visita a la invicta y heróica ciudad que duerme la siesta del Arzobispo de Toledo, Sr. Cañizares, que habló -mal habló- hace pocos días de la asignatura Educación para la Ciudadanía en una conferencia pública organizada por el Foro Español de la Familia, la Asociación de Propagandistas y otro contubernio de sotana cuyo nombre no recuerdo en este momento; y con el añadido timbre de nobleza que da el ser presentado ante la sociedad ovetense por el Decano de la Facultad de Derecho, tan moderna y aperturista como siempre ¡A dónde iremos a parar!
Ayer tambíen me contaba una amiga que durante estos días se había producido una concentración de monaguillos en no sé qué sitio. Pensé por un momento que se trataba de monaguillos perjudicados por algún desliz o tocamiento a deshora.Pero no, mi amiga me confirmó que la concentración se hizo con cierta publicidad manifiesta -algo incompatible en principio con la discrección que ha de acompañar a todo tocamiento- y creí entender que el acto en cuestión debía perseguir engrosar las maltrechas filas del dogma, sembrando fábulas e iluminaciones cuando menos capacidad de discernimiento se tiene.
Maltrechas parecen estar asimismo las arcas de cierta confesión, que anda ahora aprovechando el inicio de la campaña de la renta para recordarnos todo lo que se hace por los desvalidos en el mundo. No he hecho más que escuchar la misma cuña publicitaria, horrorosa y plomiza, que me ha servido para recordar que tengo que poner el anuncio correspondiente en este blog en beneficio de las cuestiones sociales, o lo que es lo mismo, apoyando la objeción al gasto religioso.
También, en un despertar de día laboral, escuché eso del convenio suscrito con el Arzobispado de Madrid por la Comunidad que dirige Esperanza Aguirre, nuestra monja alférez particular. Por lo que se ve, en los hospitales de la red pública administrada por aquel gobierno autonómico, un comité ético será el que decida qué política de cuidados paliativos se seguirá con cada paciente; o cuándo se practicará un aborto en supuestos tales como un embarazo consecuencia de una violación o malformaciones graves en el feto. La miga de la noticia está en quiénes serán los integrantes de esos comités a partir de ahora: en efecto, habrá un sacerdote católico que tendrá mucho que decir sobre todas estas cuestiones tan ajenas a su oficio, valiéndose para ello de recomendaciones morales que, qué duda cabe, habrán de iluminar a los profesionales del ramo sanitario.
No puedo evitar el preguntarme por qué nos discriminan a todos los demás: Por qué no nos pondrán un recomendador moral en el Colegio de Abogados. Y otro, de paso, para el gremio de confiteros, que seguro que también agradecerían tan voluntaria y desinteresada entrega.
Si el Jefe del Estado Vaticano había anunciado no hace mucho que España sería el campo de batalla contra el laicismo rampante, hay que reconocer que va por buen camino: Hace cuatro días, con ocasión de la victoria electoral de Silvio Berlusconi en Italia, la suprema dirección de la Iglesia Católica dio muestras públicas de satisfacción y se atrevió a extrapolar aquellos resultados para enjugarse la herida que le produjeron los de aquí, también recientes. El zapaterismo había sido derrotado, llegaron a afirmar estos conocidos nuestros.
Ahora ya hay quien les da alas -y siempre lo habrá- y les deja entrar hasta la cocina. Nos pueden decir cómo tenemos que morir y recordarnos aquello de que Cristo no tuvo cuidados paliativos. Lo de menos es qué pensamos o cómo vivimos; o cuál es nuestra voluntad. Ellos están en posesión de la verdad y quieren que la compartamos como sea.
Lo peor de todo es que ante el debate que se plantea no somos capaces de reaccionar. Porque el mismo día en que me enteraba del disparate cometido en Madrid con la Sanidad Pública y la libertad de conciencia de la ciudadanía, escuchaba a Álvaro Cuesta, diputado del Partido Socialista por Asturias, clamar con su voz áspera, grave y rotunda contra el desaguisado, reivindicando a la vez lo que el denominaba en su discurso "laicidad positiva". Repitió nuestro diputado eso de que somos un Estado laico no sé cuantas veces, para luego rematar con lo del positivismo laico, que, como le sucede a Jean Michel Quillardet, me lleva a pensar que -parece- hay una concepción laica negativa y contraproducente que la Iglesia católica y otras confesiones se han apurado en identificar con el anticlericalismo.
El laicismo no tiene por objeto perseguir a las confesiones religiosas, sino reivindicar la neutralidad de las instituciones públicas, creadas para dar un servicio a todo el entramado ciudadano con independencia de su credo o no credo. La aconfesionalidad, que es a lo que se refería sin duda Álvaro Cuesta, es otra cosa: El Estado no tiene religión oficial pero abre la cartera y paga; paga por todo. Presta sus estructuras para que las confesiones religiosas desarrollen su "tarea": Cede espacios en los cuarteles. Los cede en los hospitales. Y los cede en las escuelas hasta el punto de integrar en el catálogo de asignaturas la enseñanza confesional de un credo determinado.
Sería interesante en este momento y dado el estado de cosas que se abriera un debate clarificador para saber a qué atenernos. Estaría bien que se supiera diferenciar entre la aconfesionalidad vigente y una concepción laica de la sociedad y el Estado, de forma tal que sea posible adoptar una postura clara con conocimiento de causa, sin ánimo de ir contra nadie pero para defender la libertad de conciencia de la ciudadanía considerada en su conjunto, y no ateniéndonos a un falso criterio de mayorías o minorías que nada tienen que ver en este asunto y que, a juicio de alguna parte interesada, justificaría que la balanza se inclinara siempre e irremediablemente hacia un mismo lado.
Entre tanto, otros que dicen ser respetuosos, siguen demostrando con su ejemplo y práctica cotidiana que tienen las cosas mucho más claras. Son dos mil y pico años de de experiencia bajo una marca, y muchos más de práctica dogmática adaptada al medio: Sobre la catedral de Oviedo hondea una bandera azul con las estrellas que identifican a la Unión Europea. En el centro una cruz amarilla nos recuerda eso de la herencia cristiana que hemos recibido y que nos obliga a seguir pagando. Son los resultados simbólicos de esa batalla contra el laicismo -que es tanto como combatir a la democracia misma-. Es la consecuencia de los discursos de Sarkozy o de Durao Barroso; de las genuflexiones de quienes nos representan, confundiendo su credo íntimo y personal con la responsabilidad para la que han sido elegidos. Afortunadamente ha venido la lluvia y luego el viento del norte, convirtiendo la insultante enseña en un guiñapo enredado en lo alto del reconstruído pináculo de la manca catedral. La naturaleza siempre es sabia.

3 comentarios:

Kadaver dijo...

me gustaría que te informaras sobre el caso de "la píldora del día después", anticonceptivo de emergencia, cuya distribución pública ha sido prohibida en Chile: los culpables, un sector de la derecha ultraconservadora

un saludo desde estas lejanas tierras
felicidades por tu página, es buenísima

Anónimo dijo...

cool guys! check the latest for free [url=http://www.casinolasvegass.com]casino[/url] games like roulette and slots !check manifest the all unexplored extra [url=http://www.casinolasvegass.com]online casino[/url] games at the all stylish www.casinolasvegass.com, the most trusted [url=http://www.casinolasvegass.com]online casinos[/url] on the cobweb! take superiority of our [url=http://www.casinolasvegass.com/download.html]free casino software download[/url] and cause of impress upon the bacon money.
you can also stop other [url=http://sites.google.com/site/onlinecasinogames2010/]online casinos bonus[/url] . check out this new [url=http://www.place-a-bet.net/]online casino[/url].

Anónimo dijo...

Check this out:http://bit.ly/neverbuyarticles

This is a desktop application that makes it a breeze to create multiple unique versions of your articles by inserting "spin-formatted" text. For example, let's say you have this sentence:

The revolutionay article writing software.

You can write any articles in just 5 to 10 minutes :http://bit.ly/neverbuyarticles

For a 500 words article, you can sell at 8 dollars, never been so easy to become a article freelance wirter,

Grab the chance to be a professional and quick writer.


http://bit.ly/neverbuyarticles