miércoles, diciembre 5

Hechos aislados e intrascendentes

No me cabe la menor duda de que la noticia que recojo a continuación representará un hecho aislado en el quehacer eclesiástico cotidiano. Así se dirá. Así, o con silencio. O recordando la labor ingente de los misioneros y monjitas; y todo lo bueno que hace la institución en el mundo, vocera única de la sóla religión verdadera, instrumento con pretensiones de administrar las vidas ajenas.
Id y difundid la palabra; y la obra; y el ejemplo. O sea, id y difundid la contradicción, el crimen, la vergüenza; poque si no callarán y será peor para todos.




-------------------------------------------------

Una mujer violada por siete curas es compensada con medio millón de dólares
Según su abogado, tenía 16 años cuando fue víctima de los primeros abusos


EFE 05-12-2007
La archidiócesis católica de Los Ángeles pagará una compensación de medio millón de dólares a una mujer que denunció haber sido objeto de abusos sexuales cometidos por siete curas, informó hoy la cadena de televisión CBS.

En una conferencia de prensa en Los Ángeles (California), la mujer, identificada como Rita Milla, de 46 años, dijo que la compensación fue resultado de negociaciones que mantuvo con la archidiócesis durante más de dos décadas: "Estoy extremadamente feliz y aliviada de que mi caso esté finalmente concluido. Nunca podré huir de los recuerdos y siempre estaré luchando contra el trauma a que fui sometida".
Según relató Gloria Allred, abogado de Milla, la mujer tenía 16 años cuando el cura Santiago Tamayo le hizo insinuaciones sexuales y mantuvo relaciones con ella.
Embarazada
Después le presentó a otros seis sacerdotes, quienes abusaron sexualmente de ella y uno la dejó embarazada, dijo la abogada. Tras confirmarse el embarazo, Tamayo ofreció a Milla dinero para enviarla a Filipina para abortar. Poco antes de morir en 1999 Tamayo le ofreció sus disculpas y aportó pruebas que vincularon a los otros curas en los abusos, agregó la letrada.
Un tribunal del estado de California determinó en el 2003 que el padre Valentine Tugade era el padre de la hija de la mujer. La archidiócesis se abstuvo de formular comentarios sobre el caso y sobre el paradero de los otros sacerdotes.
Sin embargo, el cardenal Roger Mahony emitió hoy una declaración en la que reiteró el compromiso de la Iglesia Católica de EEUU de "continuar los esfuerzos para proteger a los niños, prevenir los abusos sexuales y el potencial de esos abusos".