martes, enero 8

El infierno

¿Será el infierno así de terrible? ¡Qué horror! ¿No?

12 comentarios:

Manuel Alvarez dijo...

Demasiado obsesivo Ricardo, de verdad.
Y creo que sabes que yo de vaticanista nada de nada. Siempre los mismos temas.
Aunque creo que tú podrías decir lo mismo de mí.
Bueno , ley de vida supongo. La crítica es sana como diría mi admirado Sócrates. Vale, empate.
Manuel. TAF.

Ricardo Fernández dijo...

Querido Manuel:
La crítica, si no es destructiva, siempre es buena. Y la tuya no lo es, así que la aprecio.
La verdad es que me cuesta mucho evitar "el tema". Yo no hablaría en plural.
Y me cuesta mucho porque, desgraciadamente, la realidad cotididana de nuestro país no ayuda.
No sé. A lo mejor hablamos de alguna otra cosilla -temas hay en abundancia- pero va a ser difícil sustraerse y resistir la tentación.
Recibe un cariñoso y fraternal abrazo.

Al Kaffir dijo...

No es que el tema no nos interese pero...¿has comprobado la cantidad de comentarios cuando el tema versa sobre "el tema"?. En realidad creo que, efectivamente, no nos interesa.

Ricardo Fernández dijo...

Pues nada, los dejaremos campar y tranquilos por una temporada. Tendreis razón.

Al Kaffir dijo...

No se enoje, hombre. Lo que ocurre es que ultimamente el temita se está volviendo monográfico (reconozco que no es para menos con la que está callendo). Pero es que, al menos para mi, me sabe a "más de lo mismo". Se agradece su labor denuncidora de los tejemanejes de la curia papal pero estaría mejor si se introducen otros debates para que haya más variedad ya que en la variedad está el gusto.

andabao dijo...

Hoa a todos

yo solo digo que me dejen ellos en paz a mí, que no me digan como tengo que vivir, que se lo digan a los millones de fieles a los que bautizan de pequeñines para que cuando quieran marcharse no los queiran dar de baja, o darsela a regañadientes.

Al Kaffir dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo Fernández dijo...

Nada,nada, no me enojo. Me da rabia no poder hablar hoy que nos ha visitado Cañizares; pero bueno, a lo mejor lo de la indeferencia es lo mejor con estas gentes. No sé si ellos practican mucho esa táctica -me parece que no-, pero todavía leía hoy algo en ese sentido en la prensa.
Santé, mucha santé a toda el mundo.

Rosa Mutábilis dijo...

Pues a mí sí me interesa el tema y mucho, y me seguirá interesando mientras todos tengamos que mantener con nuestros dineros ese tipo de supersticiones; no me puedo creer que aún siga vigente el Concordato. Detesto a los "brujos" de las tribus, de cualquier tribu, son muy poderosos, engañan y se aprovechan del personal; estos están empeñados en imponernos su forma de ver la vida, en no respetar la democracia, no quieren respetar las leyes civiles; es que no me puedo creer que se inmiscuyan en las decisiones del Gobierno democraticamente elegido; si les gusta la política que se presenten y quien quiera que les vote, yo prefiero botarles de mi vida privada, no tienen ningún derecho a decirme como tengo que vivirla. Es que me parece todo ciencia ficción, no puedo entender por qué motivo hay que respetar cosas que son ilegales, como obstaculizar asignaturas o no aceptar determinados tipos de matrimonio civil ¿Pero quiénes se creen que son?

Al Kaffir dijo...

¡Y ahora Benedicto nos da la espalda!.
Este domingo ha dado misa de cara al altar, cosa que no se veia desde el Concilio Vaticano II. ¿Que es lo que está buscando?¿Perder a los pocos seguidores que aun tiene?¿Que la misa se de siempre en latín y sea algo mágico, ininteligible para el profano y depender siempre del mago oficiante?¿Perder el aperturismo que, seguramente él piensa, ha traido tantas desgracias y tanto descreimiento?¿Que la misa sea una ceremonia oculta como lo era antes de la contrareforma? ¿Y que será lo siguiente?¿Concilios ecuménicos para excomulgar pensamientos divergentes?¿Volver a perseguir a arrianos, monofisistas, gnosticos y dualistas?. Lo de Benedicto no es volver a los antiguos metodos, es un avance en sentido contrario. Aunque si sigue así quizá llegue a la iglesia de los primeros tiempos con todo aquello de compartirlo todo y eso...no, no nos caerá esa breva.

andabao dijo...

hola:

la misa pjues que la digan en latin, a mi me da exactamente lo mismo, mientras no me obliguen a aprenderlo.....

y pensar que hay católicos que se sienten perseguidos, parece un poco de prepotencia y ombliguismo. ya hace muchos años se inventaron el infierno para justificarse ahora inventan que el mal reencarnado en zpatero les persigue, como dice unamaxima publicitaria, "lo importante no es que hab len bien o mal de uno mismo, lo importante es que hablen"

que el Señor sea con vosotros

gilber dijo...

Tengo la sensacion de que es nuestro silencio lo que buscan denodadamente con tanto movimiento de mitra y botafumeiro. El silencio de una poblacion hastiada hasta el vomito de una moral inmoral.
A pesar del castigo que representa tener que volver una y mil veces a denunciar semejante abuso creo que es nuestro deber poner alguna piedrecilla en la ingente maquinaria del Vaticano.
No puedo por menos que denunciar el atropello constante de los que se dicen atropellados, esos que señalan con el dedo y no precisamente con el amor que se les supone.
Esos lobos que cuando tuvieron la oportunidad de proteger a su "rebaño" lo empujaron al abismo del franquismo y saciaron con la sangre derramada su ansia de gloria, tintando sus bonetes de un granate sangriente. La sangre del pueblo español rezuma en sus sedas principescas.
Por eso y por mucho mas, no se merecen ni un segundo de reposo.
Que sufran el oprobio de quienes no pueden ir con la cara alta por el sinnumero de atropellos que han cometido.
Yo, desde mi modesto rincon, los desprecio por falsos, por fariseos, por adoradores de becerros de oro, por sacrilegos, por incumplir todos los mandamientos excepto el de honrar a la iglesia (ya ni santa ni madre); Se merecen el ultimo infierno de Dante por escupir en la cara de los creyentes bienpensantes y coherentes con su credo.
Asesinos de razones, yo os maldigo y ojala mi maldicion os persiga por los años de toda vuestra vida.
No les deseo mas mal que el que ellos predican.
Dicho todo esto, espero que intercalemos nuevos temas pero sin perder de vista este que es un tema dolorosamente antiguo.
Gracias por servirme de altavoz.
Gilber